Rogue One: Una historia de Star Wars

22 de enero de 2017


Hace mucho tiempo, en una galaxia muy lejana... existía un blog en el que un equipo de aficionados al cine, las series y los libros escribía acerca de su mayor vicio. Cada dos días (tres como mucho) aparecía un artículo sobre el último estreno en la gran pantalla, sobre una gran obra literaria que te podía atrapar entre sus hojas y cuya única salida era por la contraportada habiendo leído cada palabra, o sobre el último grito en series de televisión. Este grupo de amateurs en el mundo de la crítica consiguió lo impensable: en un un sólo año se convirtió en una referencia nacional en crítica y recomendación de cine y, por qué no decirlo, de cultura...Ahora solo quedan viejos vestigios de esa gran época, cenizas de lo que fue. Pero como cuenta la leyenda del ave Fénix, de ellas volverá a resurgir. Este post es el inicio de una rebelión contra la desidia y el abandono. Puede que lo creáis o no, pero nunca hay que perder la fe, y como bien os voy a enseñar en las siguientes lineas, "todas las rebeliones se basan en la esperanza".

Mucho tiempo hace también que no venía por estas lindes para comentar lo que fuese acerca de alguna novedad. Y ciertamente esto ya no es una novedad. Rogue One se estrenó hace prácticamente un mes en el cine, y es tiempo más que de sobra para que los entusiastas de Star Wars hayan podido ir al cine a verla, y haber arrastrado a sus parejas, hijos (y nietos, en algunos casos) para que las buenas costumbres se vayan heredando generación tras generación. Los más críticos opinan que la gallina de los huevos de oro ya está más que exhausta: 7 películas, con ese famoso salto temporal que las caracteriza (a ver si me queda claro, episodios 4-5-6-1-2-3-7, y ahora esta es algo así como el episodio 3.5, ¿que coño...?), con las inevitables contradicciones en algunos puntos de la historia, por no hablar de la última película, el episodio 7, que es un calco milimétrico de el episodio 4. En definitiva, muchas variables que hacían que no tuviera muchas expectativas en el momento en el que estaba entrando en la sala (encima sin palomitas, la cola para comprarlas podría haber dado la vuelta a Jabba el Hutt dos veces). ¿Pero sabéis qué? No se si fue gracias a esas bajas expectativas, pero salí del cine 2 horas después con la firme idea de que fue la mejor película de toda la saga.

Rogue One nos cuenta una historia aparte del eje central de la saga. Aquí los personajes de Darth Vader, la princesa Leia, Luke Skywalker son secundarios e incluso inexistentes. El argumento se centra en un grupo de rebeldes que desafía al Imperio con mínimos recursos e intenta robar los planos de la Estrella de la Muerte, elemento de gran importancia en el siguiente episodio. Para ello nos cuentan la vida de Jyn Erso, protagonista principal y personaje fundamental en el desarrollo de esta historia; de su padre, héroe anónimo sin el cual nada de esto hubiera sido posible; y de otra serie de personajes que en mayor o menor medida influyen en el devenir de los acontecimientos.

Riz Ahmed, Cassian Andor, Jyn Erso, Chirrut Imwe y Baze Malbus
No quiero entrar mucho en detalle por si aún no la habéis visto, pero os puedo decir con seguridad que no es como las demás películas. El hecho de que ya sepamos como va a acabar no significa que no nos acabe sorprendiendo, e incluso embaucando. En Rogue One vemos que el Imperio no solo se rige por el miedo a un poderoso Lord Sith, si no que también lo mueve el orgullo y la ambición de aquellos que aspiran el poder y el control sobre los demás. Vemos por primera vez a la Estrella de la Muerte en todo su esplendor, ya que mientras que en las demás películas es un arma poderosísima pero con un punto débil al que poder atacar, aquí aún no se sabe cual es, y puedes sentir la desesperanza y abandono que siente todo un planeta cuando ve aparecer por el horizonte una luna con un cañón láser dispuesto a reducir tu mundo a polvo estelar. El film consigue que te sientas dentro de la pantalla, como miembro de ese grupo de locos que, con certeza de muerte y mínima esperanza de éxito, se decidieron a desafiar al poder establecido. No faltan puntazos de humor, ni momentos pseudo-románticos, aunque lo que si siguen faltando son Stormtroopers capaces de acertarle al centro de una diana desde medio metro de distancia.

Templo de Angkor Wat (Camboya), utilizado como ambientación en el planeta de Yavin
Cabe destacar la aparición póstuma de Peter Cushing, actor que encarnó en el episodio IV al almirante Wilhuff Tarkin, y que en esta película, gracias al CGI, vuelve a aparecer encarnado por el mismo rostro. Es difícil darse cuenta de que no es un actor de verdad si no sabes que este hombre murió en 1994, está realmente muy bien conseguido. Este y otros detalles son quizá imperceptibles si no conoces las demás películas de la saga, pero en general no es necesario haber visto las demás para no perder el hilo y entender toda la trama. El paisajismo de los diferentes enclaves en los que se desarrolla, como los efectos especiales son espectaculares vistos en una sala de cine, merece realmente la pena. El único inconveniente que le encuentro a la película, por sacarle un pero, es que Darth Vader ya no tiene la voz del genial Constantino Romero, lo que hace que el malo no parezca tan malo. Esto no pasa si has visto la saga completa en versión original (mis respetos si es así), ya que en ese caso han mantenido al mismo actor que le pone voz (James Earl Jones).

Playa de las islas Maldivas, utilizada para la ambientación del planeta Scarif
Una película que aparte de querer ser un revulsivo a lo que ha sido Star Wars hasta ahora, e intentar seguir un camino diferente a las entregas anteriores, pretende conectar con todo tipo de público, ya sean fans acérrimos o nuevas incorporaciones, de todas las edades. 100% recomendable.

SrRorschach para Crónicas de Valhalla, Madrid.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Procura que tu comentario esté relacionado con esta entrada y no olvides revisar la ortografía. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, escribe con respeto y educación. Los comentarios que incumplan estas normas básicas serán eliminados. Gracias por comentar.