Salad Fingers, una animación perturbadora

2 de julio de 2016


Hola a todos, antes de nada me gustaría pedir disculpas de parte de todo el equipo de Crónicas de Valhalla por este paréntesis editorial por el que estamos pasando, últimamente resulta complicado encontrar momentos para escribir o simplemente encontrar algo que merezca la pena recomendar. Dicho esto, hoy me gustaría compartir una miniserie de youtube que sin duda no será del gusto de todos. Salad Fingers es una webiserie creada en 2004, es perturbadora y puede que incluso macabra, que provocará rechazo a la mayoría de espectadores, pero que sin embargo, aún ante la sensación de malestar que puede provocar su visionado, yo no pude dejar de seguir las desventuras de este personajillo hasta acabar su metraje.

Salad Fingers consta de 10 capítulos de diversa duración, comenzando con 1-2 minutos para ir alargando su duración progresivamente hasta abarcar 10 minutos en los últimos capítulos, comprendiendo un total de 52 minutos. Su creador, David Firth, asegura haber captado su inspiración en figuras como Tim Burton o David Lynch, como se puede percibir en la atmósfera oscura y tenebrosa que usa para su animación, así como por la estructura onírica y surrealista de la narrativa de su obra. La historia se nos presenta en un mundo post-apocalíptico, en un paraje desolado escasamente habitado por criaturas deformes, y que aparte de Salad Fingers presentan un comportamiento autómata y errático. Nuestro protagonista es sorprendentemente elocuente dadas las circunstancias, y debido a la imposibilidad de comunicarse con nadie más, ha desarrollado una personalidad psicótica y esquizofrénica que le lleva a mantener conversaciones con objetos inanimados, principalmente sus marionetas para los dedos, e imaginar conversaciones inexistentes.


Tras los dos primeros episodios introductorios (si se llega más allá de ellos), y tras dejar atrás el pensamiento de "¿pero qué @#&$ acabo de ver?", comienza a desarrollarse una especie de historia donde se dan pistas del pasado de Salad Fingers, aunque nunca se llegue a explicar abiertamente. Tras un número de episodios se comienza a empatizar con el personaje, y se alternan momentos macabros y enfermizos con otros de lástima y compasión, o incluso un amasijo de ambos sentimientos encontrados simultáneamente. 

Como ya he dicho no se trata de un producto para estómagos débiles, ya que presenta escenas bastante perturbadoras y violentas, pero yo encuentro a Salad Fingers un personaje fascinante y digno de conocer. La serie en su versión original cuenta con los diálogos sobrescritos en la animación, la cual podéis encontrar aquí, pero para los que no vayan muy bien con el inglés os dejo la serie completa subtitulada al español, que la disfrutéis (si podéis).


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Procura que tu comentario esté relacionado con esta entrada y no olvides revisar la ortografía. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, escribe con respeto y educación. Los comentarios que incumplan estas normas básicas serán eliminados. Gracias por comentar.