Medio rey, de Joe Abercrombie (Trilogía El mar quebrado)

26 de febrero de 2016



¿Cansado de un trabajo de oficina monótono y aburrido? ¿De ejercer como nini y no hacer nada emocionante? ¡Lánzate a la lectura de una buena novela de aventuras!

Es lo que yo hice, con eróticos resultados. Y es que di con un título magnífico de casualidad. En la biblioteca de mi ciudad ponen un expositor con las novedades en novelas. Me puse a mirar las portadas y una de ellas me llamó enormemente la atención. El título: Medio mundo. El autor: Joe Abercrombie. Agarré el móvil con acceso a internet que solo uso en casos de emergencia como este y busqué información. Descubrí que era el segundo título de una trilogía. El siguiente paso lógico fue buscar el primer título de la saga: Medio rey.

Afortunadamente estaba disponible en los estantes. Y al leer la sinopsis, supe que era el elegido. Resumiré el tema, recomendando no leer la contraportada en caso de haceros con la novela, ya que desvela más de lo que creo conveniente.

El principal protagonista es Yarvi, el segundo hijo de la familia real de Gettlandia, que está estudiando para clérigo, con la idea de pasar la prueba final y formar parte de la Clerecía. Ello supondría que renunciaría a su familia y por tanto a cualquier posibilidad de convertirse en heredero de la corona. Esto haría felices a todos, a su padre, a su hermano (el primero en la sucesión), y sobretodo a él mismo. ¿El motivo? Tiene una malformación en su mano izquierda, en la que solo tiene el dedo pulgar y otro dedo, que le da aspecto de ala de pollo (yo lo llamo para mis adentros "el patapollo") y por eso su padre no lo considera digno y su hermano lo mira por encima del hombro. Además, a él le encanta el estudio, el conocimiento y la vida reposada.

Todo parece marchar a la perfección hasta que su padre y su hermano mueren en una emboscada y debe renunciar a su vida como clérigo para convertirse en rey. De estar considerado como "medio hombre" pasa a ser "medio rey". En su coronación jura vengarse de los asesinos de su padre.

Juré,... ..., vengarme de los asesinos de mi padre. Seré medio hombre, pero pronuncié un juramento entero.

La novela está llena de emoción, acción y traición, con un ritmo desenfrenado y unos personajes carismáticos. Me ventilé la lectura en menos tiempo del que tarda una choni delante de un espejo en hacerse un selfi. Aunque está catalogada como novela juvenil, me parece adecuada para el público adulto entre el que me encuentro, y tiene ese toque de Joe Abercrombie que hace que ni los malos sean tan malos, ni los buenos caguen oro. Aviso a navegantes, si estáis de exámenes, no lo empecéis, que no podréis parar hasta acabarlo. Lo dice la voz de la experiencia.

También me leí la segunda novela de la trilogía (anteriormente mencionada), otro pedazo de obra, tan adictiva como la primera. Y lo mejor es que aunque los protagonistas principales de la primera novela pierden peso, siguen teniendo bastante repercusión, haciendo diversos guiños al primer título. Pero no os quiero adelantar más información. Dejaré que asimiléis lo dicho sobre Medio rey, y ya escribiré a no mucho tardar de la segunda novela, si nada me lo impide.

Como curiosidad que me llamó la atención, quiero destacar un recurso literario que emplea Abercrombie tanto en esta trilogía del Mar Quebrado como en otras de sus obras (estoy leyendo ahora mismo "La mejor vengaza") consistente en realizar una breve descripción de personajes secundarios (generalmente enemigos) destacando algún detalle característico de su aspecto, detalle que le dará nombre a la hora de referirse a estos personajes masilla. Por ejemplo, tal personaje se encuentra cara a cara con un soldado de anchos hombros con el cuello como un toro, y le acompaña otro soldado regordete con cara de cerdo. Cuellodetoro y Caracerdo desenfundan sus espadas. Este es un ejemplo de mi cosecha, pero creo que queda clara la idea.

Y como postre, unos extractos de la novela:

***
Tenía todo el aspecto de un terrón de barro, pero Yarvi había aprendido a reconocerla.
—Raíz de lenguanegra.
—¿Y para qué podría necesitarla un clérigo, mi príncipe?
—Un clérigo espera no necesitarla nunca. Hervida en agua no se distingue a la vista ni cambia el sabor de esta, pero es un veneno letal.
La madre Gundring dejó la raíz a un lado.
—A veces los clérigos deben valerse de artes oscuras.
—Los clérigos deben aspirar al mal menor —replicó Yarvi.
—Y sopesar el bien mayor.

***
—¿Esta es nuestra venganza, Odem? —Abarcó el pueblo en llamas con un gesto de su mano buena—. ¿Contra mujeres, niños y viejos granjeros?
La voz de su tío fue suave, como siempre. Suave como la lluvia en primavera.
—La venganza se cobra por partes. Pero ahora no tienes que preocuparte de eso.
—¿Acaso no hice un juramento? —rugió  Yarvi.  Llevaba  dos  días aborreciendo la expresión «mi rey» cada vez que alguien la pronunciaba, pero descubrió que aborrecía más que no se dijera.

***
Siempre que Ankran pasaba cerca, Rulf escupía con particular repugnancia.
—¿Para qué querrá el dinero ese cabrón embaucador?
—A algunos hombres les gusta el dinero, no hay más —dijo Jaud sin levantar la voz.
—¿Hasta a los esclavos?
—Los esclavos tienen las mismas apetencias que otros hombres. Lo que les falta es poder satisfacerlas.
—Muy cierto —respondió Rulf, con una mirada melancólica hacia Sumael.

***
—¿Qué os trae a vosotros cinco a Vansterlandia?
—Somos  viajeros  —respondió Yarvi,  viendo  como  un  guerrero zarandeaba su fardo para vaciar su exiguo  contenido—,  de  camino  a Vulsgard.
El arquero enarcó las cejas mirando la pira.
—¿Viajeros que queman cadáveres?
—¿Adónde ha ido a parar el mundo si un hombre honrado ya no puede ni quemar cadáveres sin que sospechen de él? —dijo Nada.

2 comentarios:

  1. Ésta va directa a la lista de lecturas inmediatas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy seguro de que la disfrutarás ;)

      Eliminar

Procura que tu comentario esté relacionado con esta entrada y no olvides revisar la ortografía. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, escribe con respeto y educación. Los comentarios que incumplan estas normas básicas serán eliminados. Gracias por comentar.