Dragon Ball perdura, pero...¿para bien?

4 de diciembre de 2015



¿Qué se puede decir de Dragon Ball que no esté dicho ya, para bien o para mal? Un mito para los de mi generación (nacido en el 84) y para muchas generaciones anteriores y posteriores más. Cuando veo a todos esos grupis y el fenómeno fan, me parto la caja a la vez que siento un intenso desprecio. Sin embargo, me pongo a pensar en mi yo niño y recuerdo que mi nivel de locura por Dragon Ball estaba pareja con estos fenómenos. Recuerdo cuando salió la película Fusión y mis amigos y yo encargamos a mi madre que la comprara. El tiempo de patio a la hora del comedor nos lo pasamos nerviosos y pendientes de la hora en que mi madre vienese. Hoy día ya no conservo la locura de aquellos tiempos, y miro la serie bajo una mirada más crítica. Pero no dejo de ser un enamorado de la serie y especialmente de Vegeta. Cuando parecía que la cosa ya se había calmado tras la emisión del bajo mi punto de vista sacrílego Dragon Ball GT, han vuelto a crear productos de la saga. Hay que añadir tres productos oficiales: las películas Dragon Ball Z, la Batalla de los Dioses y Dragon Ball, la Resurrección de F; y la serie Dragon Ball Super.

La primera película trata sobre la aparición de un dios de la destrucción que por supuesto amenaza con destruir la Tierra. Nuestros amigos tendrán que cooperar para poder derrotarlo, con nueva transformación de por medio (qué original).

En la segunda película unos supervivientes del antiguo imperio del malvado Freezer consiguen resucitar a su antiguo líder empleando las bolas del dragón. Una vez resucitado, Freezer por primera vez en su vida decide entrenar, ya que alega que como nació superdotado nunca necesitó entrenar, pero ahora reconoce que lo necesita para vencer. En 6 meses alcanza un nivel similar al de un dios (véase primera película) y pone en algún aprieto a nuestros protagonistas, con ligera sorpresa final. Me gustó algo más que la primera pero no tiraría cohetes precisamente.

Finalmente tenemos la nueva serie. Trata sobre la aparición de un dios de la destrucción que por supuesto amenaza con destruir la Tierra. Nuestros amigos tendrán que cooperar para poder derrotarlo, con nueva transformación de por medio (qué original). Por ahorrarme esfuerzo me he permitido copiar el párrafo sobre la primera película, sin con ello faltar a la verdad. Esta serie es como la película versión extendida. Y otro detalle "gracioso" es que la segunda película está más avanzada que la propia serie, lo que me parece bastante absurdo. Eso sí, todavía está en emisión, así que supongo que el argumento evolucionará en algo nuevo.

Mi opinión general es que estos nuevos proyectos dejan bastante que desear. Falta frescura por todas partes. Es como remasterizar Dragón Ball Z, cambiando algunos nombres.


Proyectos semioficiales y amateur

Además de los proyectos oficiales mencionados anteriormente, también podemos encontrarnos con la película estadounidense basada (por llamarlo de alguna manera) en la serie, así como dos proyectos más amateur.

La película americana Dragonball Evolution nos muestra a un chaval de instituto que...lo siento, no puedo seguir. Me niego. No debería ni mencionar esta película en un post sobre Dragon Ball. Con eso lo digo todo.

En cuanto a proyectos que de verdad representan la serie con cierta fidelidad, nos encontramos dos proyectos de carácter más amateur, pero que plasman infinitamente mejor la esencia de la saga:

Dragon Ball Z: Light of Hope

De esta serie se puede ver un capítulo piloto que a continuación compartiré. Me parece una pasada lo fiel que es a la serie, concretamente a una de mis dos películas favoritas: Un futuro diferente, Gohan y Trunks (la otra es El Último Combate, la del padre de Goku para quien no lo sepa). También está genial tanto la caracterización como los efectos especiales, tanto visuales como sonoros, teniendo en cuenta además el hecho de que probablemente tengan un presupuesto tirando a escaso.


Dragon Ball Z: The Fall of Men

Recientemente ha visto la luz un nuevo proyecto amateur bajo este título. Está circulando por las redes sociales, haciendo hincapié en la comparativa de este producto con la película americana Dragonball Evolution, bajo la coletilla ¿Ya viste el corto que humilla a Hollywood y enloquece a fanáticos de Dragon Ball Z? En mi opinión, en lo que a fidelidad a la serie, le da mil vueltas. Eso sí, en algunos momentos los efectos especiales son un poco flojos, mucho toque de ordenador poco disimulado. Pero si tengo que elegir como producto propiamente de Dragon Ball, sin duda me quedo con este antes que con Evolution. Pero si tengo que elegir entre todo, me quedo con Dragon Ball Z: Light of Hope. Me encanta.


Conclusiones de un fan desencantado:

Los productos oficiales novedosos están trillados y faltos de originalidad. El adjetivo novedoso hace referencia a que es nuevo en el mercado, pero me temo que no puede aplicarse al contenido.

Las adaptaciones americanas parecen orientadas hacia los propios americanos, y parece que se dejan asesorar por la capitana de las animadoras.

Finalmente nos quedan los productos llevados a cabo por verdaderos aficionados a la serie. Buena voluntad y buenas maneras, pero faltos de presupuesto. Si el poder económico de Hollywood se uniera al arte de los aficionados, pienso que podríamos tener un producto realmente destacado, que podría hacer historia. Pero me temo que la única manera de conseguirlo sería reuniendo las 7 bolas del dragón.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Procura que tu comentario esté relacionado con esta entrada y no olvides revisar la ortografía. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, escribe con respeto y educación. Los comentarios que incumplan estas normas básicas serán eliminados. Gracias por comentar.