The Walking Dead (sexta temporada)

2 de noviembre de 2015


Antes de nada, el aviso conveniente: ¡Ojo, spoiler! Si no habéis empezado a ver la sexta temporada, y sobre todo si no habéis visto el último episodio, no deberíais seguir leyendo.

Hagamos memoria (a modo de resumen):

Aún recuerdo cuando las críticas llovían sobre esta serie, sobre todo en la segunda temporada, la de la granja de Hershel. Por aquella época los capítulos pasaban ante nosotros sin que nos lleváramos las sensación de que allí estaba ocurriendo algo. El capítulo que, al menos para mí, tocó fondo, fue aquel en el que encuentran un caminante en un pozo de agua. Recuerdo que pasaron todo el capítulo tratando de sacarlo de allí. Cuando acabé de ver aquellos cincuenta minutos, pensé que la serie estaba casi acabada.

Luego vinieron las temporadas en la cárcel, donde la acción volvió a fluir. Tuvo momentos de bajón, pero aquello parecía ir bien. Más tarde llegaron los capítulos de Terminus, en los que la serie volvía a mezclar momentos espectaculares con episodios muy planos. La quinta temporada acabó con Rick dando un golpe de mano en Alexandría, algo que anticipaba lo que ocurriría ahora...

La sexta temporada (sólo llevamos tres episodios) está siendo, sin duda, una de las temporadas con más acción, por lo menos hasta el momento. Las manadas de caminantes son de miles de muertos vivientes, y eso da un efecto visual sobrecogedor. Además, no hay capítulo en el que no caiga alguien. El ataque que sufre Alexandría en el segundo episodio tuvo momentos gloriosos. La sangre fría que demostraron los atacantes impactaba casi más que los mordiscos de los caminantes. Bravo.

Y por fin llegamos al capítulo tres de la sexta (6x03 o T06E03 en nuestro idioma ;) ), la (!spoiler!) muerte de nuestro queridísimo Glenn. Creo que todos nos quedamos de piedra cuando vimos que uno de los personajes favoritos se caía del contenedor entre una manada de caminantes que no tardaron en hincarle el diente. Aún hay gente que cree que está vivo. Y yo os pregunto: ¿de verdad lo creéis o es lo que os gustaría que pasara? Una cosa es que el héroe se salve en el último momento, pero otra muy distinta es que sobreviva a eso. Se saldría por completo de los parámetros de verosimilitud que pretende la serie en esas circunstancias. Está muerto. Muy muerto, me temo.

Por otra parte, me gustaría analizar la muerte de nuestro querido Glenn. No es una muerte simple. En esa escena se están contando muchas cosas. En un capítulo anterior, Maggie (su mujer) dice de él que siempre está tratando de ayudar a todo el mundo porque "Glenn es así". Creo que fue en ese mismo capítulo (o en uno anterior) cuando Rick decía que esta gente (refiriéndose a los habitantes de Alexandría) no deberían estar vivos en un mundo como aquel. Y eso es lo que representa la muerte de Glenn. En un mundo duro, sin piedad, en el que lo normal es morir, ayudar al débil, al inadaptado, puede arrastrarte al desastre. Glenn trata de ayudar a Nicholas (recordad la mirada que pone Glenn cuando dice que va a ir solo a quemar un edificio, y Nicholas pide acompañarle) en todo momento. Le ayuda hasta que el punto de que, cuando Nicholas se dispara en la cabeza, su cuerpo muerto le arrastra al abismo con él, haciéndole caer entre la multitud de caminantes. Ese pequeño momento es una alegoría de lo que pasa en un mundo apocalíptico como el de Walking Dead. El débil muere siempre, y arrastra consigo al que pretende ayudarle.

Ya veremos cómo continúa la serie, pero yo soy de los que piensan que acabarán todos muertos. Es prácticamente inevitable, dada la hostilidad del entorno. Más tarde o más temprano, siempre acaban entrando. Ya lo dijo Rick...

¿Qué pensáis vosotros?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Procura que tu comentario esté relacionado con esta entrada y no olvides revisar la ortografía. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, escribe con respeto y educación. Los comentarios que incumplan estas normas básicas serán eliminados. Gracias por comentar.