Happy Valley

11 de agosto de 2015


Recientemente he terminado la última temporada de Shameless, una serie impresionante por cierto, y después de 5 temporadas no sabía por donde tirar. Para estos casos en los que no me apetece enfrascarme en otra serie de varias temporadas, tengo en la guantera unas cuantas series breves aclamadas por público y crítica. Happy Valley es uno de esos casos que me ha obligado a escribir sobre él y recomendarlo a nuestros fieles lectores, un drama/thriller policiaco que me ha tenido en vilo de principio a fin. Se trata de una miniserie británica de 2014 producida por BBC One que consta de 6 episodios de aproximadamente 60 minutos de duración, y que aunque en un principio estaba pensada para una sola temporada, debido a su éxito ha sido renovada por una segunda temporada. 

La acción se centra en un pequeño pueblo de Yorkshire al norte de Inglaterra; aquí encontramos a nuestra protagonista, la Sargento Catherine Cawood, una mujer de 47 años, divorciada, madre de un hijo que no le habla, de una hija fallecida y abuela de un niño que trae más problemas que otra cosa. En su día a día, Catherine tiene que lidiar con energumenos que muestran comportamientos psicóticos provocados por drogas de pésima calidad que están llegando de algún modo al pueblo... pero esto es tan solo una subtrama que sirve para introducir a algunos personajes y que en mi opinión dará pie al argumento de la segunda temporada. 

La trama principal comienza cuando Kevin Weatherill decide pedir un aumento a su jefe, Navison Gallagher, para mandar a una de sus hijas a un colegio por encima de sus posibilidades; ante la negativa de Navison, Kevin entra en cólera interna (es demasiado introvertido como para sacar la rabia que lleva dentro), ya que siente que su esfuerzo en la compañía no se ve adecuadamente recompensado. De este modo, decide que tiene que hacer daño a Gallagher de alguna forma, y tras una serie de circunstancias se le ocurre un estúpido plan que no contaré aquí para no spoilear y que acarreará pésimas consecuencias


Happy Valley no es el típico drama policial, empezando por la protagonista. La Sargento Cawood, además de ser realmente inteligente en su trabajo, se muestra increíblemente respetuosa con todo aquel a quien se dirije, mostrando una personalidad afable, paciente y cordial, sabiendo compaginar a la perfección su lado de agente del orden con el de abuela. 

Por otro lado, aunque el crímen en el que se centra la historia es relevante, buena parte del peso de la trama se centra en el lado humano de los personajes, ya que además de ser un drama policial, también se trata de un drama familiar. Aunque Catherine aparente ser una mujer de caracter fuerte, bajo esa capa de seguridad se oculta el trauma de unos hechos acontecidos 8 años atrás que destrozaron su matrimonio y cuyos fantasmas aún la persiguen. Este toque humano de la protagonista le da un aliciente a la historia que aumenta la calidad de la serie. Además cuenta con antagonista de calidad, de esos a quienes les deseas todo el mal y sufrimiento del mundo y que cuando aparece en pantalla te revuelve el estómago de rabia por todo lo que hizo en el pasado y lo que hará durante la serie. 

Solo diré que veáis el primer capítulo y probablemente os pasará como a mí, quedaréis totalemente enganchados. Podéis buscar el tráiler, pero pienso que cuanto menos sepáis mejor. Que la disfrutéis Valhallos. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Procura que tu comentario esté relacionado con esta entrada y no olvides revisar la ortografía. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, escribe con respeto y educación. Los comentarios que incumplan estas normas básicas serán eliminados. Gracias por comentar.