Doomsday: El dia del juicio

8 de junio de 2015


Si hay algo digno de agradecer al operador de telefonía de turno es la posibilidad de incluir la modalidad de televisión dentro de los distintos packs de Internet que ofertan. Una ingente cantidad de canales con una más que aceptable cantidad dedicados al cine (Canal Hollywood, AMC, TCM, TNT, Calle 13, AXN,...) que sirven para “mejorar” la funesta parrilla televisiva. Casi siempre al menos.

Y digo casi siempre porque entre tanta oferta cinéfila a veces te puedes encontrar bodrios de tal calibre que, para no caer en el olvido, se ganan por derecho propio una entrada en el blog. Soy de los que piensan que para poder apreciar el buen cine también hay que saber disfrutar el malo. No digamos ya el muy malo. Y creedme cuando os digo que Doomsday: El día del Juicio (Doomsday, 2008) es de este último grupo. Posiblemente uno de los mayores despropósitos que haya parido el cine británico en los últimos años. Porque para juicio el escarnio público al que deberían haber sometido a Neil Marshall por escribir, dirigir e invertir su dinero como productor -y mi tiempo como espectador- en semejante bazofia.

Pero entremos en materia, que os aseguro que merece la pena. La película va sobre un virus letal bautizado como “El Segador” (muy original) que se carga a gran parte de la población de Escocia. A los pocos que sobreviven los aíslan del resto de Gran Bretaña (y del mundo) con un muro de contención, al que sólo le falta estar custodiado por la Guardia de la Noche, que separa los últimos retazos de civilización del páramo yermo y arrasado donde tratan de sobrevivir las víctimas de la plaga. Hasta aquí, aunque empieza a oler a podrido, nada que haga sospechar la que se avecina.

Y es que después de 30 años de aislamiento, el gobierno de lo que queda de Inglaterra descubre, gracias a las imágenes de sus satélites, a un grupo de personas aparentemente sanas -más allá de la zona de contención- que hace albergar la posibilidad de encontrar una cura. Es por ello que mandan a un pequeño comando liderado por la comandante Sinclair (ver a Rhona Mitra sea probablemente lo mejor de la película) con el objetivo de localizar a estos supervivientes inmunes. Y es a partir de ese momento cuando empieza la “fiesta”.

Resulta que los satélites del Gobierno británico han tardado 30 años en encontrar supervivientes humanos pero por alguna razón que no alcanzo a entender, no se percatan de las motos, coches de todo tipo e incluso AUTOBUSES y LOCOMOTORAS DE VAPOR que se mueven por Escocia y que aparecen a los pocos minutos de traspasar el muro.

Pero eso no es nada. El experto comando (si es que se les puede llamar así porque mueren casi todos a los 5 minutos a manos de unos perroflautas) van en tanquetas superblindadas capaces de resistir impactos de armamento pesado de todo tipo pero, como es MUY LÓGICO, aparentemente incapaces de aguantar los porrazos de un punki esmirriado que se encarama al tanque armado únicamente con un palo.

Pero si el director se guardaba un as en la manga desde luego es la escena de la fiesta punk con banquete final. Una esperpéntica y absurda parodia de rave party inspirada en Mad Max que roza el ridículo y que, como espectador, te hace sentir sincera vergüenza ajena.


Y cuando crees que ya lo habías visto todo llega el salto brusco a la Edad Media, con sus caballos, sus armaduras, sus lanzas y espadas… ¿de verdad 30 años de aislamiento dan para tanto?
Y qué decir del final. Unos carromatos destartalados que corren más que un Bentley. Creo que con eso se resume todo.

Así que ya sabéis, si queréis pasar un rato viendo cómo de lejos se puede llegar haciendo MAL una película, no dudéis en verla y compartir aquí vuestra experiencia. ¡Viva el Cine! (También el malo).

2 comentarios:

  1. Jajajaja interesante post, esto me ha dado la idea de hacer mi top 5 de las películas más malas que he visto en mi vida. Próximamente en Crónicas de Valhalla.

    ResponderEliminar

Procura que tu comentario esté relacionado con esta entrada y no olvides revisar la ortografía. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, escribe con respeto y educación. Los comentarios que incumplan estas normas básicas serán eliminados. Gracias por comentar.