A propósito de Elly

6 de junio de 2015


Se me ocurren varios motivos por los que os propongo esta película: porque fue ganadora del premio al mejor director en el Festival de Berlín (2009); porque fue galardonada como mejor película en Tribeca (2009); porque tiene una trama que atrapa desde el primer momento. Pero prefiero deciros, simplemente, que la recomiendo porque me gustó y, sobre todo, porque me obligó a abrir los ojos a un cine y a una cultura que merece la pena, por muchas razones, conocer.

A propósito de Elly es una película iraní, dirigida por Asghar Farhadi, producida en 2009. Es decir, es una película moderna, tan actual como cualquier otra película que podamos ver hoy en la cartelera. La trama, o mejor dicho, la excusa con la que el guionista nos muestra el conflicto entre los personajes, no nos es ajeno: un grupo de amigos decide pasar unos días de vacaciones en una casa en la playa. Al grupo se une Elly, una amiga de Sepideh, a la que intentan unir con Ahmad, un joven recién divorciado que vive en Alemania, y que vuelve a Irán para pasar unos días. Todo se complica cuando Elly desaparece una mañana, sin que nadie conozca su paradero, y el problema crece cuando el prometido de Elly se entera de lo sucedido.

Nadie, salvo Sepideh, sabía que Elly estaba prometida. El problema no debería trascender más allá de los implicados en otra cultura, pero en Irán una falta de ese estilo podría acabar con la vida de Sepideh, e incluso con el resto de amigos encarcelados o ejecutados.

El ritmo de la película es excepcional; las actuaciones brillantes. La trama atrapa al espectador desde el principio. Pero, sinceramente, lo que más me llamó la atención fue el choque cultural que percibí al ver la película. Las tradiciones, las costumbres que el director nos muestra en la pantalla son una verdadera lección de realidad y de realismo, con todo lo que esto puede implicar. Qué necesario es, a veces, enseñarnos que hay más cine, más posibilidades, más allá de las que ya hoy llenan nuestras salas. El conflicto del personaje está, sin duda, unido a su realidad, al entorno que lo rodea. Y el entorno que rodea la realidad iraní en el año 2009 es radicalmente distinto al que envuelve nuestra realidad. Esa es, sin duda, una de las razones de más peso para ver la película. Por supuesto, la cinta es extraordinaria, y la trama muy atractiva, pero para un espectador ajeno a esa realidad que mencionamos, lo más chocante será seguramente cruzar esa línea que nos separa (tan fina o tan gruesa como la queramos hacer nosotros mismos), y adentrarse en la mentalidad de un país gobernado por un régimen islámico y ciertamente estricto.

Una historia que merece la pena ser vista, y una gran primera incursión en el cine iraní, para el que esté interesado. Una historia tradicional mostrada desde el punto de vista de otra cultura. Y de paso, aprendemos un poco, que falta nos hace a todos.

¡Que la disfrutéis! Os dejo con el tráiler.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Procura que tu comentario esté relacionado con esta entrada y no olvides revisar la ortografía. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, escribe con respeto y educación. Los comentarios que incumplan estas normas básicas serán eliminados. Gracias por comentar.