The Black List: ¿Quieres ser guionista de Hollywood?

10 de febrero de 2015




Hace varios años, y por puro interés propio, Franklin Leonard (en ese momento ejecutivo de desarrollo en una compañía productora) comenzó el proyecto The Black List. Abrumado en el trabajo por la cantidad de guiones que se escriben anualmente y con la intención de aprovechar la lectura en las vacaciones, decidió probar una nueva técnica revolucionaria.

Escribió a cerca de un centenar de colegas de profesión pidiéndoles el nombre de los diez guiones del año que más les habían gustado y que aún no habían sido producidos. Con las respuestas elaboró un ranking llamado The Black List y antes de irse de vacaciones lo envió a cada uno de los participantes como muestra de gratitud por compartir sus impresiones. A su vuelta, descubrió sorprendido decenas de correos electrónicos en relación a su particular lista que ya se había extendido sin control entre la comunidad. Ante esa circunstancia inmediatamente pensó: "Estoy despedido".

Sin embargo, esa iniciativa que ha pasado a ser una cita obligada de cada diciembre desde 2005, lejos de complicarle la vida, ha conseguido que Franklin reciba el reconocimiento y prestigio por parte de la industria del cine. Y es que, en los últimos años, muchos de esos guiones que un día fueron huérfanos de financiación, consiguieron hacerse visibles y convertirse en ganadores de Oscars tras saltar a las pantallas, como Slumdog millionaire, El discurso del rey o Argo entre otros.


En vista del impacto de su obra, Franklin decidió en 2011 dar un paso más allá y montar una página donde poner en contacto a guionistas y productores a nivel mundial. El objetivo era que el talento no se viera oculto por la falta de contactos. Ya que tal como él mismo señala:

For the entire history of the industry, getting in was one of those 'How do I get ID if I need ID to get ID?' situations.
If you're a single mother with a mortgage and two kids living in Chicago, you can't pick up your life and move to L.A., but that doesn't mean you're not a good writer. In fact, arguably you have more insight into the realities of life than the trust-fund kid who has Daddy pay for the BMW while he's trying to figure out being a writer.

Con ese espíritu, hoy por hoy parece posible que el proyecto de cualquier guionista pueda llegar a las manos del selecto círculo de la comunidad hollywoodiense. Hay que matizar que el servicio no es gratuito, lo que por otra parte es completamente lógico. Y que en cuanto a la efectividad del mecanismo, se pueden mencionar dos casos en los que la iniciativa ha llevado el producto de guionistas buscando suerte a la gran pantalla, que son 50/50 y Soy leyenda.

Veremos el crecimiento del proyecto en años venideros y su utilidad como fuente de oportunidades para el talento, pero lo que sí ha conseguido ya es desmarcarse como un lugar de referencia para adelantarse a futuros éxitos cinematográficos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Procura que tu comentario esté relacionado con esta entrada y no olvides revisar la ortografía. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, escribe con respeto y educación. Los comentarios que incumplan estas normas básicas serán eliminados. Gracias por comentar.