El truco del manco, crudeza en estado puro

13 de enero de 2015



Con el título de este post creo que ya se hace uno una idea de lo que se va a encontrar ante el visionado de esta película. Pero por si queda alguna duda, voy a explicar el argumento de la misma. Eso sí, antes de empezar quiero que el lector se ponga en situación mediante una reflexión. Aunque no es que nos salga dinero por las orejas ni mucho menos, en mi casa podemos llegar a fin de mes, y tenemos una familia más o menos estructurada. No me puedo quejar. Pero uno no elige dónde nace. Hay quien la "fortuna" le lleva a familias que lo pasan mal para vivir el día a día, viven en barrios llenos de criminalidad y pobreza. Además tu mejor amigo es drogadicto y tiene un padre alcohólico. Ahora imaginaros a un chaval (bueno, ya crecidito) que le ha tocado vivir en esta situación. Es duro, ¿verdad? Pues ahora añadidle a ello el ser minusválido, tener medio cuerpo afectado por una parálisis cerebral. Si antes ya era chungo, ahora es realmente jodido.

Desde luego más de uno se vendría abajo. Sin embargo, nuestro protagonista Quique Heredia (el Cuajo), encarnado por J.M. Montilla (el Langui), sigue adelante luchando por su pasión, que no es otra que el hip hop. Su sueño es montarse un estudio de grabación en el que poder crear una maqueta con sus canciones. Pero para ello necesita dinero. Mucho dinero. Tratará de convencer a su amigo drogadicto, al que intenta sacar de las drogas, de que le ayude, no tanto a conseguir el dinero sino a llevar a cabo las mezclas, ya que es bueno con la música.

Uno de los detalles que me parecieron interesantes de la películo es que el Cuajo tiene un hermano menor, que es un pieza de cuidado. Siempre se está metiendo en líos y es un maleducado y borde, justo lo contrario que el Cuajo. Sin embargo, los padres lo tratan mejor y siempre le dan la razón en las discusiones. ¿Por qué? Creo que queda bastante claro el motivo.

No quiero comentar más del argumento porque realmente tampoco hay mucho más. Lo importante en esta película más que el propio argumento es la realidad social y la crudeza de ese otro mundo. Las actuaciones son bastante notables, y eso que los actores yo al menos no los conocía de antes, exceptuando claro está al protagonista, el Langui, que en realidad no es actor sino cantante hip hop. La obra podría considerarse, guardando las distancias, como un Lazarillo de Tormes moderno. Sé que más de uno me lanzaría piedras por esta afirmación, pero no me retracto.

A continuación os dejo la canción principal de la banda sonora:


Y el trailer:

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Procura que tu comentario esté relacionado con esta entrada y no olvides revisar la ortografía. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, escribe con respeto y educación. Los comentarios que incumplan estas normas básicas serán eliminados. Gracias por comentar.