The call. La última llamada (911 Llamada mortal)

7 de octubre de 2014


Un thriller que con sus manos invisibles te pega irremediablemente el trasero al sillón, te toma de la mandíbula obligándote a fijar los ojos sobre la pantalla y consigue que encojas el cuerpo de pura tensión, pura intensidad. Si además se añade que está dirigida por Brad Anderson (The wire, Boardwalk Empire, Fringe o El maquinista entre otros) se tiene la carta de presentación para La última llamada (911 Llamada mortal), y a mí no me mires que yo no he escogido el título. 

Un operador que trabaja para el número de emergencias 911 recibe numerosas llamadas. Antes de descolgar, la incertidumbre es absoluta. Puede ser una de tantas situaciones en las que un animal doméstico se ha escapado o un borracho necesita conversar con alguien; pero también puede ser una de aquellas en las que la propia actuación puede ser determinante para la persona que se encuentra al otro lado. Una intervención en el tablero que puede suponer la diferencia entre la vida y la muerte. 

En cualquier momento de la jornada y a cualquiera de los operadores les puede llegar esa llamada. Es el azar el que decide y en esta ocasión dispone que la elegida para afrontar el desafío sea Jordan (Halle Berry).


Desde el mismo momento en que se descuelga el teléfono se desata una cuenta atrás. Una muchacha está peligro y comienza una batalla en la que el ingenio de la operadora es puesto a prueba para vencer al psicópata. Un intento desesperado para ganar tiempo y aumentar las posibilidades de salvación de la chica. Posibilidades que disminuyen inevitablemente con el paso de las agujas del reloj. Un tic tac que empuja a la vida a su fin.

Si disfrutas con subidas de adrenalina que no pongan en peligro tu integridad física y no sufres del corazón, aquí tienes una buena opción para ocupar tu tiempo libre. Te zambullirás en una contrareloj, los minutos se escaparán y antes de que te des cuenta todo habrá acabado, para bien o para mal




Eso sí, antes de que te embarques, atención al aviso para navegantes: si lo que buscas es un guión redondo y un final para enmarcar, es probable que sufras una decepción y que le eches en cara a los guionistas la falta de sentido común en ciertas decisiones que se toman, principalmente cuando se va acercando el final. 

De todos modos, cuando comienzan los créditos no se le queda a uno la sensación de haber perdido el tiempo e incluso apetece recomendar la película a aquellos que gustan de un buen rato de suspense (o al menos así me ha ocurrido a mí...). Espero estar en lo cierto y que estando ya avisados de que hay alguna laguna en la historia, la atmósfera frenética que se crea os cautive  y al final consiga que no os sintáis defraudados.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Procura que tu comentario esté relacionado con esta entrada y no olvides revisar la ortografía. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, escribe con respeto y educación. Los comentarios que incumplan estas normas básicas serán eliminados. Gracias por comentar.