Perdida, "mala malísima".

26 de octubre de 2014


La película no logra llevar a cabo el desafío narrativo que planteaba la novela de explicar una historia construida sobre los testimonios de narradores no fiables. La adaptación resulta simplemente manipuladora y tramposa. Voy a destripar la peli, si no la has visto aún, igual prefieres no seguir leyendo.

Uno de sus principales fallos es que a pesar del protagonismo indiscutible de Amy (Rosamund Pike). Fincher decide adoptar el punto de vista del marido, Nick (Ben Affleck). Amy, es despojada de sus motivaciones y nos es mostrada como una simple majara que ha decidido arruinar la vida de los pobres incautos que caen en sus garras (vuelve la femme fatale mala malisima de toda la vida de Dios).

El best seller planteaba un montón de asuntos complejos e interesantes. De hecho aun quedan vestigios en el guión adaptado por la autora, Gillian Flynn. Pero el pobre Fincher parece no haberlo pillado.

El tema del desdoblamiento: Amy tiene un alter ego de ficción construido por sus padres, Amazing Amy. Nick a su vez tiene una hermana gemela, incluso los padres de Amy parecen versiones el uno del otro. Asuntos relativos a la guerra de poder dentro de la pareja: la construcción del otro durante el enamoramiento, el poder de destruccion de las relaciones de pareja, el afan por controlar al otro, por dominarlo, por modificarlo.

Nick: Sí, te amé, y luego todo lo que hicimos fue resentirnos el uno del otro, tratamos de controlarnos mutuamente. Nos hicimos mucho daño entre nosotros.

Amy: ¡Eso es el matrimonio!

Pero sobre todo esta la cuestión de la tensión existente entre el rol que se espera de las mujeres y lo que verdaderamente somos. Segun expone Amy brillantemente:

Ser una tía guay significa que soy una mujer sexy, inteligente y divertida a la que le encanta el fútbol, el póker, los chistes guarros y que eructa, que juega a los videojuegos, bebe cerveza barata, le gustan los tríos y el sexo anal, y se atiborra de perritos calientes y hamburguesas como si estuviese protagonizando la mayor orgía culinaria del mundo, mientras, de alguna forma, consigue mantener una talla XS, porque las tías guays son por encima de todo sexis. Están buenas y son comprensivas. Las tías guays nunca se enfadan; solo sonríen con desazón, de una forma encantadora, y dejan a sus hombres hacer lo que les dé la gana […].
Los hombres creen que esta chica existe. Quizá estén engañados porque hay muchas mujeres que están dispuestas a fingir que son esa chica. Durante mucho tiempo, las 'tías guays' me han irritado. Veía a los hombres –amigos, compañeros, extraños– atontados por estas horribles mujeres falsas y quería sentarlos y decirles calmadamente: 'No estas saliendo con una mujer, estas saliendo con una mujer que ha visto demasiadas películas escritas por hombres socialmente ineptos a los que les gusta pensar que este tipo de mujer existe y que les besará'.

Esperé pacientemente - años - a que el péndulo oscilara hacia otro lado, que los hombres comienzan a leer a Jane Austen, aprendieran a tejer, amaran el cosmos, organizaran fiestas con guirnaldas bonitas y se besaran entre ellos mientras nosotras miramos... entonces si . Diría: ese es un tio guay.

El director, ajeno al potencial brutal del guión, se afana por hacer sangre del manido tema de la manipulación que ejercen los medios de comunicación sobre el publico cuando imponen información falsa forzando conclusiones precipitadas para mantener audiencia. Muy bien Fincher pero aplicate el cuento, tio.

5 comentarios:

  1. A mí me ha gustado mucho la película, la tenía por las nubes, ahora me has hecho modificar mi opinión sobre ésta.
    No había reparado en tu punto; y mira que a mí el rol de Amy en la película me encanta (es en la que más intenté profundizar), su locura y sobre todo su cordura. No me di cuenta que faltan datos de su ira, de su bipolaridad, falta profundidad en el por qué de sus acciones.
    Quizás el fallo está en mostrar las dos historias casi por igual, cuando la de la chica tiene más peso para entender la psicología y motivos de los actos que la trama nos muestra.
    Sin duda la volveré a ver, cuando la pille en buena calidad volveré.
    Me has hecho dudar, gracias.

    ResponderEliminar
  2. P.D: El estracto que has parafraseado es tremendo, estaba gozándolo cuando lo escuchaba en el cine.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti, por leer mi reseña. La cordura de Amy y la lucidez de ese fragmento.. en especial de la segunda parte es demoledora. Lo de la peli es flagrante porque ha modificado el personaje original del chico convirtiendo en un tio normal, un pobrecin, una víctima con la que el publico se identifica y a ella en una psicópata sin mas. Pero aun con todo, se filtran pistas del texto original que dan algunas claves.

      Eliminar
  3. El tío a mí me parece un hijo de puta que se busca la infelicidad de su esposa y de su matrimonio, creo que Fincher sí que sabe vender eso, al menos a mí me lo vendió.
    Me leeré el libro y revisionaré la película.
    Voy a ver más opiniones tuyas a ver qué tal.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  4. tambien me fastidia mucho usa el viejo truco de dar informacion falsa.. para hacerte creer una cosa y luego .. nooo era mentira.. y luego otra pero noo. Eso se llama manipular a la audiencia. Al final como espectadora siento que me estan tomando el pelo. Sabes?

    ResponderEliminar

Procura que tu comentario esté relacionado con esta entrada y no olvides revisar la ortografía. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, escribe con respeto y educación. Los comentarios que incumplan estas normas básicas serán eliminados. Gracias por comentar.