La mejor oferta

28 de octubre de 2014


¿Qué puede atraer más que lo prohibido? ¿La maravilla de traspasar los límites impuestos? Y ya no durante la infancia, cuando el capricho puede ser una golosina o un juguete, sino de adultos, cuando esa barrera puede esconder tras de sí el más dulce de los deseos carnales. Ese misterio, bien usado, puede convertirse en una herramienta de incalculable valor que desmorone hasta la fortaleza mejor asentada.

Esa misma sensación es la que envuelve repentinamente a Virgil para arrasar con su vida, tan bien medida y organizada, tan aséptica. La vida de un agente de subastas que se dedica por completo a la gestión de compra-venta de piezas de arte, mundo en el que posee gran renombre gracias a su habilidoso olfato. Todo funciona en equilibrio, bien organizado, perfectamente tasado. 


Tal es su dedicación que únicamente se desprende de sus guantes para rozar los mejores frescos, unos elementos que considera más dignos del contacto de su piel que las personas. Así van pasando los años que lo acercan a su jubilación, al momento en el que se dedicará a contemplar su propia obra, una valiosa colección de retratos enriquecida a lo largo del tiempo. La única que le colma de sentimientos, su mayor orgullo.

En este estatus de completa solidez, una llamada para un trabajo de tasación se convertirá en el punto de partida de una nueva experiencia, la que cambiará todas esas rutinas que hasta el momento eran firmes y suponían su guía en el día a día. El ojo de ese huracán será un personaje femenino, pero no cualquier mujer, alguien tan especial e hipnótica como para despertar el interés por los humanos que se encontraba tan aletargado en el corazón de este agente de subastas.


Con bellas pinturas y encuadres artísticos, una magnifica interpretación de Geoffrey Rush (El discurso del rey y Piratas del Caribe entre otras) y una trama-acertijo que descifrar, el director Giuseppe Tornatore (Cinema Paradiso) intentará engatusarnos también a nosotros. Y aunque no se pueda considerar un thriller perfecto o el final pueda resultar algo desconcertante, el hecho de obligar al espectador a reordenar por sí mismo las piezas proporcionadas poco a poco a lo largo del filme, supone de por sí un valor añadido. Esa falta de aclaración es la que conduce a tomar parte de una forma activa para que los engranajes encajen y el mecanismo funcione. Prepárense a descubrirlo.

4 comentarios:

  1. "Y aunque no se pueda considerar un thriller perfecto o el final pueda resultar algo desconcertante, el hecho de obligar al espectador a reordenar por sí mismo las piezas proporcionadas poco a poco a lo largo del filme, supone de por sí un valor añadido." Ya con esta frase me la has vendido. Por supuesto que la veré.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro! Espero tu opinión después y que haya servido la recomendación :)

      Eliminar
  2. Excelente película, me gusto mucho la actuación de Geoffrey, y los demas actores dan mucho valor a la pelicula. Muy buena recomendación.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por compartirlo! Es una gran satisfacción que te haya servido la recomendación. Geoffrey sabe cómo llenar la pantalla y dejar que el peso de la trama caiga sobre sus hombros es un gran acierto. Me alegro de que la disfrutaras. Un saludo McCloudKen

      Eliminar

Procura que tu comentario esté relacionado con esta entrada y no olvides revisar la ortografía. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, escribe con respeto y educación. Los comentarios que incumplan estas normas básicas serán eliminados. Gracias por comentar.