La Isla Mínima. Made in Spain

22 de octubre de 2014



El cine al igual que la vida, está lleno de prejuicios.
Sobre todo si de cine español se trata: "Siempre es lo mismo", "Sólo funciona la comedia fácil y plana", "No hay buenos actores españoles", "Sólo se tratan temas como drogas, desenfreno y mucho sexo"...
Pues bien, el post de hoy trata sobre uno de esos títulos que se cargan de un plumazo todos los estereotipos creados alrededor de nuestro cine patrio. Producción, dirección, reparto, guión...en resumen, todo, más español que una buena siesta, para rescatar un género poco tratado en las producciones de nuestro país.


La historia nos transporta a la Andalucía profunda de la década de los 80 durante los primeros años de la transición española, donde a dos policías se les adjudica la investigación sobre la desaparición de dos chicas en Isla Mayor, un pueblo remoto de las marismas del Guadalquivir donde todos parecen saber más de lo que a priori demuestran.
Los protagonistas, interpretados por Raúl Arévalo (Los Girasoles Ciegos, Primos) y Javier Gutiérrez (Días de fútbol, Un Franco 14 Pesetas), son diametralmente opuestos profesional y personalmente. El primero joven y progresista, mientras que el segundo rudo y fiel al anterior régimen, tendrán que sobreponerse a ideales políticos y circunstancias personales en favor de la búsqueda que tendrán que llevar a cabo. La elección de dichos actores como pareja de protagonistas sorprendió dada la poco dilatada carrera de ambos en el género dramático (acostumbrados a verlos en comedia normalemente), pero que resuelven a la perfección teniendo en cuenta la profundidad emocional de los personajes.
De entre el resto del reparto, destacar a Nerea Barros y Antonio de la Torre (AzulOscuroCasiNegro, La Gran Familia Española) que aunque con papeles secundarios suben el nivel interpretativo de la película.
Alberto Rodriguez (7 Vírgenes, Grupo 7) como director y guionista, una de las más ilusionantes realidades del panorama nacional actual, demuestra una perfecta ejecución de todas y cada una de las secuencias.



No puedes meterte con un militar y esperar una palmadita en la espalda - Juan-

Seguro que alguien, en mayor o menor medida, ha escuchado que se trata de un plagio o copia de la serie True Detective y que sólo por eso desmerece. Pues bien, en primer lugar diré que a mí también me recordaron algunas cosas, pero que conforme avanza la historia va adquiriendo tanta personalidad que se va desmarcando de comparaciones con otros títulos. Repleta de giros de guión, parece tener pulso, estar viva, apoderándose del espectador durante todo el desarrollo.
En segundo lugar, para los más suspicaces, La Isla Mínima ya se encontraba en montaje y postproducción en la fecha de estreno de la serie yankee, así que ya no hay excusas para no verla.

Y sin miedo a equivocarme, con una fotografía y ambientación para mí superiores a la trama desarrollada en la costa de Luisiana, el director consigue construir una atmósfera de tal tensión, que te mantiene pegado al sillón sobre todo en los puntos en los que se acelera el desenlace de la película. Visualmente insuperable, sólida e incuestionable, estamos ante uno de los títulos del año, no sólo del panorama nacional, que espero dé ese empujón al otro cine español, más elaborado que nos descubre que en nuestro país también se investiga, se persigue y se dispara a parte del desfase, la juerga y las demás depravaciones a las que acostumbran.

Toda una declaración de intenciones en clave de reivindicación del talento de la nueva generación del cine español, que sólo disfrutaremos por estos lares ya que no fue seleccionada por la Academia de Cine como representante española para la próxima ceremonia de los Oscar. Incomprensible...



¿Tú te fiarías de alguien como tú? -Pedro-

1 comentario:

  1. Me parece magnifica tu critica ,siempre hay que valorar todo aquello que se lo merece.
    Animo varhalo`s.

    ResponderEliminar

Procura que tu comentario esté relacionado con esta entrada y no olvides revisar la ortografía. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, escribe con respeto y educación. Los comentarios que incumplan estas normas básicas serán eliminados. Gracias por comentar.