Carnivàle, una obra maestra inacabada

24 de octubre de 2014


Hay series que no han corrido con toda la suerte que deberían. Auténticas obras maestras capaces de hacer sentir algo especial con cada escena, con cada capítulo, que hablan a la vez que cuentan, y que sin embargo, no contaron con la confianza suficiente para acabar esas historias que hoy están a medio camino.

Carnivàle, es una de esas series. Creada y dirigida por Daniel Knauf, asistimos a dos historias destinadas a encontrarse. Por un lado, Ben Hawkins, un pobre chico que acaba de enterrar a su madre, que posee poderes curativos,  que sueña con un mundo donde en lugar de pobreza reine el bienestar, que es recogido por una feria ambulante encabezada por un enano que sabe más de lo que aparenta. Por el otro, el sacerdote Justin (Clancy Brown) que tras un hecho terrible se encuentra en una crisis de fe. Dos personajes distintos, enlazados por un argumento que se desarrollará por múltiples caminos para terminar concluyendo con el encuentro de los dos personajes. 

Pero no nos dejemos engañar, Carnavàle va mucho más allá de la simple historia de una feria ambulante. Estamos ante la lucha del bien y el mal, de la bondad y la maldad. Ambientados en la depresión post crack del 29, cada uno de los personajes encarna sentimientos encontrados: un enano gigante, un jugador de béisbol sin rodilla, una bailarina que sueña con Hollywood, una vidente que nunca predijo su futuro, un sirviente de Dios tentando por el diablo o un ex convicto llamado Ben, protagonista involuntario, sobre el que recae la responsabilidad de salvar a la humanidad. Y es que detrás de este armazón, sutilmente encajado con metáforas, tejido con delicadeza y encanto se encuentra la verdadera trama de una historia de batallas morales.


Pero si algo es Carnivàle ante todo, es una serie HBO típica, llena de crudeza, sin excesivo dramatismo. Especialmente relevante es su expresividad cinematográfica que nos permite disfrutar con tomas poco frecuentadas y que contribuyen de manera notable a teñir y hacer más especiales algunos momentos. Esta es una de esas series que son recordadas por su uso de la simbología, del esoterismo y del terror, con escenas que acompañadas de una magnifica banda sonora, transmiten la dosis exacta de inquietud y terror. 

Por si esto fuese poco, además asisitimos a una auténtica maravilla de ambientación, premiada con cuatro Emmys en 2004. Sin embargo, en última instancia ese espectacular nivel técnico fue también lo que acabaría por condenar a la serie. Ante el progresivo desinterés de la audiencia y teniendo en cuenta los abultados costes de producción (se habla de más de 4 millones de dólares por episodio), la HBO decidió cancelar ‘Carnivale’ después de que concluyera la segunda temporada. Dejando una historia inacabada, llena de interrogantes y con un público ansioso por seguir disfrutando de una producción con una muy alta calidad. 


No la dejéis escapar, estoy segura de que tras los primeros capítulos acabaeréis devorando el material que hay disponible.

Nos vemos en la próxima entrada, hasta entonces... ¡¡¡¡¡ SONRÍAN!!!!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Procura que tu comentario esté relacionado con esta entrada y no olvides revisar la ortografía. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, escribe con respeto y educación. Los comentarios que incumplan estas normas básicas serán eliminados. Gracias por comentar.