El arte de la perversidad, el don de la infamia...La Liga del Mal de SrRorschach (Los mejores villanos del cine)

9 de septiembre de 2014


Desde épocas prehistóricas, cuando la oscuridad de la noche atemorizaba a nuestros antepasados, se hacia uso de mitos y leyendas para combatir la superstición y el miedo. Por supuesto, disponer de objetos arrojadizos tales como palos o piedras ayudaba bastante a conciliar el sueño (y a perpetuar la especie, pero eso es otra historia..,) Estos mitos, algunos evolucionando a cuentos y ficción literaria, otros a supuesta Historia (véase La Biblia) siempre han tenido un denominador común, una característica universal: la confrontación del bien y del mal.

La luz y la oscuridad, ángeles y demonios, Dios y el Diablo...en todos los conceptos del universo existe esta dualidad contrapuesta, este yin y yang del que se deduce que cada ser, objeto y pensamiento posee un complemento opuesto del que depende para su existencia y que a su vez existe dentro de él mismo. Esto deriva en que nada puede existir si no existe su contraposición, su némesis, ya que si así fuera, su propia existencia carecería de sentido.

Centrándonos en lo que nos interesa aquí, tanto la literatura como posteriormente el cine y todas las artes dramáticas han jugado con esta lucha de fuerzas. El personaje principal, por lo general presentado de forma virtuosa, inteligente y pura, representante de todo lo bueno que puede existir, se ve amenazado por el antagonista: personaje tosco, rudo, cruel y maquiavélico cuya única razón de vivir es acabar con el prota (y con toda la humanidad si se tercia) 

Por supuesto, todos sabemos que en el cine pasa lo que no pasa en la realidad: el bueno al final siempre gana. Pero eso es dentro del guión. Fuera de él, entre los espectadores, la belleza del mal juega en contra del héroe. Porque a veces, y solo a veces, nos encontramos con villanos tan auténticos que convencen al público, consiguiendo ser odiados, repugnados, alabados y/o admirados. Gracias a la creación de escritor o guionista, gracias a la actuación soberbia por parte del actor, estos malos malísimos han pasado a la historia del cine y la televisión. Quiero mojarme y recordar a algunos de los mejores virtuosos de la perversidad de los cuales he podido disfrutar en la gran y pequeña pantalla, y que siendo personajes secundarios han deslumbrado y eclipsado al personaje principal.

Hay actores encasillados en un tipo de papel porque no saben hacer otra cosa, y luego hay artistas que siempre hacen de lo mismo porque no hay otro mejor. En el grupo de estos últimos se encuentra Joe Pesci. Estadounidense de ascendencia italiana, es muy habitual encontrarlo en las películas sobre la mafia que proliferaron en los años ochenta y noventa, siempre interpretando un personaje violento y malhablado. En concreto voy a recordar a su alter ego Tommy DeVito, en la película Uno de los nuestros (Goodfellas). Tommy es un gangster que esta como una maldita cabra, y que solo le hace falta que le mires una fracción de segundo para que te encañone con la pistola, o te parta tres costillas con un bate. Su magnifica actuación, entre otras cosas, superó la de otro actorazo como es Robert de Niro y la del protagonista Ray Liotta, le valió un Oscar a la academia como mejor actor secundario, y logró todo mi temor y pavor a encontrármelo a él o a cualquiera que se le parezca por la calle. Hasta en su foto de Wikipedia parece un asesino sin escrúpulos...


No hay ser más malvado en su esencia como el Diablo, e innumerables han sido los actores (y actrices) que le han puesto cara. Pero ninguno lo ha hecho hasta la fecha como lo hizo Al Pacino. En Pactar con el diablo (The Devil's advocate), Al Pacino interpreta a John Milton, un multimillonario propietario de una gran empresa que pretende adquirir los servicios del abogado más exitoso del momento, interpretado por Keanu Reeves. Sin embargo, el ricachón es nada más y nada menos que el jodido Satanás, que ha venido a la tierra a por su hijo, el Anticristo. Cágate lorito. Y el bueno de Al lo clava, con una actuación quizá algo sobre exagerada, pero que le va perfecta a la caracterización del Señor del Infierno, un ser que se encuentra por encima de toda moralidad y que ha venido a la tierra a reírse en la cara del Todopoderoso. Mi escena favorita, cuando se encuentra en una Iglesia, se acerca a la pila de agua bendita, y amenazando meter el dedo dentro mira al altar, a la Cruz, a Dios a los ojos, con una sonrisa desafiante y socarrona en la cara. Brutal. Para mí, Belcebú no tiene otra cara que no sea esta.

No solo me quiero centrar en personajes realistas interpretados por personas, también debo reconocer el ingenio y la creatividad de, en este caso un dibujante de cómic, para concebir un ente tan malvado y perfecto como Venom. En Spiderman, entre los devenires de Peter Parker como superhéroe salvando a la ciudad y a la chica de enemigos más o menos cutres y coloridos, un meteorito cae desde el espacio portando un espécimen alienígena. Esta cosa negra que fluye por las calles requiere de un huésped para sobrevivir: se pega a otro ser como un parásito y a cambio de la supervivencia que se le otorga el bicho potencia las cualidades físicas y mentales del portador. Es una relación simbiótica, aparentemente. Lo que no te decía el prospecto del tu pringoso nuevo amigo es que si la relación se alarga demasiado, te poseerá, utilizando toda tu fuerza vital para hacer hacer el mal. Como concepto se presenta la lucha interior que tiene Spiderman, y que podemos tener cualquiera en algún momento, por liberarse de la atractiva y poderosa supremacía que te da estar por encima de toda ley física o etica. Y su representación es realmente impactante y acertada. Fichado para mi Liga del Mal.


Siguiendo la senda de los seres ficticios, le llega el turno a un policía muy versatil, "se adapta" a cualquier situación, "camaleónico" en la forma más literal de la expresión: os hablo del T-1000, el ser robotico enviado desde el futuro para acabar con John Connor en Terminator II: El juicio final. Este androide creado por Skynet para acabar con la esperanza de la humanidad en un futuro gobernado por máquinas no es como un robot común, si no que se compone de una "polialeacion mimetica" de metal liquido con nanochips que le permiten autoregenerarse. Toma ya. Y no solo eso, si no que además puede transformar sus brazos en espadas, pinchos o ganchos y destriparte sin pestañear. Las balas no le hacen nada, puede adoptar el aspecto de cualquier cosa de su tamaño, y tiene entre ceja y ceja al pequeño John. Menos mal que andaba por ahi Chuache para acabar con él, pero su trabajo le cuesta. Como máquina de matar no he visto ninguna más completa y sofisticada. Robert Patrick es el actor que lo encarna en la película, papel que no tiene mucho misterio debido a la inexpresividad del robot, pero esa cara de psicópata apático le viene perfecta.


Volviendo al mundo real, a la Historia de la humanidad  aunque modificada "ligeramente" para darle un poco más de acción, nos topamos con Malditos bastardos (Inglorious Basterds). Esta masterpiece del bueno de Quentin narra un episodio ficticio de la Segunda Guerra Mundial, fiel al estilo con el que venia deleitandonos años anteriores. Los aliados planean acabar con el Führer en una operación secreta llevada con la máxima discreción y asimismo con multitud de contratiempos, y el mas grande de ellos es el Coronel Hans Landa, interpretado por Christoph Waltz. Maldito nazi bastardo...Su actuación es prodigiosa, soberbia, tanto que el mismo Tarantino comentó: "Creo que Landa es uno de los mejores personajes que he escrito y que escribiré, y Christoph lo interpretó a la perfección...Es cierto que si no hubiese encontrado a alguien tan bueno como Christoph, no podria haber hecho Malditos bastardos" De acuerdo con usted, genio. Su falsa sonrisa y sus buenos modales frente al que esta a punto de exterminar se delatan por el atisbo de locura que se escapa de sus ojos.


También en la televisión podemos encontrarnos bellacos de calidad. De hecho en algunas series, el éxito de un capitulo o de toda una temporada viene ligado a la aparición de un personaje carismaticamente malvado. En el caso de Dexter, por ejemplo, su mejor antagonista concebido ha sido Trinity. En la cuarta temporada, aparece este asesino, encarnado por Arthur Mitchell, el cual parece un simpático abuelete con gran encanto y exquisitos modales. Padre de familia y marido ejemplar, nadie puede sospechar que en realidad tenga una doble vida que le lleva a asesinar a diestro y siniestro con nocturnidad y alevosía. Su apariencia de buenazo esconde una mente perturbada que le hace revivir traumas del pasado de una forma demasiado gráfica. El hecho de que Trinity se merezca un puesto en este equipo también es merito de los guionistas, pues lo hacen participe de el mejor desenlace de temporada de toda la serie. No lo cuento, lo recomiendo.


Por supuesto que la mejor serie de la historia (as known as Breaking Bad) también cuenta con un malo de categoría: Gus Fringe, el inquebrantable dueño de la cadena de comida rápida Los Pollos Hermanos que hace de buen samaritano ayudando a la comunidad con inversiones en diversas fundaciones y mejoras para la ciudad, pero cuyo negocio esconde un laboratorio y un trafico bestial de metanfetamina. No se anda con chiquitas a la hora de conseguir lo que quiere, apartando y liquidando todo y todos los que se interpongan en su camino. El constituye el rival más duro de Walter White en su camino a la gloria. Giancarlo Espósito llegó a estar nominado a un Globo de Oro por su actuación secundaria en la temporada clave de la serie, pero se lo llevó el bueno de la pelicula, Aaron Paul (Jesse Pinkman en la trama) Sin embargo, nosotros si le brindamos aquí su merecido reconocimiento.


Todo equipo, sea del bien o del mal, requiere un experto en seguridad, y yo elijo al Agente Smith. No solo por su efectividad eliminando hackers de Matrix, si no también por sus inquietudes filosóficas. Su liberación del sistema a lo largo de la trilogía de los hermanos Wachowsky desprende una interesante colección de reflexiones acerca del papel de los humanos en la tierra, de la solución para los problemas del planeta y de la clave de la existencia de cada uno. En esto último acierta de pleno: todos existimos por que tenemos un objetivo, porque sin él, carecería de sentido nuestro paso por la vida, y lo necesitamos, para no caer en el hastío, en el olvido, para no morir en vida. Antagonista de Neo, su objetivo es acabar con él, pero si lo eliminara se eliminaría a si mismo...En fin, son reflexiones que se sacan despues de ver unas veinte veces todas las peliculas, una de mis sagas favoritas. Por cierto, el actor que encarna al malo, también conocido como Elrond, se llama Hugo Weaving.


Y para concluir, no puedo cerrar mi equipo sin elegir a quien nombraría jefe, caudillo, "Agente del Caos". Sin duda, hablo de el Joker. Puede que me matéis por lo que voy a decir, pero no he visto nunca al antiguo Joker, (estoy seguro que Jack Nicholson lo hace de muerte). Batman no me atrajo hasta que gracias a la mano de Christopher Nolan se alejó de los tintes e influencias del cómic y se convirtió en una película de acción seria. Y entonces, Heath Ledger (siendo recompensado con un Oscar tristemente a titulo póstumo) y su interpretación del loco más sádico de todos me dejó a mí y al mundo entero con la boca abierta. No es que eclipse al bueno de la película, es que directamente no tienes interés de verlo. Solo quieres ver a este payaso esquizofrenico paranoico sembrando el miedo por Gotham, provocando que impere el caos absoluto y pregonando que el azar es la unica fuerza del universo que es justa e inequivoca. Sin embargo, no quiere matar a Batman, porque si no ¿qué haría él? Todo esto es solo un juego, y se divierte muchísimo...


Y estos son, a mi juicio, los mejores malos del cine, mis villanos favoritos. Solo esperad a que los reúna, y a ver quien se atreve siquiera a toserme...muajaja

SrRorschach para Crónicas de Valhalla, Granada

4 comentarios:

  1. Sublime repaso de los mejores villanos. Me ha encantado y he disfrutado mucho leyéndolo. Tenia que decirlo.

    Noah

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu comentario, Noah. Palabras como las tuyas son las que hacen que cada día nos pongamos a escribir nuestro post con ilusión. Un saludo.

      Eliminar
  2. Si no fuese tan ridículamente cómico, yo incluiría al más maligno entre los malignos, el Dr. Maligno de Austin Powers. No, ahora fuera de coñas, me ha encantado la lista.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchos son los malos que como el Doctor Maligno se han quedado fuera de la lista. He tenido que ir seleccionando según diferentes criterios para no alargar mucho la lectura (y aún así ha quedado algo extensa).

      Eliminar

Procura que tu comentario esté relacionado con esta entrada y no olvides revisar la ortografía. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, escribe con respeto y educación. Los comentarios que incumplan estas normas básicas serán eliminados. Gracias por comentar.