Cosmos: Una odisea en el espacio-tiempo

10 de septiembre de 2014




Si el motor de tu infancia han sido esos sueños que te llevaban a confines inimaginados, si la ciencia ficción era tu primera elección a la hora de leer un libro o ver una película o si en algún momento de tu vida soñaste con ser astronauta, Cosmos: una odisea en el espacio-tiempo es tu serie documental, la que te llevará de vuelta a esos años en los que la imaginación era una herramienta más poderosa que la propia tecnología.


Este documental pretende continuar con el trabajo iniciado en los setenta por el astrónomo Carl Sagan, el cual empleó su vida por traernos el universo al alcance de la humanidad, para entenderlo y avanzar en la continua evolución del hombre. Antes de continuar me gustaría hacer un inciso para recalcar que ningún conductor del documental se podrá comparar a lo que significó Sagan y que la serie NO es un remake de la anterior Cosmos: un viaje personal (1980), sino una continuación desde la base que sentó el propio Sagan, ya que se corre el riesgo de caer en una comparativa entre ambas que no beneficia ni al espectador ni a la serie documental actual.

Es un lujo al alcance de pocas producciones, poder contar con un científico de reconocimiento mundial que desgrane los entresijos de la física teórica y lo traduzca un lenguaje coloquial que todo el público sea capaz de entender. Hablamos del presentador Neil deGrasse Tyson, astrofísico, escritor y director del planetario Hayden en cuya infancia conoció a Carl Sagan, y que de ese encuentro y de las palabras del mítico divulgador sacó su vocación profesional marcando su vida para siempre.
En la producción, la insistencia de Seth Macfarlane y la experiencia de Ann Druyan (viuda de Sagan y cocreadora de la anterior) fueron claves para la realización del documental.

A bordo de la nave de la imaginación, el método a través del cual el presentador intentará despertar esa capacidad que todos tenemos de viajar y descubrir a través de la mente, recorreremos el espacio-tiempo para ver en primera persona y de manera muy gráfica eventos tales como la creación de un planeta o de una estrella, la transformación que sufre un sistema solar desde su inicio hasta el colapso de su estrella, distintos tipos de galaxias, púlsares, agujeros negros y todas esas cosas raras que nos suenan muy muy lejanas...(Me suena haber visto algo en la revista Muy Interesante mientras esperaba en el dentista o ¿era en La Guerra de las Galaxias?)




Ver no significa creer. Nuestros sentidos pueden engañarnos. Ni siquiera las estrellas son lo que parecen ser. El cosmos tal y como ha revelado la ciencia es más desconocido de lo que podíamos haber imaginado. La luz, el tiempo, el espacio y la gravedad conspiran para crear realidades que van más allá de la experiencia humana.

Pero no todo va a ser macro. ¿Cómo entender algo a millones de años luz si no conocemos ni siquiera la historia de nuestro planeta o la evolución científica de la Humanidad?
Es por eso que también se incluyen en el contenido documental las historias de algunos de los científicos que cambiaron el curso de la ciencia en el mundo: Edmund Halley, Charles Darwin, Jan Oort, Isaac Newton, William Herschel, Tales de Mileto, Demócrito de Abdara, Clair Patterson, Edward C. Pickering, Annie Jump Cannon, Henrieta Swan Leavitt, Cecilia H. Payne o Michael Faraday contribuyeron de alguna manera a construir la sociedad tal y como la conocemos actualmente, empujando el avance científico de manera inexorable. Genios que merecían un hueco en la serie que hará que más de uno levante la vista al cielo por primera vez en muchos años en busca de alguna respuesta desde esas lejanas lucetitas titilantes. Todo desarrollado a modo de cuento mediante animaciones que recuerdan "Érase una vez la vida", haciendo más ameno y entretenido el repaso a la historia, desde el descubrimiento del fuego o las primeras sociedades humanas hasta la primera cartografía oceánica completa de la Tierra.





Hace mucho tiempo, en un mundo sólo iluminado por el fuego, nuestra relación con las estrellas era mucho mas personal. Durante miles de generaciones, contemplamos las estrellas como si nuestra vida dependiera de ellas, porque así era.

Es cierto que algunos de los contenidos pueden no ser totalmente fieles a la realidad, es posible que se pierda cierto rigor científico en el modo de tratar los temas centrales, o que se eche de menos a grandes científicos ausentes en la narración, pero todo ello es el peaje necesario para realizar una producción sobre el universo menos densa, más amena, que pueda entretener al gran público e introducirle a un nuevo mundo donde la imaginación viaja más rápido que la velocidad de la luz.

La ciencia es una forma de evitar engañarnos a nosotros mismos y a los demás. No podemos permitir dejar la ciencia en manos de una minoría poderosa, cuanto más nos pertenezca a todos menos posibilidades habrá de que se le dé un uso incorrecto.

2 comentarios:

  1. Lo único que no me ha gustado del post es que el primer párrafo está en pasado, si estuviera escrito en presente sí que me identificaría perfectamente :)

    Por los motivos que mencionas en ese primer párrafo siempre he querido ver Cosmos, pero nunca le he dedicado el tiempo necesario por estar viendo otras series. Un artículo como éste es lo que hacía falta para aupar esta producción algunos puestos en la lista.

    ¿Has visto también la producción de Carl Sagan? ¿Sería recomendable ver esa primero? Aunque no sea una la continuación de la otra ni nada.

    ResponderEliminar
  2. Hola!! Es cierto que la entrada comienza en pasado, pero afortunadamente aun queda gente (muchos menos de lo recomendable desgraciadamente) que aun se atreve a seguir usando su imaginación y a descubrir cosas que se salgan fuera de lo común. La serie de Cosmos original fue muy grande por lo que supuso en su momento y recomendaría verla antes simplemente por ver como ha evolucionado la ciencia desde entonces hasta la actualidad.

    Ojalá esta entrada consiga animar a la gente a verla porque pienso que es una de esas series documentales con las que uno aprende muchísimo, además de entretenerte.

    Gracias.

    ResponderEliminar

Procura que tu comentario esté relacionado con esta entrada y no olvides revisar la ortografía. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, escribe con respeto y educación. Los comentarios que incumplan estas normas básicas serán eliminados. Gracias por comentar.