Valiant Hearts: La otra cara de la guerra

17 de agosto de 2014


La historia de la humanidad, tan llena de progresos y momentos brillantes, también tiene, sin embargo, grandes manchas cuya responsabilidad a menudo queremos eludir, pero que no nos conviene olvidar si queremos crear un presente y, sobre todo, un futuro que nos lleven a alguna parte. El siglo XX tiene el dudoso honor de albergar dos de los episodios más negros de nuestra historia: las dos Guerras Mundiales.

Si hay algo positivo que se pueda sacar de ellas (tomando siempre el término “positivo” como algo relativo) es que han sido una fuente inagotable de inspiración para la ficción – siendo unas veces más cercanas a la realidad que otras -. Cientos de novelas, series y películas regresan a ellas para ahondar en distintos aspectos. Y, cómo no, los videojuegos no se han quedado atrás. Sin embargo, da la impresión de que en la mayoría de los casos, la perspectiva tiende a repetirse: adoptamos el punto de vista del soldado aguerrido, que no duda a la hora de causar el mayor número de bajas posibles, y que afronta su labor con determinación y sin dudas. Hoy, sin embargo, vamos a hablar de un videojuego que nos ofrece algo diferente. Nos referimos a Valiant Hearts: The Great War.

Con motivo de la celebración del centenario del inicio de la Primera Guerra Mundial, Ubisoft Montpellier ha creado un juego que, con un marcado carácter antibelicista, encuentra en el rigor histórico uno de sus puntos más fuertes. Inspirado en una serie de cartas auténticas (que se pueden consultar a lo largo del juego) y dividido en cuatro capítulos, Valiant Hearts desgrana algunos de los episodios más relevantes del conflicto, permitiendo a los jugadores más curiosos aprender más sobre distintos sucesos a través de notas históricas, imágenes reales y objetos ocultos que trataremos de descubrir, siempre con carácter divulgativo y centrándose en los aspectos más curiosos.

Sin embargo, no quiero que esto nos lleve a confusión: Valiant Hearts no es un “juego educativo” desde el punto de vista más estricto (no quiero ni mucho menos que se le atribuya la etiqueta de “aburrido” que suele acompañar a estos juegos). Apartándose, como hemos dicho, de los juegos más típicos de la temática, The Great War nos presenta un juego que combina géneros tan tradicionales como los puzles, la lógica o las plataformas, sin gran dificultad, pero con enormes dosis de entretenimiento. Este no es un juego difícil de superar; está hecho para disfrutar y paladear.


A lo largo del juego llegamos a meternos en la piel de hasta cinco personajes diferentes que nos ofrecen diversos puntos de vista del conflicto: Emile, un campesino francés que se ve apartado de su familia y cuya principal lucha pasa por mantenerse fiel a sus principios; Freddie, un criollo estadounidense con sed de venganza tras el fallecimiento de su esposa en un bombardeo; Karl, el yerno de Emile, de origen alemán, que se ve obligado a luchar en el frente opuesto al de su suegro; Anna, una enfermera belga cuyo principal objetivo es encontrar a su padre; y Walt, un dóberman con adiestramiento militar que se convertirá en nuestro compañero más fiel y nos ayudará a alcanzar los rincones más inaccesibles del juego. Personajes, pues, que por diversas circunstancias se ven situados en posiciones opuestas y cuyas existencias se entrecruzan por azar. Y, sin embargo, todos tienen algo en común: sus vidas se ven alteradas para siempre por una guerra que no entienden pero de la que no pueden escapar.

Valiant Hearts nos conduce a través de una trama que hemos oído miles de veces pero que ahora exploramos como nunca, acompañados de una excepcional banda sonora que combina música original con piezas clásicas más que conocidas, que a veces juegan un papel esencial en el desarrollo del juego.

Pero si tengo que elegir algo que destacar, es sin duda su dibujo, al más puro estilo del clásico cómic francés animado, que modifica sus matices para transmitir una amplia gama de sentimientos que se mueven entre momentos cómicos y escenas cargadas de dramatismo. Y, por supuesto, un final que supone un sentido homenaje a los auténticos corazones valientes que dan nombre al juego.

Sin duda, una experiencia que merece la pena vivir. Si aún queda algún escéptico en la sala, recomiendo que le eche un vistazo al tráiler. No os vais a arrepentir:



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Procura que tu comentario esté relacionado con esta entrada y no olvides revisar la ortografía. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, escribe con respeto y educación. Los comentarios que incumplan estas normas básicas serán eliminados. Gracias por comentar.