The River

11 de agosto de 2014



El jueves pasado comenzaron a emitir en la cadena cuatro una serie con el título The River. Todo aquel que estuviera dispuesto a arriesgarse a comenzar a ver la serie pudo disfrutar de los dos primeros capítulos, cuyos títulos son "El Magnus" y "Marbeley" respectivamente. ¿Qué nos encontramos en esta serie?


La serie trata de la búsqueda por parte de su familia de un épico explorador y presentador de un programa de televesión al más puro estilo Frank de la jungla pero en plan serio que se ha perdido en medio del Amazonas. Cuando parece que la mujer y el hijo, ya universitario, han perdido toda esperanza, manda una señal la baliza de emergencia del susodicho explorador, el Dr. Emmet Cole.

Creada por Oren Peli y Michael R. Perry, y con Steven Spielberg (anda que no se han aprovechado en la promoción de sacar a relucir su nombre) como productor ejecutivo junto con DreamWork Televisión, la serie muestra las aventuras peligrosas y sobrenaturales de un grupo de rescate formado por la familia del explorador desaparecido, algunos antiguos miembros de su equipo así como personal de la cadena donde se emite el programa, que son los que ponen el dinero para financiar el viaje de rescate.


¿Qué cabe destacar de la serie? Por un lado, quiero describir la serie como una especie de Perdidos con toques de Fringe y una ramita de perejil. Lo que me esperaba como una apasionante serie de exploradores y criaturas desconocidas pero que bien pudieran existir ha resultado en una Bukkake de elementos sobrenaturales, fantasmas y espíritus vengativos. Para mi gusto han pecado en exceso de estos elementos sobrenaturales, que además deriva en una aparición habitual de la mayoría de tópicos vistos hasta la saciedad en diversas películas de terror.

En lo que respecta a lo que me llama la atención para bien destacaré el uso de la cámara, que en casi todo momento parece que la cámara la lleva algún miembro de la expedición, o incluso que lo vemos a través de sus ojos, a excepción de algunas cámaras fijas. Ello hace que el espectador, especialmente si se encuentra en un cuarto escasamente iluminado, parezca que se encuentra en el mismo escenario que el grupo de protagonistas. A mí me encanta la inmersión en este tipo de producciones, así que en este tema me quito el sombrero.

Un detalle curioso pero poco relevante es que como se supone que están rodando episodios para un programa, cuando algún personaje suelta algún "taco" se le censura con el clásico pitido, y no solo eso sino que también se le censura la boca con los clásicos cuadraditos que distorsionan la imagen.

En cuanto a aspectos negativos, los protagonistas me parecen muy estereotipados, casi tanto o más que las situaciones que se producen en la serie: Un hijo que admira y al mismo tiempo guarda rencor a su familia, una madre que guarda esperanzas de encontrar a su marido y al mismo tiempo recuperar la buena relación con su hijo, un marino cortado al patrón tradicional, la chica rubia mona amiga de la infancia del protagonista, la hija del marino que conoce varios de los secretos de la jungla y mira con retintín a la gente de pueblo, un especialista en armas tipo duro salido del mismo molde empleado para tantos otros personajes similares, el negro gracioso y al mismo tiempo irreverente, y tantos otros. Si algo de todo esto ha resultado sorprendente ha sido <PEQUEÑO SPOLER> es que el negro no es el primero en morir </PEQUEÑO SPOLER>.

Por si fuera poco, además de ser una serie con muchas contras a pesar de tener algunos pros, buscando información por internet, parece ser según la wikipedia que la serie fue cancelada, con lo cual imagino que la historia quedará inconclusa.

En conclusión, salvo que seas un amante del género o bien no tengas nada mejor que hacer un jueves noche, recomiendo no invertir el tiempo en esta serie. Afirmado por alguien que sin embargo de momento le va a dar una nueva oportunidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Procura que tu comentario esté relacionado con esta entrada y no olvides revisar la ortografía. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, escribe con respeto y educación. Los comentarios que incumplan estas normas básicas serán eliminados. Gracias por comentar.