Anarchy: La noche de las bestias (2014)

7 de agosto de 2014


¿Cómo te comportarías si por una noche tuvieras la libertad y la legitimidad de cometer cualquier crimen? Imagina que durante unas horas las leyes del Estado te amparasen para cometer cualquier atrocidad sin tener que responder ante la justicia. De asesinar sin tener que rendir cuentas ante nadie. ¿Qué harías esa noche? ¿Te quedarías en casa o, por el contrario, saldrías a ejercer tu "derecho"? ¿Serías capaz de matar?

Bajo esta singular premisa se presenta Anarchy (The Purge: Anarchy, 2014), la segunda parte de La noche de las bestias (The Purge, 2013), que aunque no sigue una linealidad con respecto a la primera entrega -puede verse sin problema sin haber visto la anterior- nos vuelve a situar en la misma controvertida historia que ya dio mucho que hablar en su precuela.

La acción nos transporta hasta una sociedad distópica donde Estados Unidos se ha transformado en una nación idílica. Allí el crimen, la pobreza y la violencia han sido erradicados gracias a la implantación por parte del Gobierno de una noche anual de "purga" en la que los ciudadanos pueden liberar toda su ira acumulada y cometer todo tipo de crímenes con total impunidad.

La película arranca muy bien y en sus primeros minutos se toma su tiempo en poner al espectador en situación, por lo que como decía antes, aun sin haber visto la primera parte, uno se mete pronto en la historia. Durante esa primera parte también se exhiben las historias de los distintos personajes que protagonizan la cinta. Son sólo unas pinceladas, pero sirven perfectamente para empezar a hacernos una idea de quiénes son y cómo han llegado al momento en el que nos los presentan.

Un inicio prometedor que logra captar la curiosidad del espectador, más aún con la aparición de los jóvenes enmascarados y tatuados con calaveras, que verdaderamente acojonan. Aunque la fuerza de la película está en el dilema moral que plantea. Un planteamiento indudablemente macabro, que da mucho que pensar y que encierra una contundente crítica a nuestro sistema, pero... ¿merece la pena?


En lo que a mi respecta, basta decir que fui con varios amigos al estreno y cuando salimos del cine, y con independencia de que nos hubiese gustado más o menos, todos tuvimos una cosa clara: la película entretiene. Es una película donde no te vas a aburrir (que ya es decir teniendo en cuenta la cartelera que nos estamos comiendo este año).

Entiendo que los que hayan visto la película pensando que se trataba de una película de terror se hayan sentido decepcionados. Es más bien una película de suspense con mucha acción y algunos momentos de tensión. Una película recomendable de todas formas. Aunque personalmente me gustó más la primera parte. No sé si porque se incide más en aspectos morales (sobre todo al final) o porque allí se nos presentó el concepto original del que irremediablemente bebe esta segunda parte.

Y a vosotros ¿qué os ha parecido?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Procura que tu comentario esté relacionado con esta entrada y no olvides revisar la ortografía. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, escribe con respeto y educación. Los comentarios que incumplan estas normas básicas serán eliminados. Gracias por comentar.