Entrevista a César Ríos, director y guionista

22 de junio de 2014


Hoy tenemos la suerte de contar con César Ríos, director y guionista de cortometrajes. Tomamos un café mientras saco el móvil para grabar la conversación. Se muestra cercano, agradable. Lleva seis cortos y varios premios. Habrá que seguirle la pista de cerca.

Juanjo: ¿Cómo empiezas en el mundo de los cortometrajes?
César: Empecé con catorce años, con una cámara enorme de mi padre, mangándosela (sonríe). Luego, ya en un plan más profesional, tomándomelo más en serio, ya sabes, cortando calles sin permiso y todo eso, a partir de 2005.
J: Qué te lleva a hacer el primer corto “serio”.
C: La enfermedad esta del cine que me corre por las venas. Desde pequeño siempre he necesitado expresar mis historias, dibujando, escribiendo...
J: Muchos de los cortos que haces tienen un aire reivindicativo, un tono social. ¿Lo demanda el público o te apetece a ti?
C: Lo siento así. Me viene la historia y la siento así... Son temas que te tocan más o menos de cerca. Son historias que te conmueven cuando las ves. El último corto es ya una gamberrada, ya no es tan social. Eso sí, todos tienen un carácter positivo.
J: ¿Qué buscas cuando haces un corto?
C: Conectar con la gente. Contar una historia que a mí me enamora... Cuento lo que quiero, lo que me apetece. Se trata de conectar con la gente.
J: ¿Cómo te financias un corto?
C: En el primero, El juego de Carlota, puse yo toda la pasta. Empeñé todo lo que pude, pero pude recuperar casi todo lo que puse. Tuve suerte. Fue lo más difícil, dar ese salto.
J: ¿Y ahora?
C: Ahora, por suerte, vas teniendo premios y claro, hay equipos que trabajan contigo de forma desinteresada, pero “a pachas”. Si hay un premio, se reparte.
J: Te codeas con actores muy grandes. En El ascensor de Romeo, el protagonista es José Sacristán. Yo creo que todos nos hemos quedado impresionados...
C: Yo también, ¿eh? Cuando me dijo que sí...
J: Igual no se puede decir, pero me parece que lo hizo gratis.
C: Sí. En los cortos, los actores suelen trabajar gratis. Es una especie de norma solidaria al trabajar con un director que empieza. Hay un aire de solidaridad.
J: ¿Cómo es trabajar con alguien como Sacristán?
C: Una pasada. Tiene su carácter, pero es una pasada.
J: ¿Le tienes que decir algo o él te dice algo a ti? Porque tú eres el director, pero estás delante de una de las figuras más grandes del cine español. ¿Qué ocurre ahí?
C: La noche de antes de ese rodaje ni dormí pensando en lo que se me venía encima. Una vez allí, cuando ves que hay un equipo que depende de ti, tienes que despertar. Ya no hay estatus ni niveles. Son actores al servicio del corto.
J: No te cortas al decirle “esto hazlo así”.
C: De hecho discutimos. Pero en el caso de Pepe, yo creo que plantarte le hace respetarte. Hay un momento que dices "hasta aquí la concesión, es mi guión", y entonces surge el tira y afloja. Al final  siempre es en beneficio de todos... Pero es verdad que hay momentos, mientras que se está preparando todo, en los que ves a Sacristán en la pantallita y piensas “esto es una pasada”.
J: ¿Cuánta gente mueve un corto?
C: En los míos, unas 13 o 14 personas.
J: ¿Qué le decimos a alguien que quiere empezar a hacer cine ahora, hoy en día?
C: Que tenga paciencia, que luche... A rodar se aprende rodando. Que ruede con lo que sea. Ahora estamos en unos tiempos en los que se puede rodar casi con cualquier cosa: con un móvil, con una cámara de fotos... Lo que sea.
J: ¿Y la mejor forma de promocionar un corto?
C: Hombre, lo ideal es moverlo siempre en festivales y tratar de conseguir algún premio. Es fundamental.
J: Antes me hablabas de que no querías pedir subvenciones. Ese es un tema escabroso en el cine español.
C: Se respeta tan poco el mundo del cine, con todos los colores políticos, me da igual, que no quiero coger dinero de esa especie de propina que nos dan. No debería ser una propina, creo que debería de gestionarse de otra forma. Por ejemplo, para financiar un largo, deberían dárselo a un director que no haya hecho un largo y que tuviera una trayectoria en el mundo de los cortos, ¿no? Por poner un ejemplo, vamos. Es apostar por una persona que se lo ha ganado. Y en el caso del cortometraje igual. Hay que ayudar a la gente que está empezando, no a los que ya son reconocidos y tienen otros medios de financiación.

Desde aquí, quiero agradecer a César su tiempo y su amabilidad. ¡Un pacer!

Filmografía:

Clases de conquista (marzo de 2014)
Lienzos en blanco (septiembre de 2013)
El ascensor de Romeo (febrero de 2013)
La teta que os falta (mayo de 2012)
        1º premio en el Festival Internacional KO&DIGITAL.
        Cortometraje más visto en el Festival Iberoamericano de ABC (FIBABC).
Cardiopatía (abril de 2012)
El juego de Carlota (2010)
        2º premio en el Maratón Nacional de Vídeo Digital 2010.
        Gaztevídeo 2010.
        Síles 2010.
        Semifinalista Mancomunidad de Municipios Comarca de la Axarquía 2010.
        Finalista en el Certamen Iberoamericano de Huelva.

Os dejo con uno de los cortos. Merece la pena.

La teta que os falta:

1 comentario:

  1. Muy bueno, y muy recomendado, muchas gracias por compartir la entrevista y el corto. Un abrazo.

    ResponderEliminar

Procura que tu comentario esté relacionado con esta entrada y no olvides revisar la ortografía. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, escribe con respeto y educación. Los comentarios que incumplan estas normas básicas serán eliminados. Gracias por comentar.