Shameless (US Version)

22 de mayo de 2014


Es de buena persona saber perdonar. Así lo dice Dios, mi personaje de ficción favorito. Pero la verdad es que hay cosas que por muy Mahatma Gandhi que te consideres no se pueden dejar pasar. No podemos perdonar al tío que inventó el reguetón, tampoco al que programó el autocorrector del Blogger y me ponga que reguetón esta mal escrito y bien escrito es "reggaeton". ¡ERROR! bien escrito es Heces de Gorrino. Otra cosa imperdonable en esta vida que nunca me cansaré de condenar ni de perseguir a las personas que lo hacen y provocarles una muerte lenta y dolorosa es SPOILEAR a diestro y siniestro con nocturnidad y alevosía. Todos los que hayáis visto el final de Como Conocí A Vuestra Madre, avisados estáis...Pero lo que no se puede perdonar de verdad, y aquí hago auto critica, es que no hayamos comentado nada de una pedazo de serie como es Shameless.

Cuando hablamos de Shameless hay que concretar, ya que existe la versión original británica y la versión americana. Sí, estoy de acuerdo, la industria de Hollywood tiene el mismo ansia copión que un mercaillo gitano (donde puedes encontrar chándales "Acliclas", relojes "Molex", calzoncillos "Dulce&Gamarra"), pero en ocasiones sus remakes se hacen merecedores de elogios. Comencé viendo la versión original, que se desarrollaba en Manchester, pero no aguanté ni un capítulo. Sin embargo, cuando le di su oportunidad a los yanquis, no pude dejar de verla hasta que me puse al día. Cuarenta y cinco minutos por capítulo se convirtieron en cinco minutos de mi percepción temporal, y una terrible adicción equiparable a la de un cocainómano o a la del monstruo de las galletas se apoderó de mí.

Esta versión se desarrolla en los suburbios de Chicago, ciudad al norte de los Estados Unidos, a la orilla de uno de los Grandes Lagos. En ella se relatan las peripecias de una familia americana de clase media-baja, la familia Gallagher. Como casi el 80% de la población de este país, los Gallagher tienen serios apuros económicos, y llegar a final de mes se convierte en una odisea. Además, cuando combinas estos problemas de pasta con otras movidas tope tochas como drogas, alcohol y cualquier cosa que os podáis imaginar, el sueño americano se convierte en una auténtica pesadilla. Eso sí, una pesadilla divertidísima. Este "clan" al cual nos vamos a unir proviene de inmigrantes irlandeses, y está compuesto por un diverso grupo, el cual voy a presentaros brevemente a continuación: Frank: El cabeza de familia, aunque sólo por el hecho de que puso el esperma para engendrar a esta tribu. Desde que su mujer, Monica, lo abandonó a él y a todos sus hijos solo pone el pie en casa para pillar el cheque de la ayuda del estado o para dormir la mona, si es que llega al umbral de la puerta. Es normal encontrárselo tirado por las calles completamente pedo, con todo tipo de sustancias ilegales recorriendo sus venas. Un viva la vida, un eterno adolescente, un yonki de mala muerte. Vendería a su hijo por un gramo más.
Fiona: La hermana mayor, y el verdadero pilar del hogar. Hace el trabajo de dos padres en la casa, despertando a los niños, preparando el desayuno, limpiando, fregando, trabajando para tener algo con lo que untar el pan... pero aún con todas esas obligaciones aún tiene tiempo para tener vida social. Dejó de ser adolescente antes de tiempo, así que muchas veces explota el locura y desfase. Otra cosa que considero interesante mencionar, es que está como un queso.
Lip: Philip Gallagher, conocido en el barrio entero por ser un sinvergüenza y un caradura. Sin embargo, cuando se trata de la familia es el hermano más noble que te puedes encontrar. Colabora en las labores del hogar mientras se dedica a terminar el instituto. También ayuda económicamente trabajando en lo que pilla, robando, timando, o presentándose a selectividad haciéndose pasar por otra persona, porque el tío es un puto genio. Se ha leído los libros del curso que viene y del siguiente, y se los sabe de memoria. Es el crack.
Ian: Un tipo duro: inscrito en la escuela militar, trabaja en una tienda para ayudar a la familia y saca sus estudios adelante. Sin embargo, siempre está disponible para meterse en cualquier lío con sus hermanos. Además, esconde un secreto, que aunque se desvela en los primeros 15 minutos del primer capitulo no os voy a decir nada porque odio reventar sorpresas y debo ser fiel a mi mismo ¿debo? ¿debi? ¡Ah, Debbie! (Madre mía como hilo los temas, como me molo...)
Debbie: La voz de la conciencia. Esta niña no conoce la maldad, es la inocencia personificada, y muchas veces la única razón por la que sus hermanos mayores no tiran la toalla, la que les da fuerzas para seguir adelante. Es posible que algunas veces termine siendo un poco cargante y repipi, pero siempre tiene algo bueno que aportar. Y por muy buena e ingenua que sea, es una Gallagher, así que no os sorprendáis si le sale el venazo iracundo irlandés.
Carl: Algunos vecinos lo comparan con el demonio, los niños de su clase no se atreven a mirarlo a los ojos, incluso se comenta entre las viejecitas del lugar que han visto la sonrisa de Satán en su rostro...en efecto, un autentico cabroncete. Decir que el muchacho hace trastadas es quedarse corto, yo las llamaría directamente atentados terroristas. Si lo viera venir de frente por la calle, yo me cambiaba de acera, de ciudad y de planeta. En la puerta de la casa deberían poner un cartel que dijera "Cuidado con el Carl".
Liam: El último de la saga. Aún demasiado pequeño para meterse en líos e incluso para hablar, es junto a Debbie el que le pone el toque dulce e inocente al grupo. Lo que es curioso es que según Frank, guarda un increíble parecido con un antiguo compañero de su mujer en Alcohólicos Anónimos, y no se parece al resto de sus hermanos, entre otras cosas, porque es afroamericano...Monica Gallagher no perdía el tiempo, ¿eh?
Jimmy: El novio de Fiona. Se gana la vida en un taller de coches, o quizá sea una tapadera de algo mucho más gordo ya que el tío está forrado. Está acostumbrado a la vida acomodada y eso lo convierte en un autentico capullo al que desvalijarían sin piedad en esta parte de la ciudad. Pero hay que reconocer que está realmente enamorado de Fiona (y no me extraña...)
Estos personajes centrales, acompañados de otros más como sus vecinos Kev y Vero, Sheila y Karen, los hermanos Milkovich, y muchos más, forman la amalgama de los bajos fondos. Una crónica cruda, sin tapujos ni pelos en la lengua, de lo que es la supervivencia en el siglo XXI: siempre al borde del precipicio, sin márgenes de maniobra, una imagen real de lo que siempre ha sido el sueño americano. La forma directa y "políticamente incorrecta" con la que se exponen los dramas que se viven se siente como una bofetada en la cara. Temas que quizá nunca hayas visto en una serie, pero que son tan reales como la vida misma, y que si no fueran tratados con el sentido del humor ácido del cual se sobran aquí convertirían a Shameless en una serie depresiva. Os sorprenderéis a vosotros mismos sobrellevando temas duros como si los estuvierais sufriendo en vuestras propias carnes, pero con fuerza y buen ánimo, porque así es la vida y nunca se sabe que nos va a tocar vivir mañana, y hay que tirar p'alante como los de Alicante.
Prepárate para llevarte las manos a la cabeza, para reír y para llorar por igual, para amar y para odiar a todos y cada uno de los personajes que vas a conocer...Prepárate para flipar, como con la buena hierba.

SrRorschach para Crónicas de Valhalla desde Granada.

5 comentarios:

  1. La británica es mejor pedazo de cock-vacuum-cleaner. Si no fuiste capaz de apreciarla es por tu debilucha mente, amoldada al asquerosamente azucarado estilo americano.

    Saludos gayer

    Zaratuste

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exijo que se banee a este individuo vergodependiente y adicto a la chele.

      Eliminar
  2. Error, Zaratuste. La Shameless americana no es más ni menos azucarada que la británica, y a mi también me gusta más encontrar una serie no americana que le deje por los suelos a los yankis omnipresentes. Utopía me gustó muchísimo, y el hecho de que fuera británica le dio un plus de mi simpatía, pero afirmar por norma que lo que sea americano es mejor o es peor que lo demás es de ser obtuso de mente.

    ResponderEliminar
  3. Yo soy un lip en potencia alguien me quiere poner en contacto con un inversor ya que tengo un negocio de exportación de ropa genial solo necesito 50000 euros interesa2 que envíen un correo a singapur568@hotmail.con frankie forever

    ResponderEliminar
  4. Mi nueva adicción. He visto la primera temporada en tres días, y ahora voy a por más. La verdad es que la serie está genial, de lo mejorcito que he visto últimamente, y sí, el hecho de ver a Fiona ligerita de ropa es un plus :P

    Totalmente recomendable para todo el mundo 9/10

    ResponderEliminar

Procura que tu comentario esté relacionado con esta entrada y no olvides revisar la ortografía. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, escribe con respeto y educación. Los comentarios que incumplan estas normas básicas serán eliminados. Gracias por comentar.