Godzilla (2014)

18 de mayo de 2014


2014 es un año que definitivamente no pasará a la historia por su distinguida cartelera (al menos en cuanto a blockbusters se refiere). Títulos que a priori prometían mucho y que marcábamos como imprescindibles en nuestro calendario de estrenos, han pasado com más pena que gloria por las salas de cine.

A tenor de los precedentes, esperar con ilusión el estreno de una película como Godzilla tenía el altísimo riesgo de generar más expectativas de las debidas. Quizá por eso ayer, mientras compraba las entradas para la sesión de las 20:50, pensaba ya en cómo dar forma a la entradilla para la crítica de hoy. Me preparaba para otra decepción. ¿Me equivoqué?

Vaya por delante que soy de la extravagante porción de población cinéfila que disfrutó el, destrozado por la crítica, remake de 1998 (se llevó incluso el Razzie al peor remake). Pero por aquel entonces yo era un chaval de 14 años que fue al cine a ver una película de monstruos (bendita inocencia). Una película que es puro entretenimiento con algunas escenas espectaculares (la llegada de Godzilla a Nueva York es acojonante). Gente corriendo y ciudades aplastadas por un monstruo gigante con bastante mala baba. Argumentos suficientes para pasar un buen rato delante de la pantalla. Hace 16 años fui al cine precisamente a eso. Y anoche, en la citada sesión de las 20:50, también sabía a lo que iba.

No es que sea yo un tipo ávido del japón cáustico y gigante. De hecho ya os conté mis sensaciones tras ver Pacific Rim el verano pasado. No he visto los clásicos nipones del famoso Kaiju, por lo que desconocía al "Godzilla" que se nos presenta en la película. Y he de decir que me ha gustado mucho la ambigüedad que destila en ciertos momentos (sobre todo al final) presentando a Godzilla como "el gran bicho de la naturaleza" frente a las fuerzas que se empeñan en destruirla. Algo así como el antihéroe que arrasa ciudades y provoca tsunamis para restaurar el orden perturbado por otros monstruos; para restaurar el equilibrio.

Cierto es que salí del cine con un sabor agridulce. Con la sensación de que este Godzilla podía haber dado mucho más de sí. La primera media hora es frenética (SPOILERS van). Bryan Cranston (nuestro querido Walter White) le da un toque especial a la cinta que desaparece tras su muerte. Una muerte que además encuentro absurdamente innecesaria en el guión. Cranston es el Jean Reno de la nueva adaptación. De lejos el personaje más carismático del elenco. Y es precisamente a partir del momento en que Aaron Taylor-Johnson toma el relevo de su padre en el papel protagonista, cuando comienzan los altibajos en la película.


No obstante el resultado final es más que aceptable. Concretamente la factura técnica es impecable, con unos muy buenos efectos visuales (no la vi en 3D pero es una de esas películas que seguramente lo merezcan) y un sonido alucinante. La escena del salto en paracaídas, aunque trillado en los trailers y en las imágenes promocionales, es francamente espectacular. Como las escenas de Godzilla surcando el océano o la llegada de los monstruos a las ciudades.

¿Mi veredicto? Una más que recomendable película. Muy disfrutable y entretenida siempre y cuando tengáis claro a lo que vais al cine. Sencillamente cumple con lo prometido (que no es poco en los tiempos que corren).

¡Viva el cine!

3 comentarios:

  1. Lo irónico/ridículo es que el único animal que realmente necesita que le paren los pies es el hombre, y Godzilla pasa de nosotros y prefiere (quizás) exterminar a una raza que no tiene por qué ser mala.

    Eso sí, aunque las balas que no les hacen nada en absoulto ellos no dejan de intentarlo hasta al final. Vamos, que en esta peli los humanos no pinchan ni cortan nada, todo pasa a expensas de sus esfuerzos.

    ResponderEliminar
  2. Es la primera critica decente que leo de Godzilla! Soy seguidora del genero Kaiju y la pelicula es muy fiel a lo que pretende o debe ser una pelicula sobre el rey de todos los Kaijus. Fan incondicional. Me gusta terriblemente el trabajo que haceis en este blog

    ResponderEliminar
  3. E S P E C T A C U L A R Así de simple es mi crítica a esta excelente superproducción. Les juro que en toda mi vida no he llegado a sentir tanto miedo, emoción, adrenalina… llegue a temblar de pies a cabezas y me sentí como si fuese que estuvo en medio de toda la catástrofe sumergido en las escenas. Excelente película, enserio tienen que verla.

    ResponderEliminar

Procura que tu comentario esté relacionado con esta entrada y no olvides revisar la ortografía. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, escribe con respeto y educación. Los comentarios que incumplan estas normas básicas serán eliminados. Gracias por comentar.