Ciclo Frank Capra (I): Vive como quieras (1938)

22 de abril de 2014


Al terminar de ver esta película he pensado "menudo peliculón, se merece un post para Crónicas de Valhalla". Al caer en la cuenta de que el director es Frank Capra me he dicho "si es que este tío ha hecho un montón de clásicos, debería hacer un post recopilatorio de todos ellos", pero luego he pensado que no sería justo ya que no abordaría todo lo bueno de cada película, así que finalmente he decidido hacer un Ciclo Frank Capra donde os daré a conocer sus mejores películas, o al menos las que yo opino que todo amante del cine debería ver si no lo habéis hecho ya. 

Sin duda alguna, la obra más conocida de este genial director es Qué bello es vivir, rodada en 1946, pero para aquel entonces, Frank ya era una eminencia en Hollywood, no en vano fue ganador de tres Oscars a mejor director: en 1934 con Suceció una noche, 1936 con El secreto de vivir, y 1938 con Vive como quieras a la cual va dedicado el post de hoy. Solo a la altura de otros dos grandes de la historia del celuloide: John Ford (Las uvas de la ira, Centauros del desierto), ganador de 4 estatuillas e igualado por William Wyler (Ben-hur, Vacaciones en Roma) con otras tres. 

Al ver una película de Frank Capra, no solo estarás con seguridad frente a una gran historia, sino que probablemente estará interpretada por alguno de los mayores actores de la época, no en vano algunos actores que estuvieron bajo su batuta fueron (recordados por películas como): James Stewart (La ventana indiscreta), Clark Gable (Lo que el viento se llevó), Gary Cooper (Solo ante el peligro), Cary Grant (Con la muerte en los talones), Peter Lorre (M), Spencer Tracy (Capitanes intrépidos), Katherine Hepburn (En el estanque dorado), Glenn Ford (Gilda) o Betty Davis (Eva al desnudo).


A lo que vamos, ¿por qué deberías ver esta película? Por contradictorio que parezca, a pesar de sus 76 años, se trata de una película bastante actual. En ella, un importante grupo bancario encabezado por Anthony Kirby quiere hacerse con las escrituras de un barrio de 12 bloques de viviendas para llevar a cabo un gran proyecto de expansión monopolista. La mayoría de los vecinos han aceptado el trato y vendido su casa, sin embargo uno de ellos se resiste, y por mucho dinero que le den no aceptará abandonar el que ha sido su hogar durante tanto tiempo. Se trata de Martin Vanderhof, comúnmente llamado "el abuelo", cabeza de una numerosa y muy singular familiaSu filosofía de la vida es el "vive como quieras", lo que hace que la familia sea algo estrambótica y anárquica. Sin embargo, viven felices porque cada uno es libre y se sabe querido siendo tal como es. 

Tony, hijo y heredero de A. Kirby, se enamora de su secretaria Alice, nieta de M. Vanderhof, de esta manera asistiremos a la lucha que mantiene el amor por derribar los muros que separan a estas dos familias de tan distinto rango social, a la vez que se transmiten importantes valores como que el dinero no puede comprar el cariño y el afecto de los que te rodean, o que "no es más rico el que más tiene, sino el que menos necesita". Es una película perfecta para ver en un día en el que por lo que sea no estés de humor, o simplemente cuando necesites que una sonrisa brille en tu cara, porque Vive como quieras empatiza de una manera sorprendente con el espectador, consigue que una chispa de alegría y esperanza resplandezca en tus ojos, porque sin duda alguna esta película es un canto a la vida. 

Me despido con una oración que encontré en una crítica de Filmaffinity y que describe a la perfección lo que sentí al ver esta película:
"Vive como quieras" es una joya de película, es un dulce para el espíritu, una caricia en el corazón, un rayo de luz para la razón.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Procura que tu comentario esté relacionado con esta entrada y no olvides revisar la ortografía. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, escribe con respeto y educación. Los comentarios que incumplan estas normas básicas serán eliminados. Gracias por comentar.