Nebraska

9 de marzo de 2014


No se llevó ninguna de las estatuillas destinadas a las películas (supuestamente) más grandes del año; pero fue, siempre desde mi discreto punto de vista, una de las mejores de 2013. Nebraska es una cinta elaborada sin la pretensión de la apariencia, si los inagotables recursos económicos de las superproducciones y en la que, a pesar de todo, el espectador sale del cine con la certeza (porque la duda ya no cabe entre tanta sutil belleza audiovisual) de haber visto una de las obras más hermosas del año pasado.


Es una pena que la trama no fuera tan políticamente correcta como 12 años de esclavitud, ni que los efectos especiales abrumaran al espectador, como ocurre con Gravity. Pero, a pesar de los no reconocimientos absolutos, estamos ante una de las mejores obras del año pasado. Por supuesto, no soy el único que lo piensa, pues sus seis nominaciones a los Oscar (incluida mejor película y mejor dirección), cinco nominaciones a los Globos de Oro, y el resto de nominaciones (BAFTA, Cannes...) la colocan, sin duda, en la cima del cine actual.

El blanco y negro está de moda, sí, pero hay que saber llevarlo: un recurso tan sutil como peligroso si se usa en exceso, sin la certeza de Nebaska , pero que esta cinta sabe emplear con la elegancia que merece una buena trama. Por cierto, de la trama no hablo demasiado, sobre todo porque ya estaréis cansados de leer sobre ella en otros lugares. Eso sí, me gustaría dejar dos brochazos de color, que resalten entre el blanco y negro de la obra: el sabor agridulce con el que la historia de Woody nos deleita, y el amargor de la codicia que muestran (y demuestran) la familia y amigos del anciano. Puede haber, por desgracia, situaciones en las que una familia pueda verse terriblemente bien retratada en la película. Abstenganse, por tanto, buitres carroñeros. O mejor, no se abstengan.

No lo duden. Si tienen que elegir, decídanse, al menos esta vez, por la no ganadora. Merece la pena.

2 comentarios:

  1. La peli sitúa a los miembros de una familia, quienes parecen no entenderse muy bien en su día a día, en un contexto en el que la definición de familia culmina con el "todos a una" cuando realmente hace falta. Tierna e inspiradora es la relación del anciano y "chocheante" padre con su hijo menor, quien le acompaña en un viaje cuya finalidad es completamente inverosímil, pero que termina siendo de lo más enriquecedor para ambos.
    La fotografia de la peli reluce aun más con el blanco y negro y la banda sonora que la acompaña.
    Y todo ello aderezado con momentos muy divertidos.
    Por si no ha quedado claro, a mi me encantó!

    ResponderEliminar

Procura que tu comentario esté relacionado con esta entrada y no olvides revisar la ortografía. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, escribe con respeto y educación. Los comentarios que incumplan estas normas básicas serán eliminados. Gracias por comentar.