Tras la pista de True Detective

19 de enero de 2014


Si bien es cierto que 2013 no fue un año demasiado prolífico en lo que a buenos estrenos de series se refiere (salvando, claro está, contadas excepciones), da la impresión de que 2014 promete mucho más. Es cierto que aún estamos en enero, y que es pronto para anticiparse. Pero también es verdad que para los que apoyan la ya conocida como "teoría del 4", era algo que cabía esperar.

Esta teoría (o, más bien, casualidad) demuestra que los años que acaban en 4 siempre introducen algún estreno de televisión que luego se convertirá en éxito. De 2004 son, por ejemplo Deadwood, Entourage, Lost o House. En 1994 se estrenaron series como Urgencias o Friends. Y si nos remontamos a 1984 nos encontraremos con clásicos como Punky Brewster, Miami Vice o Murder, She Wrote (traducida en España como Se ha escrito un crimen).


Pues bien, hoy toca presentar la que muchos ya consideran la próxima joya de HBO: True Detective. Quizás muchos no hayáis oído siquiera hablar de ella. O, lo que es más probable, quizás no os sonara de nada hasta hace una semana y, de repente, ahora leéis su nombre por todas partes. Y es que esta serie no ha hecho mucho ruido estos meses, ni ha presentado grandes campañas de publicidad. No le ha hecho falta. Tras su estreno el pasado domingo ha demostrado que la mejor manera de conseguir que hablen de uno es por méritos propios: por su calidad. En la noche de los Golden Globes, True Detective triunfó tanto en audiencias como en críticas. Y eso no es fácil de conseguir.

¿Qué puede llamarnos la atención de este estreno? En primer lugar, algo que ya hemos mencionado: pertenece a HBO. El nombre de este canal ya es sinónimo de garantía. Como dice su propio eslogan: It's HBO. No hace falta más, y sus excelentes series son el mejor aval que puede encontrar.

En segundo lugar, su estructura: planteada en realidad como mini-series unidas únicamente por el hecho de pertenecer al género detectivesco, cada año asistiremos a una historia diferente, lo que nos asegura que encontraremos tramas perfectamente planteadas (y cerradas) en lugar de giros de guion que se alarguen hasta desdibujarse como ya hemos visto suceder tantas otras veces.

En tercer lugar: su cast. Aunque iremos cambiando los nombres de los actores cada año, la plantilla de la primera temporada nos hace ver que también aquí disfrutaremos de lo mejor entre lo mejor. Y es que contar nada menos que con Matthew McConaughey y Woody Harrelson como pareja protagonista no es moco de pavo. Ambos actores están enormes, si bien es cierto que el personaje de McConaughey nos llama mucho más la atención por su oscuridad y por el halo de misterio que le rodea.



La primera temporada de True Detective se mueve a caballo entre 1995 y 2012. En esta última fecha se está investigando un crimen que ya se creía resuelto, y en el que participaron los agentes Rustin Cohle y Matin Hart (McConaughey y Harrelson, respectivamente), ya retirados. A través de sus relatos iremos viendo cómo se desarrolló la investigación en el 95, y, sobre todo, cómo se forjó la relación entre ambos personajes. Mediante sus palabras, y en forma de flashbacks que nos irán dejando migajas de información, podremos ir dibujando un puzzle complejo que, seguramente, sólo podremos completar al final del octavo y último episodio de la temporada.

Tenemos, pues, una historia no lineal y bastante sesgada que nos desvela poco a poco no sólo los detalles de la investigación, sino también una realidad acerca de sus protagonistas que ellos mismo no están dispuestos a desvelar. La narración, con un ritmo ejemplar, atrapa desde el primer minuto, y hace que no puedas apartar la mirada de la pantalla hasta el último momento.

No contaré más acerca del primer episodio porque confío en que, nada más terminar de leer este post, iréis corriendo a verlo. Esta misma noche se emite la siguiente entrega, y aún estáis a tiempo de poneros al día. ¡Corred, insensatos!

Últimamente se ha hablado mucho de cómo, cada vez más, las series de televisión están demostrando que tienen poco que envidiar al cine. Aunque hay quien no está de acuerdo con ello (porque dicen que el simple hecho de afirmar esto supone que partimos de la premisa de que las series están un escalón por detrás), creo que, para alguien que quisiera defender esta tesis, una serie como True Detective podría usarse como su mejor argumento. 

Lo sé: con un único episodio emitido es muy pronto para afirmar que estemos ante un éxito. Sin embargo, me gusta imaginar que los que en su momento vieron los episodios piloto de grandes series tuvieron que experimentar algo similar a lo que sentí yo disfrutando de este capítulo. Esperemos que los siguientes sólo sirvan para confirmarlo...

4 comentarios:

  1. Todos los elementos que podemos apreciar en esta serie son dignos de apreciar y vale mucho la pena, con todo y ser una simple serie de detectives logra cautivar al espectador.

    ResponderEliminar
  2. Muy de acuerdo, Sofía. Los personajes engancha tanto que, a menudo, nos olvidamos de que hay un caso que resolver...

    ResponderEliminar
  3. Joder joder joder joder JODER!!!! Que pedazo de serie!!!! que pedazo de final!!!! Si dejaran la serie con esta única primera temporada se convertiría en serie de culto inmediatamente. Rust Cohle ha entrado directamente en el top de mis personajes favoritos de la televisión, y en lo más alto, me ENCANTA el personaje. He leído muchos comentarios de que es una serie lenta, pero a mi no me lo ha parecido para nada, me ha encantado TODO. Mi valoración: 10/10 SUBLIME

    ResponderEliminar
  4. Muy buena serie! Ayer precisamente yo también le dediqué un post en mi blog. Os lo dejo por si tenéis curiosidad ;)

    http://seriesanatomy.blogspot.com.es/2014/03/louisiana-detectives-club.html

    Un saludo

    ResponderEliminar

Procura que tu comentario esté relacionado con esta entrada y no olvides revisar la ortografía. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, escribe con respeto y educación. Los comentarios que incumplan estas normas básicas serán eliminados. Gracias por comentar.