Aliento

12 de noviembre de 2013


Hablar de una película de Kim Ki-duk es hablar, sobre todo, de silencios. El director coreano maneja las ausencias de diálogo y sonido como un elemento más, tan importante como el texto. En Aliento no falta a su esencia y construye una historia que se sustenta sobre las palabras justas para entender la historia y, sobre todo, sobre los no textos de la película. La fotografía, como no podía ser de otra forma, también tiene un peso especial en la obra.

No hace mucho tiempo ya hablamos aquí de otra película de Kim Ki-duk: Primavera, verano, otoño, invierno... y primavera, obra que para mí alcanza la perfección visual, elevándose hasta casi convertirse en un verdadero poema audiovisual. Esta vez, no nos engañemos, no consigue llegar hasta ese extremo, pero el intento no desmerece en absoluto.

Yeon, mujer protagonista de la cinta, descubre la infidelidad de su marido al mismo tiempo que las noticias hablan del intento de suicidio de un preso condenado a muerte. Yeon decide comenzar una serie de visitas a la cárcel que inician una relación con el reo, con evidente fecha de finalización. El prisionero, Chen, incapaz de hablar debido a las heridas producidas por su intento de suicidio, ve la relación como un hálito de esperanza en el oscuro mundo en el que vive. La difícil convivencia de Chen con los compañeros de celda también se convierte en un elemento a tener en cuenta a lo largo de la trama.

Estamos ante una película completamente distinta, arriesgada (tal vez demasiado) como la califican algunos críticos. Una película para cinéfilos de pura cepa, no apta para cualquier momento del día, ni para cualquier día del año. Merece la pena, sin duda, tratar de entrar en la mente de Yeon y en la de Chen, dos personas en el límite de sus sentimientos: él ya no tiene nada que perder y ella parece estar perdiéndolo todo. El aliento que Yeon es capaz de infundir en Chen, es casi el mismo que el prisionero puede devolverle a ella. Probablemente, sólo ellos entiendan esa relación.

Merece la pena dedicar 84 minutos de vuestras vidas a ver esta obra, nominada a la Palma de Oro (mejor película, año 2007) en el Festival de Cannes. Eso sí, la distribución española es en versión original (coreano) subtitulada en castellano, aviso... Y, como el que avisa no es traidor, os voy a dar una recomendación: si aún no os habéis acercado al cine de Kim Ki-duk, tal vez sea mejor empezar por Primavera, verano, otoño, invierno... y primavera, para pasar después a Aliento.

Tráiler: Aliento, de Kim Ki-duk

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Procura que tu comentario esté relacionado con esta entrada y no olvides revisar la ortografía. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, escribe con respeto y educación. Los comentarios que incumplan estas normas básicas serán eliminados. Gracias por comentar.