Lo bueno, si breve...

18 de octubre de 2013

Hace pocos meses ya publicamos un pequeño recopilatorio de cortos, y como bien decía nuestro Odín particular Luis, "el cortometraje es el formato que mejor se adapta a internet". Como consumidor compulsivo de megabytes del cyberespacio puedo asegurar que gusta la brevedad. Es habitual eso de "échale un ojo a este vídeo que te estoy pasando", pero como dure más de diez minutos muchas veces nos puede la pereza. Si las referencias y recomendaciones que la preceden no son de mucho peso, la grabación cae en el completo olvido. No es hasta que nuestro amig@ en cuestión viene a nuestra casa con el kit de extorsión psicológica (ese aparatucho que te engancha los párpados y te fuerza a tener los ojos abiertos...que yuyu) cuando acabamos viéndolo y dándole la razón a nuestro colega, aunque sea para que deje de torturarnos.

Descubrí el fantástico mundo de los cortometrajes hace muchos años, mientras veía una película de Disney en VHS. No recuerdo cual era (apostaría que era Aladdin porque no me cansaba de verla...ni me canso aún) pero lo que ocurrió fue que aparecieron los créditos y no le di al Stop. Me fui a hacer otras cosas y de repente escuche algo en la tele, me acerqué y me encontré con un simpático abuelete jugando al ajedrez en un parque. Fueron cinco breves minutos que me sacaron una sonrisa.



Desde entonces muchos han sido los cortometrajes que he tenido la suerte (o la desgracia) de ver, al igual que muchos habrán sido los que han pasado cerca rozando pero en ese momento no creí dignos de mi tiempo. Aquí os dejo una pequeña selección de mi recuerdo.

1. One minute Fly. Alemania (2008). Creado por Michael Reichert.

No hay mejor ser vivo del cual hacer un corto que "la mosca de un minuto de vida". Nunca se nos habrá ocurrido pensar lo que es vivir un periodo de tiempo tan corto, no tenemos tatuada nuestra fecha de caducidad y a menudo no vivimos tan intensamente como pudiéramos. Aquí nuestra amiga nos da una lección de como aprovechar el momento, y de como hacerlo eterno.

 

2. Cargo. Australia (2013). Guión de Yolanda Ramke.

Los zombies también han llegado a los filmes de corta duración. Esta fiebre mediática por imaginar un mundo post-apocaliptico nos deja la historia de un padre y su bebé, al que intentará salvar de las garras de los no-muertos a toda costa. El ingenio y el amor combinados en una situación crítica. Finalista este año en el festival australiano Tropfest.

 

3. Kiwi! Estados Unidos (2006). Creado por Dony Permedi.

Recomendado hace años por uno de lo integrantes de este magnífico equipo (Mariano), esta es la tierna historia de un kiwi. Como sabéis estas pequeñas aves no vuelan, los años de evolución las han dejado con sus extremidades superiores poco desarrolladas. Pero cuando tienes un sueño, debes luchar por el aunque se requiera toda una vida para conseguirlo. Momento estelar: cuando el kiwi aplaude su obra, muy simpático...y el desenlace...wait for it.

 

4. Little Man. Dinamarca (2006). Dirigido por Esben Tønnensen.

A Mathias, un niño danés, le ponen de deberes una redacción. El tema: lo que él quiera. Él decide escribir sobre lo que más le fascina de este mundo: las chicas. Nos acaba demostrando que en los países del norte nos sacan años de ventaja, ya desde pequeños. A su edad yo ni siquiera había empezado a jugar con los Pokemon, y a él miradlo, hecho todo un Casanova.


5. Banana. Estados Unidos (2010). Guión de Pierre Coffin.

Tengo una debilidad con estos bichejos. Sencillamente me descojono. Desde que los escuche decir "Toma, para tú. ¡Pupete!", no he podido dejar de reírme cada vez que veo un Minion. Este simpático spin-off de la pelicula Gru, mi villano favorito hace las veces de tentempié para lo que nos viene después con el film. Genial.


 Y para acabar, y pecando un poco por mentiroso, quiero dejaros aquí también un corto no tan corto, pero os prometo que merece la pena. El Circo de La Mariposa (2009) está constituido por una serie de personajes, que comandados por el Señor Méndez, recorre el país estadounidense durante los años de la Gran Depresión trayendo entretenimiento y alegría a los desolados parajes que visita. En su camino un día encuentran a Will, un hombre con un don. Sí, habéis leído bien, un don. Film de veinte minutos que nos enseña que los limites de la superación personal solo existen cuando tú mismo de los pones. "Cuanto más dura sea la lucha, más gloriosa será la victoria". Dirigido por Joshua Weigel, y protagonizado por Nick Vujicic, orador motivacional que recorre todo el mundo.


Y es así, en poco tiempo, como los cortos nos transmiten una idea, como no hacen vibrar de emoción, o como nos arrancan una sonrisa. Y al ser breves, nunca empachan, sino que siempre nos dejan con buen sabor de boca y ganas de más.

Y tú, ¿que corto has visto que te haya gustado? Compartelo con nosotros.

SrRorschach para Crónicas de Valhalla, Granada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Procura que tu comentario esté relacionado con esta entrada y no olvides revisar la ortografía. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, escribe con respeto y educación. Los comentarios que incumplan estas normas básicas serán eliminados. Gracias por comentar.