Las flores de la guerra

3 de septiembre de 2013

Las maestras manos de Zhang Yimou evocan en Las flores de la guerra un episodio espeluznante de la Historia de China, la masacre de Nankín, capital del país en 1937 y escenario de una serie de atrocidades que aún generan resentimiento en la población.


El tejido de la trama se desarrolla en la que se erige como bastión de calma ante la desgracia que se apodera de las calles de la ciudad. Una iglesia católica que por avatares acaba sirviendo de refugio a extremos de lo mundano y lo puro, un cielo de contención y un averno de excesos en el mismo edificio: La residencia de tiernas estudiantes de convento con un sótano que acoge a las estrellas de un burdel.

Dentro de esta cresta de contrastes se irgue como vínculo Christian Bale, un patán en sus comienzos que se ve obligado a evolucionar y madurar para convertirse en el protector de este jardín de flores.


Un buen marco para un ejercicio de dramatismo que se torna a mi parecer en un desarrollo algo forzado. Que si bien mejora a medida que avanzan los minutos se pierde en demasiadas ocasiones en simplezas de difícil justificación.

Con otro telón de fondo la película me resultaría más conmovedora, pero rodeada de sucesos tan atroces como los que narra la Historia, el resultado se me estanca en un correcto.

Aún así, y si se dejan de lado esas escenas un poco forzadas, uno puede disfrutar del espectáculo que siempre ofrece este reconocido director. Imágenes que rozan la poesía visual y sorpresas que estimulan lo que de otra manera podría caer en la apatía. Algunos golpes acertados salvan de la indiferencia al filme y el final resulta bastante acertado aunque previsible. Un ambiente repugnante que en su crueldad llama al héroe incapaz de soportar tanta atrocidad. Algo que afortunadamente da un poco de paz al espectador.

Ya en un plano más invidual, merece mención a aparte Ni Ni, una de las féminas del placer que consigue desde el primer minuto cautivar a la pantalla. Un glamour que recuerda a las mejores divas del cine clásico y que no siempre la belleza consigue obtener.


Probablemente, habrá quién considere que la crítica es demasiado dura para una película de este calibre pero habiendo tantas obras contundentes con fondo histórico empapado de sufrimiento no puedo menos que sentir una pequeña decepción. De todos modos, y como en todo, las piezas de cine suscitan reacciones de lo más dispares y esta es una de las que por las razones expresadas se merece la oportunidad de ser vista. Que la disfrutéis.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Procura que tu comentario esté relacionado con esta entrada y no olvides revisar la ortografía. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, escribe con respeto y educación. Los comentarios que incumplan estas normas básicas serán eliminados. Gracias por comentar.