El Laberinto del Fauno (2006) Guillermo del Toro

13 de septiembre de 2013

España de 1944, cinco años después de la Guerra Civil, en los inicios del periodo franquista, en plena cacería de maquis, "cuentan que hace mucho, mucho tiempo, en el reino subterráneo donde no existe la mentira ni el dolor, vivía una princesa que soñaba con el mundo de los humanos". Del Toro entrelaza el mundo real y horror de la época con un mundo fantástico en torno a un laberinto abandonado y protegido por un fauno. Esta película está llena de detalles y ganó numerosos premios internacionales


La historia es una parábola influenciada por cuentos de hadas, llena de simbología, que aborda temas relacionados con El Espinazo del Diablo (2001), del mismo director. El Laberinto del Fauno es drama y fantasía, es horror y magia, es impotencia y miedo, es dolor y coraje, es muerte y vida, es un amasijo de personajes que completan un drama fantástico con una formidable creatividad audiovisual. Sin estos personajes y la dedicada actuación de los intérpretes, ¿se habría alcanzado tal nivel de realismo y fantasía simultáneos?:

Ofelia (Ivana Baquero), una niña devoradora de libros sometida a una serie de pruebas encomendadas por el fauno para que la princesa pueda volver a su reino mágico.
El Capitán Vidal (Sergi Lopez), el padrastro falangista y sádico cazador de los maquis que luchan contra el régimen franquista. Su misión es exterminar. 
Carmen (Ariadna Gil), la madre embarazada cada vez más enferma, colmada de impotencia por una situación desesperada.
Mercedes (Maribel Verdú), la sirvienta de confianza del Capitán que ayuda a la resistencia desde el seno del enemigo.
Un fauno de dudosa credibilidad (Doug Jones), el guardián del laberinto que interactúa con Ofelia.
Hadas, criaturas misteriosas y seres mágicos.

A través de los ojos de Ofelia, con toques celtas y "timburtonianos" estilo Alicia en el País de la Maravillas, la película contagia el deseo de recordar los sentimientos de la infancia, de encarnar la inocencia de la niñez para conseguir una huida ilusoria del contexto de violencia que ofrece la realidad. De una forma muy sutil, transmite la necesidad de escapar de esa realidad violenta entre maquis y militares franquistas que caracterizó a la Postguerra. De las aproximadamente 500.000 personas que murieron en la Guerra Civil Española, cerca de 250.000 fueron ejecutados a sangre fría y, como advertencia para sensibles, este desprecio por la vida humana se muestra clara, cruda y explícitamente a lo largo de la trama. De hecho, el primer acto de violencia es el más violento, atroz. 

A pesar de las recientes decepciones estivales sobre el último trabajo de este director, en esta película, Guillermo del Toro demuestra su excelencia como narrador de historias fantásticas, muchas veces contada sin palabras, sin diálogos, utilizando sonidos, giros deliberados de cámara, mágicas escenas, simbología oculta, pequeños detalles como la música y decorados celtas o la dualidad de algunas criaturas como las hadas ¿buenas o malas?


2 comentarios:

  1. Me ha encantado el artículo Jess, imposible haberlo hecho mejor, y un artículo así no es tan bueno si no se habla de una película que esté a la altura, me enamoró El laberinto del Fauno, a partir de aquí recuperé levemente mi fe perdida en el cine español (ya sé que Guillermo del Toro es mexicano, pero la película es medio española)

    ResponderEliminar
  2. guau, muchas gracias Mariano!!!! :) la verdad es que es una de esas que merece la pena ver.
    No sacrifiques el cine español! Hay muchas, muy grandes, aunque desde Valhala no dedicamos mucho :(
    Mucha fuerza con tu proyecto!

    ResponderEliminar

Procura que tu comentario esté relacionado con esta entrada y no olvides revisar la ortografía. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, escribe con respeto y educación. Los comentarios que incumplan estas normas básicas serán eliminados. Gracias por comentar.