El jefe de todo esto

21 de julio de 2013

Hablar de Lars Von Trier es, sin duda, hablar de uno de los directores de cine más significativos de la actualidad. En Crónicas de Valhalla ya hemos comentado algunas de sus películas más influyentes: Dogville y Melancolía. Hoy también vengo dispuesto a hablar de una película del director danés, concretamente de una comedia: El jefe de todo esto.

Con esta película, Von Trier se atreve a dar el salto al género cómico, eso sí, sin perder su estilo sobrio, sin exceso de ornatos, con una música minimalista y ningún efecto visual más allá del que pueda conseguirse con la propia cámara en el momento de la grabación. Y con una carga de ironía que el espectador notará a lo largo de toda la cinta.

El director hace girar la trama de la película alrededor de una empresa de informática, en la que los empleados nunca han llegado a conocer al jefe “de todo esto” en persona. Un actor contratado se hará pasar por el director general de la compañía para la firma de un importante acuerdo de venta a un inversor islandés. La aparición del fingido director entre los empleados causará un revuelo que trascenderá los planes iniciales. Enredos, algo de sexo, empleados descontentos, un actor obsesionado con un método de interpretación, que no parece haber dado muy buenos resultados, y un jefe real con más cara que espalda, conforman una película agradable, de sonrisa fácil y pocas complejidades. Una buena idea y una buena ejecución. ¿Qué más se puede pedir en una comedia?

En El jefe de todo esto, como en todas las obras de Von Trier, el diálogo y la actuación de los protagonistas son la base de la historia. Una película refrescante, fresquita, ideal para sobrellevar los calores del verano. Una de esas que ves en “una tarde tonta”, con la calidad siempre asegurada de un creador que marcará (ya ha marcado) una época en el mundo del cine. Y por supuesto, con la sátira clásica de la comedia. El dibujo caricaturesco de la empresa que se esboza en la obra no debe pasarse por alto. Y es que ya se sabe que la comedia siempre se empleó para lanzar cargas de profundidad de esas que pueden llegar a hacer mucho daño.

Si aún no os he convencido para ver la película, aquí tenéis el tráiler, para abrir el apetito. Merece la pena:



¡Que la disfrutéis!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Procura que tu comentario esté relacionado con esta entrada y no olvides revisar la ortografía. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, escribe con respeto y educación. Los comentarios que incumplan estas normas básicas serán eliminados. Gracias por comentar.