El Paciente Inglés

5 de junio de 2013

Hace unos días leía que "Añorar el pasado, es correr tras el viento" . El pasado, ese tiempo del que sólo se puede recordar, ese espacio temporal imposible de cambiar, eso en lo que pensamos mientras vivimos el presente, eso en lo que nos basamos para construir el futuro. De él se dice que sus heridas son las cicatrices actuales, que el pasado siempre vuelve, que puede llegar a atormentarnos hasta el extremo de que la mente se vea obligada a cubrirlo de tinieblas para poder continuar, para poder continuar viviendo.


El Paciente Inglés es una fascinante película dirigida por Anthony Minghella y basada en la novela de Michel Ondaatje "Nacido en Sri-Lanka" que ambientado en la Italia de la Seguda Guerra Mundial  nos presenta a cuatro personas que se encuentran en un momento delicado de su camino. Un hombre que tras sufrir un accidente de avioneta se encuentra totalmente calcinado, sin memoria y al que le restan pocos días de vida, encarnado por Ralph Fiennes, una enfermera que tras perder a varios seres queridos se encuentra en un momento de dudas existenciales, interpretada por Juliette Binoche, un artificiero desactivivador de bombas, al que da vida Navee Andrews y un espía convertido en vagabundo por Willem Dafoe. 

Con la ayuda de la técnica de flash-back, ambientados por un antiguo monasterio y tirando del hilo de sus respectivas vidas, motivos y circunstancias, los protagonistas descubrirán que conocerse no fue una casualidad y nosotros una historia llena de amor, deseo, felicidad, pasión, entrega, odio, desesperación y de unas heridas que será necesario curar para poder perdonar, olvidar y seguir viviendo el presente. 
         

Esta es una de esas películas que con un guión donde se conjuga una historia de amor pasada a medio camino entre la pasión amorosa y la traición política y una historia presente marcada por la necesidad de vivir y el deseo de olvidar y morir, consigue atrapar al espectador con cada uno de sus gestos, con cada mirada, con cada movimiento. Es una cinta de poesía, poesía viva, donde el director dirige deteniendose en las imágenes para descubir poco a poco a las personas, para hacer florecer cada uno de sus sentimientos, para hacernos llegar escenas maravillosas.

Además si por algo destaca esta narración es por una magistral banda sonora en la que se mezclan cuatro estilos tan diferentes como la Canción Húngara, la música clásica de Bach, el Jazz de la época y  el estilo oriental del norte de África. Es una música que te envuelve, que habla más allá de la propia escena, que invita a soñar con un amor en el que no haya fronteras, ni físicas ni temporales, un amor en el que lo importante sean las personas por encima de cualquier idea política o nacionalidad.


Esta es la crónica de una derrota, la del amor y la de la vida, en la que con un lenguaje clásico se tratan temas  como la política, el rencor, la venganza, la muerte, la voluntad, el amor. Es una obra dirigida a aquellos que no tienen miedo a sentir, a padecer, a agitarse con una caricia, a sobrecogerse con una mirada.

Si quieres vivir una aventura que se mueva entre lo exótico, lo bélico, lo amoroso, una historia que te atrape y te haga viajar por una época de lucha, resistencia, de pasión escrita con mayúsculas, no lo dudes, es una película que tienes que ver.

Nos vemos en la próxima entrada, hasta entonces... ¡¡¡¡ SONRÍAN!!!!

2 comentarios:

  1. Recuerdo cuando la vi de pequeño, que no me enteré de mucho, pero su atmósfera me embaucó. Es de esas películas que merece la pena revistar de vez en cuando para apreciar sus múltiples lecturas, como me sucede con El Doctor Zhivago. Todo un compendio de saberes históricos, sociales, culturales, junto a una historia que te sobrecoge el corazón.

    ResponderEliminar
  2. Félix no podía estar más de acuerdo con tu opinión. Yo hay algunas películas que recomiendo ver "en una tarde de invierno, con una estufa y una manta ... y lo más importante con la cabeza muy abierta para que entre todo lo que nos quiere hacer llegar" Y el paciente inglés, es sin duda, una de esas películas.

    La película a la que haces referencia de "El Doctor Zhivago" no la he visto, pero me la apunto.

    Muchas gracias por comentar. :)

    ResponderEliminar

Procura que tu comentario esté relacionado con esta entrada y no olvides revisar la ortografía. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, escribe con respeto y educación. Los comentarios que incumplan estas normas básicas serán eliminados. Gracias por comentar.