El Nombre de la Rosa

26 de junio de 2013

Hoy en día es fácil imaginar listas infinitas de números, simulaciones por ordenador en tres dimensiones, imaginar que la realidad puede explicarse científicamente en base a un conocimiento descrito y aplicando los modelos de la física, la química y las matemáticas, aplicando un Modelo Racional. Sin embargo, imaginemos que aplicamos este mismo método a un tiempo como el de la Edad Media, dominado por supersticiones, fanatismos, miedos. Imaginemos que enfrentamos la Ingorancia al arma más poderosa que posee el ser humano, la Razón.


El Nombre de la Rosa es una película dirigida por el francés Jean-Jacques Annaud y basada en la novela del mismo nombre escrita por Umberto Eco, que nos cuenta la historia de Guillermo de Baskerville, Sean Connery, monje franciscano e incansable observador y su ayudante Adso de Melk, Christian Slater, para los que una simple visita a una abadía benedictina famosa por su biblioteca se termina convirtiendo en una lucha por resolver una serie de extraños misterios e inquietantes asesinatos, en la que serán necesarias la inteligencia, la capacidad de observación y el sentido común.


El resultado de la cinta con una selección de actores con marcados gestos y rasgos inquietantes, un vestuario fiel a la época y un uso de un lenguaje refinado y lleno de detalles, es excelente, consiguiendo transmitir al espectador con fidelidad cada uno de los detalles descritos en la novela por Umberto Ecco. 

Además, si por algo resalta la película es por una ambientación espectacular donde predominan unos impactantes edificios medievales. A lo largo de la visualización el director nos presenta la época más oscura de la Edad Media en todo su esplendor, presentando un tiempo lleno de enfermedades, pobreza extrema, clases sociales, elementos de tortura y escenas descritas al detalle, que con un importante juego de luces consigue transportar al espectador al tiempo que trata de describir.


Estamos ante un relato en el que se tratan debates teológicos, morales y filosofóficos, en el que se enfrentan temas como los fanatismos y los métodos racionales, en el que se habla de frustaciones, soledades, dudas, egoísmos, estamos ante una cinta en la que sobre todas las cosas se trata de presentar la búsqueda razonada de las verdades ocultas.

A esta película hay que reconocerle valentía para adentrarse en la presentación de una nueva forma de pensamiento en una época a la que no siempre se le ha prestado la suficiente atención, aunque para mi gusto carece de cierto rigor histórico

Si me acceptáis un consejo de enamorada de los libros, yo me decantaría por la lectura de la novela antes de ver la película. Este relato merece el ejercicio de imaginar y teñir la historia con nuestros propios colores para posteriormente descubir la realidad. 

Nos vemos en la próxima entrada, hasta entonces... ¡¡¡¡ SONRÍAN!!!!!

2 comentarios:

  1. Gracias por la información, muy buen post esta bien ilustrado y explicado me ha servido de mucha ayuda.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de que te sea de ayuda y de que te guste.

      Muchas gracias por comentar.

      PDT: Curioso Nick, jajajjajajajajja.

      Eliminar

Procura que tu comentario esté relacionado con esta entrada y no olvides revisar la ortografía. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, escribe con respeto y educación. Los comentarios que incumplan estas normas básicas serán eliminados. Gracias por comentar.