Hotel Rwanda

21 de mayo de 2013

Año 1994. Entre 500.000 y 1.000.000 de muertes. En base a la proporción de asesinatos en relación a la duración del conflicto, posiblemente el mayor genocidio de la Historia. Sólo falta el lugar, pero con unos datos como éstos ya debería bastar para situar la catástrofe. ¿Aún no? Véase entonces el título de la entrada. Ah, entonces ya sí, Ruanda.


Hace ya casi dos décadas, las tierras de este pequeño país africano sirvieron como escenario de uno de los mayores períodos de terror que han azotado la Historia (reciente y no tan reciente). Una auténtica pesadilla que apagó las vidas de un 10% de la población total del país y de un 80% del estamento de los tutsi. Un enfrentamiento étnico en gran parte consecuencia de la alargada sombra de la colonización europea.


Aún después del transcurro de los años, la magnitud de este negro episodio, dio lugar a que en enero de 2003, el director Terry George viajara al país para conocer más detalles y así intentar comprender las circunstancias que envolvieron los sucesos. Es allí, impregnado de las historias de los supervivientes y de la belleza de los parajes cuando se decidió a rodar "Hotel Rwanda".

Si lo que se busca es una película que detalle los pormenores de los acontecimientos allí acaecidos, en un modo más parecido al formato de documental, ésta no es la mejor opción. Si lo que se persigue es una visión más subjetiva, que preste más atención a los sentimientos, desde la experiencia vivida por una figura digna de admiración no hay atisbo de duda, Hotel Rwanda es la mejor elección. Aquí, la acción rodea la figura de Paul Rusesabagina, un gerente de hotel que ante las desgracias que se agolpan en su entorno, presta ayuda y así esperanza a todas aquellas personas que se encuentran en su radio. Un acto de extrema valentía en defensa de la vida que merece ser contado y recordado.

Ante unos sucesos tan espantosos mucho se puede criticar y es fácil caer en la tentación de señalar con dedo acusador y lanzar una retaíla moral. Sin embargo, esa reflexión la dejo para el plano individual y así que cada uno, después de contemplar los angustiosos minutos de Hotel Rwanda, realice su propio ejercicio de conciencia.

3 comentarios:

  1. Fantástica película. Hotel Rwanda consigue transmitir el horror real sucedido y, a la vez, mostrar algo de esperanza por la vida, aunque quizá tenga un tono demasiado positivo en algunos puntos. Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. No te voy a mentir, solo me meto en el blog para leer tus entradas. El mérito está en que entro cuando veo una publicación en la página de facebook que me huele a Soulie y hasta el momento no me he equivocado nunca. Algo especial tendréis tú y tus gustos para identificaros tan claramente jajaja.
    Habrá que echarle un vistazo a esta peli, pero se me va acumulando el trabajo con tus recomendaciones ;)

    ResponderEliminar
  3. Pone los pelos de punta, y no solo por pensar todo lo que paso, si no por saber que actualmente hay personas que están pasando por cosas muy parecidas en países como Siria o Mali.

    ResponderEliminar

Procura que tu comentario esté relacionado con esta entrada y no olvides revisar la ortografía. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, escribe con respeto y educación. Los comentarios que incumplan estas normas básicas serán eliminados. Gracias por comentar.