Cuento de navidad (1938)

4 de mayo de 2013

Hace ya algún tiempo que no se le dedicaba un post al cine clásico en Crónicas de Valhalla, y eso es algo que tenía que remediar. Siempre que tengo un hueco entre obligaciones académicas, actualización de series y lecturas atrasadas, me gusta ver películas antiguas, no porque prefiera el cine clásico u opine que sea mejor que el cine actual, sino porque pienso que para entender la historia del cine hay que empezar desde sus raíces, y ese es uno de mis hobbies, rebuscar entre antiguallas del séptimo arte en busca de alguna joya olvidada o que haya pasado desapercibida. De esta manera descubrí películas que me encantaron y que ya compartí en este humilde blog, tales como M: el vampiro de Dusseldorf o Capitanes intrépidos. Hoy os traigo la última joya que he descubierto y cuyo título os sonará más, se trata de Cuento de Navidad.

Cuento de navidad o Christmas Carol en versión original, es uno de los clásicos de la literatura británica, novela escrita en 1843 por el magnífico Charles Dickens y de la que mi compañero bloggero Pedro Cuesta habló hace algún tiempo de una forma tan magnífica que sería imposible siquiera intentar imitar.

Para el que aún no lo sepa, Cuento de navidad narra una más que peculiar navidad en la vida de Ebenezer Scrooge, un anciano avaro y codicioso que ve la navidad como un día más del año en el que la gente no tiene motivo para ir sonriendo, cantando y felicitándose mutuamente por la calle, un hombre de corazón duro que no dudará en despedir a su ayudante, Bob Cratchit en la víspera de navidad. 


Ya en su casa Scrooge recibirá la visita del fantasma de su difunto socio, Jacob Marley, obligado a portar las cadenas que su propia avaricia forjó en vida, y que vaticina un destino similar para Scrooge o incluso peor ya que en los años en los que Marley ha estado muerto, Ebenezer ha ido aumentando el peso de sus metafóricas cadenas más y más. Así, Marley le advertirá sobre la visita de tres espíritus, el de las navidades pasadas, el de las navidades presentes y el de las navidades futuras. Estas visitas harán recapacitar a Scrooge sobre la visión que tiene sobre la navidad y su actitud para con ella. 

Aunque he visto varias adaptaciones del clásico de Dickens, esta es la que más me ha convencido, ya que Reginald Owen, actor que da vida al protagonista, realiza una actuación espléndida, y en general la película tiene escenas muy emotivas, sobre todo las referentes al hijo incapacitado de Bob Cratchit, el pequeño Tim, niño que solo tiene bondad e inocencia en su corazón pero que el hecho de que vea una navidad más dependerá del propio Ebenezer Scrooge. 

En definitiva, Cuento de navidad es un clásico tanto de la literatura como del cine, que nos enseña el valor de la solidaridad, la generosidad y la felicidad en una época hecha para disfrutar de la compañía familiar. Y aunque no sea época navideña, siempre es un buen momento para ver una buena película, además, si da la casualidad de que alguien nos lee desde el hemisferio sur, ya estarán diciendo de eso de "winter is coming", así que como diría el pequeño Tim: "Feliz navidad, y que Dios nos bendiga a todos" (para los no creyentes, también está la clásica frase de Scrooge "Bah, paparruchas").

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Procura que tu comentario esté relacionado con esta entrada y no olvides revisar la ortografía. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, escribe con respeto y educación. Los comentarios que incumplan estas normas básicas serán eliminados. Gracias por comentar.