Shôjo: anime para chicas.

5 de abril de 2013




No soy una experta en manga, ni mucho menos, mi único contacto con el género es algún libro de ‘Candy, Candy’ de mi infancia que aun ronda por mi casa, por ello en primer lugar, pedir disculpas de antemano a los puristas y auténticos entendidos en la materia por si las opiniones vertidas a continuación pueden herir sensibilidades, pero no son más que eso, opiniones personales. Me animo a escribir este post por culpa de mi compañero Tino que hace unos días escribió en estas páginas sobre ‘Dragon Ball’,  lo cual ocasionó en mí un ataque de nostalgia que me llevo a rememorar los animes que realmente me marcaron, y los cuales he vuelto a visionar en estos días. Este tipo de series se enmarca dentro de la categoría shôjo que va destinada al público femenino, aunque no discrimina al género masculino, pero el romance y la ñoñería sobresale por encima de las peleas. Con el revisionado de estas he conseguido reafirmarme en mis convicciones, creo que siguen aguantando el paso del tiempo, las historias me siguen emocionando como antaño (bueno estoy exagerando un poco, ahora no me han emocionado tanto porque ya no contaba con el elemento sorpresa), y por ello paso a recomendaros los animes que me llegaron a la patata.

En primer lugar, y una vez más dando claras muestras de mi falta de madurez voy a recomendar ‘Sailor Moon’, porque pasé muchas mañanas frente al televisor desayunando pendiente de las aventuras de Serena, que “luchaba por el amor y la justicia”, con esas eternas transformaciones, y su obsesión por Armando/Señor del Antifaz . Se puede decir que ‘Sailor Moon’ es la serie ‘magical girls’ por antonomasia, y por ello marcó estilo. Además fue una de las más largas, tiene 5 temporadas y un total de 200 capítulos, los cuales una servidora se ha vuelto a ver, me ha sobrado la última temporada enterita, no había necesidad ninguna de recordarla. Pero admito que lo he pasado muy bien a la hora del visionado, porque he jugado con el doblaje de España y de Latinoamérica, y la cosa cambia, y mucho. El motivo es que la serie puede tener ciertos aspectos controvertidos, algunos pueden no considerarla apta para un público infantil. Existen algunos personajes homosexuales, otros transexuales y otros no se sabe muy bien qué son, por lo que a la hora de doblarlos intentaron disimularlo; y los que en un país son tío y sobrino, en otro  son enamorados; y quien en un país es una mujer, en otro es un hombre; tal jaleo de personajes, lo hace a mí parecer bastante divertido. Por cierto, quiero hacer un anuncio para fanáticos, se está produciendo una nueva versión que se estrenará este mismo año, por lo que ya os podéis ir haciendo las dos coletas y preparar el traje de colegiala/marinerita sexy.



‘Marmalade Boy: La Familia Crece’, esto sí que era un culebrón en toda regla, aquí no había ni magia, ni lucha, ni guerreros, ni nada por el estilo, solo un chico y una chica que luchan por su amor. Qué tardes más buenas me hicieron pasar a mí al regresar del instituto Miki y Yuu  con sus vicisitudes. La historia tiene miga, resumiendo: va de dos matrimonios que deciden intercambiarse las parejas e irse a vivir todos juntos a la misma casa con los hijos incluidos, un chico y una chica adolescente (Yuu y Miki), que al final, cómo no, acaban enamorándose. La serie cuenta con 76 episodios, de lo más melodramático, ñoños, románticos,… vamos, que se ve sola, es todo lo que una chica adolescente podría desear (puestos a avergonzarme del todo, confieso que cuando esta serie se emitió en España mi adolescencia estaba llegando a su fin). Aquí tenéis una pequeña muestra.


La siguiente que os recomiendo es ‘Fushigi Yugi: El Juego Misterioso’, probablemente sea mi favorita, porque aunque es un shôjo tiene también algo de shônen (manga dirigido a chicos), cuenta con mucha acción y grandes dosis de humor, lo que hace que se considere para público femenino es la parte del romance y que la protagonista es una chica, un poco torpe al principio, glotona, pero que al final saca su carácter y su valentía. Es una mezcla entre ‘La Historia Interminable’ y ‘Sailor Moon’ (pero más madura que esta última). Os resumo el argumento: dos amigas, Miaka y Yui, encuentran un libro antiguo llamado ‘El Universo de los Cuatro Dioses’, con la peculiaridad de que es mágico, y al comenzar a leerlo se ven atrapadas dentro, convirtiéndose ambas en la reencarnación de dos sacerdotisas, Miaka del dios Suzaku y Yui del dios Seiryu; el problema es que el destino de ambas es ser enemigas y acaban enamoradas del mismo hombre una de las estrellas que es guardián de Miaka, Tamahome. La serie es muy entretenida, para mí (llega el momento donde paso a aumentar mi lista de enemigos) es mucho más divertida que 'Dragon Ball', principalmente porque no cuenta con esas batallas interminables. El anime tiene 52 episodios más tres ovas, luego la historia es bastante completita, sin hacerse demasiado pesada.


Mi última recomendación es la 'Ranma ½', este anime lo estoy volviendo a ver en estos momentos, y es sin duda el más divertido de todos. Primero decir que sé que 'Ranma ½'  no es considerado shôjo, sino shônen, pero en este caso yo creo que la diferencia es una delgada línea si tenemos en cuenta que el protagonista aunque es un hombre se transforma en mujer al contacto con el agua fría, además veo que tiene características similares con Fushigi, pero no deja de ser una apreciación personal y no quiero polemizar. Es una serie muy conocida, pero por si alguien está perdido la cosa va de maldiciones; casi todo el mundo sufre una porque se cayó a un lago donde se ahogó alguien, ejemplo: el protagonista, Ranma, cae al ‘lago de la chica ahogada’ y se convierte en chica al contacto con el agua fría, para invertir el proceso tiene que entrar en contacto con el agua caliente; por otro lado su padre, Genma, cae al ‘lago del panda’ y se convierte en panda; Ryoga, cae donde el cerdo ahogado y se convierte en cerdito,… con este argumento os podéis imaginar la cantidad de situaciones absurdas y tramas inverosímiles que surgen a lo largo de toda la historia, lo que acompañado con las artes marciales hace que sea, a mi parecer, uno de los animes imprescindibles. 



Lo malo de volver a visionar estas series es que me ha entrado hambre de anime, y he buscado más para saciarme, pero he llegado a la conclusión de que el actual no me gusta (pienso que es muy malo, pero tampoco quiero ofender a nadie). Las historias me parecen absurdas; el diseño de los dibujos tampoco es de mi agrado, yo prefiero esas figuras estilizadas con piernas largas, labios finos  y que apenas tenían nariz; ahora los dibujos tienen narices alargadas y labios gruesos que parecen siliconados, por no hablar de los que son canijos y cabezones. Considero pues, que el mejor anime se hizo en la década de los 90, a finales de los 80 ya había buenas historias pero en los 90 se encumbró el género. Es una pena que no se recupere el espíritu de esos años porque realmente conseguían tenernos a todos pegados frente al televisor. Aunque sigo buscando series que me sorprendan, acepto sugerencias, puesto que no es un campo que domine.

2 comentarios:

  1. Me encanta! Recuerdo que había algunas escenas lésbicas entre Akane y Ranma chica, público infantil?

    ResponderEliminar
  2. Me abstendré de hacer referencia a tu comparación entre Fushigi Yugi y Dragón Ball porque como piense en ello me convierto en superguerrero de la ira y con el poder destruyo mi casa.

    Sailor Moon en mi infancia durante los veranos con mañanas plagadas de dibujos he llegado a verme algún capítulo, pero me parece jodidamente ñoña. No apta para hombres.

    Fushigi Yugi sí la he visto, porque coincidió que la ponían en la tele durante mi primer año de universidad, y aquí en España no estamos precisamente bien servidos de anime, con lo que a la mínima que nos ponen hay que aprovechar. Y la verdad es que sí que me gustó, aunque como Shojo en toda regla a veces hace demasiado énfasis en el rollo romántico. Otra de lo mismo, aunque más joven, me pasó con La Familia Crece, y debo reconocer que tenía algunos puntazos, como un personaje cuya aparición me parece de lo más épica: Sutomu Rokutanda.

    Ranma me encanta, es muy muy divertida, además de tener peleas entretenidas. Y aunque como bien dices está considerada shônen, la autora es una mujer, con lo que está en el límite entre un género y otro. De hecho la autora hizo a posteriori otra serie que no he llegado a ver pero que es más shôjo, con personaje protagonista femenino incluido: Inuyasha.

    En cuanto a series que puedes ver, te voy a mencionar dos, aunque no te aseguro que te gusten, porque para gustos colores. Por un lado está Death Note, serie que empecé una vez y al comienzo me pareció tan estrafalaria que dejé de verla, pero tras la insistencia de diversas personas me forcé a seguir viéndola y me enamoró.

    Por otro lado te voy a poner en link de un post sobre un anime del que escribí en el blog amigo GameSutra. Tú ya decides si te animas o no. Comentar que a un amigo que se la recomendé se tragó los 25 capítulos en un sólo día.

    http://www.gamesutra.org/2012/12/sword-art-online-mmorpg-animado.html

    Eso sí, si las ves tendrá que ser subtituladas, por lo menos la segunda.

    ResponderEliminar

Procura que tu comentario esté relacionado con esta entrada y no olvides revisar la ortografía. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, escribe con respeto y educación. Los comentarios que incumplan estas normas básicas serán eliminados. Gracias por comentar.