Las Tragedias Minúsculas

3 de abril de 2013

La Rutina Diaria, ese hábito adquirido de hacer las cosas sin pensarlas, ese tener organizado el día a día. Tan tranquilizador para algunos, ya que no les obliga a pensar, tan inquietante para otros, ya que sienten que se asfixian en un bucle del que no encuentran el camino para salir. Dicen los segundos de los primeros que el mayor peligro de esa rutina es que cualquier evento fuera de la misma les causa zozobra, que viven en un mundo interior en el que los hechos dejan de ser simples sucesos para convertirse en tragedias, en tragedias minúsculas.


Las Tragedias Minúsculas es una serie de diez cortos escritos y dirigidos por los franceses Alain Gagnol y Jean-Loup Felicioli, que abordan temas de la vida cotidiana, comunes a todos, con toques de paranoia, oscuridad, pasión, desconfianza. Tragedias porque en ellos se muestran situaciones angustiantes e inquietantes a las que tiene que enfrentarse el ser humano y minúsculas porque nos cuentan problemas pequeños que de forma incosciente convertimos en pequeñas tragedias y que pueden llegar a suponer grandes frustraciones.

Guiados por la voz narradora de los pensamientos del personaje principal, en cada corto entramos en un análisis de una situación tan cotidiana como puede ser la pérdida de un calcetín o un cuchillo que no está colocado correctamente y que desde un monólogo interior, desde su realidad interior, analiza,  siente y sufre.


Serie de dibujos expresivos, ojos saltones, narices puntiagudas, de marcadas curvas que indican el vacío interior, de sombras y luces que matizan, complementan y reflejan la realidad interna del ser humano y que nos invita a reflexionar sobre nuestros problemas diarios, esos que nos angustian tanto y que incoscientemente nosotros convertimos en importantes. Además la voz principal con una cuidada expresividad en su entonación y la música que acompaña cada escena consiguen crear una conexión con aquel que se encuentra al otro lado de la pantalla, llegando incluso a empatizar con la angustia que se expresa.


Y tú, ¿ a cuántas tragedias minúsculas te has enfrentado hoy? Piensa bien la respuesta, tal vez algún día te arrepientas de haber gastado tanto tiempo en cosas que no lo merecían, tal vez algún día la vida te golpee tan fuerte con un problema que todo lo anterior pasará a ser sólo eso, una maldita tragedia minúscula.

Nos vemos en la próxima entrada, hasta entonces... ¡¡¡¡ SONRÍAN!!!!!

2 comentarios:

  1. Pues me he visto los diez capítulos y me han parecido muy interesantes. Como bien dices, la música es un elemento muy importante, dandole al momento "la tensión que necesita" y lo pongo entre comillas porque en estas pequeñas tragedias no hay ninguna tensión por más que nosotros queramos verla.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mariano yo creo que la clave está en tu frase "no hay ninguna tensión por más que nosotros queramos verla" Para mí eso es lo que quieren transmitir los cortos, que el ser humano puede crear tensión sin que esta exista realmente. Invitan a una reflexión diaria de nuestro día a día. Gracias por comentar.

      Eliminar

Procura que tu comentario esté relacionado con esta entrada y no olvides revisar la ortografía. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, escribe con respeto y educación. Los comentarios que incumplan estas normas básicas serán eliminados. Gracias por comentar.