Günter Grass: "Die Blechtrommel" - "El tambor de hojalata"

3 de abril de 2013

"El día de su tercer cumpleaños es una fecha determinante en la vida del pequeño Oskar Matzerath: toma la decisión de dejar de crecer y recibe su primer tambor de hojalata...".

En 1959 Günter Grass publicó su primera novela, "El tambor de hojalata" - "Die Blechtrommel", en la que se mezclan el realismo, lo macabro, la fantasía y el simbolismo; la lucha de un hombre por preservar su individualidad en medio de lo que Grass concibe como la pesadilla materialista de la vida contemporánea.

Vamos a participar en el tránsito de la vida de un hombre que se negó a crecer; a conocerlo con 30 años y un tambor cuya música no deja indiferente, ni tampoco su voz capaz de romper cristales. Desde su psiquiátrico, como si se tratase del mundo y, con la capacidad de recordar incluso su etapa intrauterina gracias al redoble continuo de su tambor, seremos privilegiados invitados a una de las etapas más cruciales en la Alemania de 1920 a 1950.

Traducida al español en 1963, auque en España es prohibida por la dictadura franquista. Con motivo del 50 aniversario de su publicación, en 2009 la novela redobla en su nueva traducción de la mano de Miguel Sáenz, premio Nacional de Traducción por toda su obra en 1991. Os recomiendo leer esta traducción y no la anterior de Carlos Gerhard.

Llevada al cine por Volker Schlöndorff en 1979, obteniendo la Palma de Oro en Cannes y el Óscar a la mejor película de habla no inglesa ese año.


Grass fue galardonado con el Premio Príncipe de Asturias de las Letras en 1999 y el Premio Nóbel de Literatura en el mismo año.

Comenzamos la andadura de “Domingos literarios” por todo lo alto; con un "Peter Pan" muy especial...

A partir de este momento espero que en “Comentarios” logremos engrandecer aun más si cabe esta obra cumbre de la literatura alemana, de la literatura de todos los tiempos.


Siempre vuestro, Pedro.

30 comentarios:

  1. Libro primero: "La ancha falda"

    La decena de veces que sin lograr finalizarlo comencé a leer "El tambor de hojalata" lo dejé aquí. La imagen de una señora cobijando bajo sus 5 faldas a un fugitivo, siendo ese el momento en el que la historia de Óskar, su madre y abuela comienza, siempre me ha producido tal asombro que ahí me quedé.

    Destaco desde el principio la capacidad de Grass para describir escenas imposibles con un marcado simbolismo (Ej. la incapacidad para que Bruno cale a Oskar por tener aquel ojos color castaño y éste azules).

    "Mi cama es el objetivo finalmente alcanzado": ahora que sigo repasando los cuentos de Guy de Maupassant recuerdo el titulado "La cama". Tal vez Günter Grass se dejó maravillar por él.

    Comenzamos la historia con 500 folios "vírgenes", una pluma y el tambor como elemento que le permitirá recordar más allá de su propia existencia; con la defensa por la individualidad frente a "la masa", siendo Bruno y Óskar dos héroes, cada uno a un lado de la mirilla...

    ResponderEliminar
  2. Libro primero: "Bajo la balsa"

    Ser capaz de aderezar la historia de un "incendiario" con la crítica más mordaz de la sociedad del momento, sólo está al alcance de los que dotan a sus creaciones de la atemporalidad, por su eternidad.

    Magistral relato de la vida de un soldado peculiar que, bajo la falda de "la abuela" dejó aparcada su manía para convertirse en un marido y padre ejemplar. Sin embargo la sociedad no perdona nunca; un Koljaiczek que es, la versión resumida del "Jean Valjean" más "miserable" de Víctor Hugo; una brillante transfiguración de Koljaiczek en Wranka y viceversa de principio a fin.

    ResponderEliminar
  3. El tambor, el tambor... es una de las mejores novelas del siglo XX, sin apelativos.
    Me llegó de la mano de John Irving. Sí, en un artículo suyo comentaba que se inició en la literatura con Dickens, maestro absoluto, pero lo que le llevó a ser escritor fueron las varias lecturas de esta jodida novela.
    Y es cierto, si a alguien le encuentro parecido a Grass es a una mezcla de la maestría dickensiana regada con la perversión de Irving (al más perverso, los que lo conocemos sabemos de qué va eso).
    Grass pretendía (creo) contar toda la miseria, toda la mierda de su "querida" Alemania (y ya de paso del alma humana, así, a pelo) desde un punto de vista que le permitiera ciertos excesos que no quedaran gratuitos. Supongo que tenía tres salidas: la del loco a secas, la de un niño (oooooh Dickens de nuevo, también Irving y Delibes) o la de un viejo; y escogió la más certera, a mi parecer: la de un niño hijodelagranputa que creció (joder si creció) en la más abyecta de las insanias. Y claro, contado como está contado, tiene un equilibrio entre sordidez, desencanto y bendita (infantil?) ignorancia, no muy alejado del Quijote – mirad por dónde -, que te deja (me dejó) absolutamente traspasado.
    A destacar 2 capítulos dentro de esta descomunal novela: "Comida de Viernes Santo" (incluye el momentaco con el estibador en el puerto: inmortal y entrañable escena nauseabunda) y la mejor narración corta que he leído en los últimos años (podría ser un relato inconmensurable), "El bodegón de las cebollas". Para mi la novela, y Grass, terminó ahí, en ese bodegón. Después no hay más. Después de eso, no.

    David Esteva

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La visita del maestro a "casa" del discípulo, siempre ocasiona ese especial nerviosismo primero que conforme pasa el tiempo genera satisfacción, sensación del deber cumplido y cómo no, el honor tras cada una de sus palabras.

      Que alguien como mi gran amigo David considere esta novela como una de las mejores del siglo XX no significa otra cosa que lo es. Alguien que no conoce límites en literatura y ha "navegado" por tantos y variados escenarios debe ser considerado referente y garante de toda confianza.

      Irving, Dickens, Delibes, Cervantes... Si de algún modo llegaste aquí por ellos, y en él encontraste trazas de su genialidad, con más motivo Grass debe ocupar el lugar que se merece.

      A la espera de "Comida de Viernes Santo" y "El bodegón de las cebollas" seguiré disfrutando de esta lectura que como tantas otras llegó a mi de tu mano.

      Gracias "Stiva".

      Eliminar
  4. Libro primero: "Mariposa y bombilla"

    Tal y como se plantea el capítulo, podríamos decir que aquí finaliza parte de la historia; desde ahora, seremos partícipes del afianzamiento de la capacidad intelectural de Óskar y, quedamos a la espera de su tercer cumpleaños momento en el que recibirá su primer tambor de hojalata (por cierto, el nene se pasa por ahí los deseos del papi...; el tamborcito lo pide la mami... Siempre igual!!!).

    El sentimiento de soledad motivado por la incomprensión puede que tenga su origen en los albores de nuestra vida y tal vez, necesitemos ese "tambor de hojalata" para llegar hasta el principio de todo. El simbolismo en Günter Grass comienza a ser el motor de su obra.

    ResponderEliminar
  5. Libro primero: "El álbum de fotos"

    Tengo que reconocer que al leer el primer párrafo creí retomar aquel inolvidable texto en el que J.R.R. Tolkien relata la especial relación de Góllum con "su anillo de poder".

    Deliciosa referencia a su tesoro: "tumba familiar abierta a la luz que lo aclara todo" y, "de amplitud épica".

    Todo un abanico de rasgos y gestos para ubicar espacio temporalmente cada instantánea; descubrir un adulterio y reconocer la existencia de tres padres; la tristeza que pretende ser compañera inseparable. Finalmente, su tercer año de vida, el tambor y una decisión: no volver a crecer jamás (aunque "algo" creció...).

    Debo reconocer que Óskar ya vive en mi.

    ResponderEliminar
  6. Libro primero: "Crista, crista, cristalito"

    El estribillo de la canción que los malvados niños del vecindario le cantan al verle, da título al capítulo donde Óskar nos cuenta en primera persona su especial habilidad "vitricida", por medio del grito al arrebatarle su tambor. Un tambor que cumplido el primer año siente la fatiga del uso y es sustituido por otro, de semejantes características, por aquel que en su cuarto cumpleaños apareció, con la cabeza de su madre entre las rodillas y un delator desplazamiento de la maternal camisa...

    Tal vez Óskar no crezca a causa de la caída sufrida "por culpa" del cornudo de su padre oficial. Pese a que alguien pueda tacharme de burdo hereje percibo, un más que notable parecido en la relación descrita entre "Óscar - su madre - Matzerath" (padre oficial) y la que Proust describe en "Por el camino de Swann" entre "narrador - su madre - su padre".

    Caricaturización del Dr. Hollatz el cual, tras una macabra escena vitricida, la utiliza en su beneficio al publicar el extraño fenómeno.

    ResponderEliminar
  7. Libro primero: "El horario"

    Decía Proust que, "el recuerdo de una cierta imagen no es más que la nostalgia de un cierto instante"... Os imagináis lo que la madre de Óskar sentiría cada vez que viera la instantánea de su hijo con fondo el de una pizarra escrito, "Mi primer día de colegio"?.

    Inolvidable.

    ResponderEliminar
  8. Libro primero: "Rasputín y el ABC"

    Nada y todo que decir de este capítulo en la vida de Óskar que es, de una intensidad y calidad literaria difícil de igualar. La búsqueda del "maestro" pasa por un trompetista borracho con el que hace dúos para los gatos, un verdulero obsesivo y Greta Scheffler

    El antagónico binomio Rasputín-Goethe constituye el máximo grado de intelectualidad en Óskar. Greta - Agnes; el otro binomio con un grito, aunque no vitricida, muy delator: ¡¡¡disosmiodiosmio!!!.

    Asistimos a la creación de un mundo más que original de mano de Grass por medio de Óskar.

    P.D.: Y yo que aprendí a leer con los cuadernos de lectura "Amiguitos 1", "Amiguitos 2" y "Amiguitos 3"...

    ResponderEliminar
  9. Libro primero: "Canto de acción a distancia desde la torre de la ciudad"

    La visita de la psiquiatra a la habitación de Óskar, buscando su diario tratamiento nicotínico, le permite justificar el refugio en los libros y, el anhelo por conseguir la libertad en templos construidos en el aire por efecto del inagotable tambor.

    En esta ocasión, los admiradores del arte vitricida de Óskar, aquel que ilumina el cielo por medio de su luz diamantina, serán los habitantes de la "ciudad libre de Danzig": (breve historia) ciudad que deja de formar parte de Alemania en 1919 para convertirse en una ciudad-estado autónoma en 1920, perdiendo en 1939 la condición de ciudad libre tras ser ocupada por el III Reich y, posteriormente transferida a Polonia tras el final de la Segunda Guerra Mundial (actualmente Gdansk).

    Agnes en esta ocasión se presenta con Markus arrodillado en un intento de hacer que abandone la relación con el correo polaco Jan Bronski, "el tito"...

    ResponderEliminar
  10. Libro primero: "La tribuna"

    2013 ha sido considerado "año Wagner" por celebrar el 200 aniversario de su nacimiento. Mientras las andanzas de nuestro querido Óskar se enmarcan en la "Ópera del Bosque de Zoppot", recuerdo el anual Festival de Bayreuth, dedicado a la representación de óperas del compositor alemán desde el siglo XIX, convertido en un peregrinaje para los entusiastas wagnerianos.

    El payaso liliputiense será quien convenza a Óskar del lugar que debe ocupar en "la tribuna" y desde allí, dirigir las hordas hitlerianas con su vals y chárleston.

    ¿Quien ha estado alguna vez tras una tribuna?. Pues lo mismo tras el altar de una iglesia: Óskar, Óskar!!!

    ResponderEliminar
  11. Libro primero: Escaparates

    La tentación: donde el mal triunfa y con brillate maestría, Jan Bronski queda convertido en un "anti-Parsifal" (Parsifal: ópera de Richard Wagner) en busca de un especial "Santo Grial" para obsequiar al objetivo de su placer carnal. Un Jan Bronski salido de la pluma de Nietzsche cae en la tentación y el objeto de la misma finalmente, queda convertido en "doce cartones de cigarrillos americanos Lucky Strike y una cartera de cuero".

    P.D.: Escaparates & Tentación... Mujeres del mundo entero, arrodillaos!!!.

    ResponderEliminar
  12. Libro primero: "Falla el milagro"

    Los dos referentes, en literatura alemana, que tengo sobre la leyenda alemana de Fausto son:

    - Goethe en su célebre Fausto.
    - Thomas Mann y su novela Doktor Faustus.

    Fausto, un erudito de gran éxito pero insatisfecho con su vida, hace un trato con el diablo intercambiando su alma por el conocimiento ilimitado y los placeres mundanos.

    Nuestro "faústico" Óskar entona su especial "Dios ha muerto"...

    P.D.: Deberemos profundizar en la influencia de Friedrich Nietzsche en Günter Grass.

    ResponderEliminar
  13. Por fin me he hecho con una edición del libro (he sacado del olvido mi viejo carné de socio de la biblioteca municipal, que por cierto he aprovechado para renovar) y hoy comienzo con la lectura. Tengo que decir que ayer empecé con el Juego de Ender, que ese lo tenía mi hermano y me ha empezado a gustar mucho. Intentaré llevar ambas lecturas de forma simultánea y entraré a estos debates que estais proponiendo, aunque si tengo que ver yo algo de Nietzsche (de quien desconozco toda su obra) mal vamos...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para leer "El tambor de hojalata" no es preciso haber leído a Nietzsche ni nada parecido. Simplemente lee y disfruta de una de las mejores novelas del siglo XX y además, fenomenalmente escritas.

      Gracias Jorge.

      Eliminar
  14. Libro primero: "Comida de Viernes Santo"

    Primero de los capítulos recomendados en anteriores comentarios y sin duda, no dejará impasible a nadie que pase por aquí.

    En el aspecto cualitativo percibo una especial modulación en la percepción de mis sentidos desde el inicio de la novela, bien es cierto que compaginar cualquier lectura con "A la busca del tiempo perdido" ya de por si lo hace, pero es en este inolvidable Viernes Santos cuando todos ellos quedan desbordados... Mi fallecida abuela solía preparar para la noche del Viernes Santo una sopa de pescado con cebolla que toda la familia disfrutaba sin la habitual perturbación que originaba la televisión, ya que desde las 15:00 horas Jesús, muerto en Cruz, nos obligaba a desconectar de cualquier diversión y juego. Estoy convencido que la anguila jamás formó parte de aquellas sopas...

    P.D.: "Contradictorios"...

    ResponderEliminar
  15. Libro primero: "Estrechado hacia el pie"

    Muerte y entierro de Agnés Koljaiczek; la madre de Óskar ha muerto. Hoy no comí pescado...

    Óskar parece insensible al ahora; al instante. La vida sigue y en los momentos intrascendentes es, cuando más os echamos de menos...

    "Me dormí bajo las cuatro faldas, muy cerca de los orígenes de mi pobre mamá, y con el mismo silencio, aunque no tan sin aliento como ella en su caja que se iba estrechando hacia el pie".

    ResponderEliminar
  16. Libro primero: "La espalda de Herbert Truczinski"

    "Nada puede reemplazar a una madre".

    Consciente de su realidad y erigiendo a su pene como monumento a la impotencia y limitación, Óskar continua encadenado al presente de su época embrionaria.

    ResponderEliminar
  17. Libro primero: "Níobe"

    En apariencia un capítulo intrascendente en el que Óskar trata de ayudar a su amigo Herbert.

    La historia naval de Danzig constituye el marco escénico que da cabida a la macabra y cómica muerte de Herbert mientras intenta follarse (perdón), una talla de madera que sirvió como mascarón de proa. Un hacha con doble filo los mantuvo unidos hasta el final; madera y carne igualmente rígidas e insensibles...

    Óskar vuelve a sonreírle a la muerte.

    ResponderEliminar
  18. Libro primero: "Fe Esperanza Caridad"

    Érase una vez...

    ResponderEliminar
  19. Libro segundo: "Chatarra"

    El desamparo de Óskar encuentra alivio en el rancio y oleoso ambiente bajo la falda de su abuela. El origen de su capacidad vitricida está, en la sangre incendiaria de su abuelo. La mirada bella y astuta de los Bronski confirma la supuesta paternidad.

    ResponderEliminar
  20. Muchísimas felicidades a todos en el día del Libro. Que os aproveche sea cual sea, y en el formato que sea, preferible el "tocho", el elegido. Sigamos disfrutando aquí de "El tambor de hojalata".

    ResponderEliminar
  21. Libro segundo: "El correo polaco"

    Excepcional capítulo dedicado al ataque a la oficina de correos en Danzig el 1/1/39, una de las primeras acciones en lo que más tarde se denominaría: "Segunda Guerra Mundial".

    Mientras las balas y morteros destrozan materia y vida, Óskar relata muerte y miedo mientras intenta encontrar alivio a su maltrecho tambor en primera instancia y en segunda, tomar como suyo el de otro niño posiblemente, muerto en el asalto.

    http://ejercitopolacosegundaguerramundial.blogspot.com.es/2012/09/1139-asalto-de-la-oficina-de-correos-en.html

    ResponderEliminar
  22. Libro segundo: "El castillo de naipes"

    La construcción para la eternidad vence a otra más sensible. Miedo, muerte y naipes.

    Una hilera de más de treinta polacos quedan expuestos, con los brazos alzados, frente a un pelotón de fusilamiento mientras Óskar es arrancado de brazos de su padre...

    ResponderEliminar
  23. Libro segundo: "Está enterrado en Saspe"

    Junto con el anterior capítulo constituyen: históricamente, el inicio de la Segunda Guerra Mundial y la caída de la ciudad libre de Danzig, en la vida de Óskar, asumir la segunda gran culpa de su vida por la muerte de su tío-padre y el reencuentro en el lugar del fusilamiento, y en la esfera literaria, posiblemente uno de los mejores relatos que he tenido la oportunidad de leer.

    El pueblo polaco queda engalanado con la adjetivación quijotesca frente a sus molinos particulares, los tanques alemanes.

    Sobre la base de un casquillo y naipe se construye el drama particular en la vida de Óskar, el drama del inicio de una guerra.

    ResponderEliminar
  24. Libro segundo: "María"

    La transmutación olfativa, de vainilla a tierra, que ocurre en la "cabina 53" convierte a Grass en discípulo aventajado del inigualable Marcel Proust. Amor y muerte en una simbiosis perfecta.

    No dejo de pensar en la "sonrisita" de María...

    ResponderEliminar
  25. Bueno, me ha costado casi un mes pero por fin lo he terminado.

    Esto es algo así como un club de lectura no, pues paso a compartir mi lectura y mis impresiones (a ver si opinais igual).

    A mí personalmente el libro me ha gustado, aunque tampoco me ha gustado como para recomendarlo como lectura imprescindible. En demasiadas ocasiones se me ha hecho áspero y difícil de leer. Es cierto que supone un pequeño reto sobre todo si quieres ir un poco más allá de las lecturas fáciles, si quieres algo que te toque la sensibilidad y que te deje la sensación de que, realmente, leer es un ejercicio de superación intelectual y personal (desde mi punto de vista NO APTO para amantes incondicionales de Best Sellers y libros de autoayuda).

    Su prosa es compleja y llena de metáforas. Si a esto le unimos la complejidad de los personajes, el tono en ocasiones surrealista de la historia empleado por el autor para el punto de vista del personaje principal (Oscar), el cambio de narración de primera a tercera persona que Grass emplea para este personaje, el poco conocimiento que solemos tener de la mentalidad global sobre otros países de nuestro entorno... bufff estos puntos deben hacer plantearnos seriamente si comenzar o no con su lectura.

    No hay que olvidar que fue galardonado con el premio Nobel de literatura no hace tanto tiempo.

    Pues nada, esa es mi opinión y mi pequeña crítica sobre la lectura que me ha tenido entretenido el último mes.

    Sobre todo me gustaría daros las gracias porque si no llega a ser porque un día me encontré con vuestra propuesta literaria, posiblemente nunca habría empezado con esta lectura.

    A ver si me sorprendéis con alguna otra :-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aún inmerso en su lectura, al estar iniciando el libro tercero,, tal vez por compaginarlo con "A la sombra de las muchachas en flor", leer "El tambor de hojalata" me parece un dulce y más que recomendable paseo por la vida de Óskar.

      Con todos mis respetos hacia libros y lectores del tipo que comentas, no creo que merezcan más crítica y opinión que en el ámbito de peluquerías de barrio. Leer a Grass hace que la percepción de las cosas minúsculas que pasan en tu vida, posiblemente de forma inadvertida para la mayoría, cobren una especial dimensión y hagan que tu vida sea diferente.

      Gracias Jorge.

      Eliminar
  26. Libro tercero: "Madona 49"

    El impacto tras leer dicho capítulo me ha obligado a parar aquí durante las pasadas 2 semanas... Günter Grass al desnudo es aún si cabe, mejor que con toda la vestimenta de prejuicios, miedos, odios y tabúes hasta ahora exhibidos.

    Acérquense a esta novela que es, posiblemente lo mejor escrito en el siglo XX.

    ResponderEliminar
  27. Hace días finalicé su lectura y aún persiste la voz de Óskar quien, golpeado, maltratado y castigado a lo largo de su vida, considerado voz "asocial" y representante de un "arte degenerado" por el nazismo, supone la expansión y transformación de lo normal hacia lo grotesco y por ello, más dolorosamente humano.

    Günter Grass se convierte aquí en un crítico mordaz, garante de una ironía despiadada, con un sentido del humor y libertad creadora difícil de superar.

    Si alguien, por motivos que no es mi deseo conocer, decide no leer una de las novelas mejor escritas del siglo XX, léase el siguiente párrafo-resumen que engloba la mayoría de su contenido pero sepa de antemano que dejará de disfrutar, de un inigualable trasfondo creado para hacer que Óscar Matzerath nos cubriera con el manto de realimo mágico que envuelve su personaje:

    "Nací bajo bombillas, interrumpí deliberadamente el crecimiento a los tres años, recibí un tambor, rompí vidrio con la voz, olfateé vainilla, tosí en iglesias, nutrí a Lucía, observé hormigas, decidí crecer, enterré el tambor, huí a Occidente, perdí el Oriente, aprendí el oficio de marmolista, posé como modelo, volví al tambor e inspeccioné cemento, gané dinero y guardé un dedo, regalé el dedo y huí riendo; ascendí, fui detenido, condenado, internado, saldré absuelto; y hoy celebro mi trigésimo aniversario y me sigue asustando la Bruja Negra".

    Amén!!!

    ResponderEliminar

Procura que tu comentario esté relacionado con esta entrada y no olvides revisar la ortografía. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, escribe con respeto y educación. Los comentarios que incumplan estas normas básicas serán eliminados. Gracias por comentar.