Flipped

30 de abril de 2013

No sé si es sólo una errónea impresión, pero tengo la sensación de que últimamente se tiende con mayor frecuencia a rodar películas de más de dos horas de metraje, y lo siento, pero no me convence del todo. 

Es muy cierto que hay maravillas del cine que se merecen todos y cada uno de sus minutos pero también otras que se diluyen, que si bien tenían un buen ritmo inicial, acaban desinflándose a mis ojos. Sin embargo, esta entrada no tiene como objetivo sacar a relucir ninguna de esas decepciones, sólo el de señalar que quizás, y solamente quizás, ese desencanto por empacho minutero ha sido definitivo para que disfrutara tanto de "Flipped", con sus conseguidos y suficientes 86 minutos.


En esta cinta, Rob Reiner, artífice de títulos tan sonados como Misery o La princesa prometida, vuelve a dar protagonismo a la etapa rosa de la adolescencia y a los devaneos sentimentales de esa época hormonalmente tan agitada. Para ello, y de ahí el punto innovador y más efectivo del filme, los protagonistas (Bryce y July) van plasmando en primera persona sus opuestos puntos de vista sobre esos mismos acontecimientos que comparten. Para mí una puesta en escena muy acertada que ameniza lo que de otro modo sería otra historia más del primer amor juvenil. Si a esto se le añade su elegante ambientación en la estética estadounidense de los años 50 y 60, se consigue un producto muy recomendable.


Se podría esbozar más detalladamente el argumento y hacer un mayor hincapié en la temática pero creo que si se hiciera la historia perdería la candidez y atractivo que consiguen sus fotogramas. Por esta razón, ya sólo me queda por añadir como nota informativa que la obra está basada en el libro homónimo de Wendelin Van Draanen, una autora especialista en trabajos de estilo teen. Una tendencia de éxito entre aquellos de ese segmento radiografiado de la sociedad o entre aquellos otros que ya más maduritos gustan de rememorar, sin necesidad de recurrir a descendientes de drácula, licántropos o cualquier peligro de muerte, ese revoloteo de mariposas estomacales tan adolescente, o no.

2 comentarios:

  1. Totalmente de acuerdo en que últimamente parece que para hacer una peli tiene que tener al menos 2 horas, a diferencia de los 90 minutos estándar que solían tener una década atrás.

    Cuando vi la peli hace ya más de un año me pareció bastante buena, no llega a ser un clásico, pero tampoco es una más del montón. Es más que recomendable algún día que se quiera ver algo de calidad.

    ResponderEliminar
  2. Sí, no es un clásico, pero tiene algo que la deja por encima de la media (al menos para mí). Me alegro de que también te pareciera buena.

    ResponderEliminar

Procura que tu comentario esté relacionado con esta entrada y no olvides revisar la ortografía. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, escribe con respeto y educación. Los comentarios que incumplan estas normas básicas serán eliminados. Gracias por comentar.