El cine como espectáculo audiovisual

28 de abril de 2013


Estimados lectores:

Mientras pensaba en la entrada de hoy, se me ocurrieron varias ideas. Pensé en comentar alguna de las últimas películas que he visto, o en hacer la segunda parte “Escenas inolvidables” (tranquilos, que escuché vuestras opiniones y tendré en cuenta todas). Pero a última hora he decidido cambiar un poco la forma de enfocar el texto de hoy, y hablar de cine, no de películas concretas, ni directores, ni autores, sino de cine.

¿Qué es el cine? Cualquiera podría pensar que la pregunta es baladí, y que no tiene sentido preguntarla, pero vamos a ver que no es tan fácil contestarla. Vamos por partes. En una primera tentativa, podría decirse que cine es todo aquello que se hace para ser expuesto en una sala. Pero, ¿un documental es cine? ¿Un anuncio es cine? Para mí, ninguno de los dos ejemplos expuestos, ni el documental ni el anuncio, son cine. El cine, como la literatura, debe contar una historia, una ficción. No olvidemos que el cine basado en hechos reales, histórico, no deja de ser ficción, en la medida en la que cuenta una historia enmarcada en un panorama histórico puntual. De lo contrario, si sólo contara una relación de hechos reales, sería un documental, ¿no creéis?

Parece que estamos llegando a una conclusión, pequeña, pero que parece congruente: cine es toda aquella historia de ficción que se hace para ser expuesta en una sala. Pero, como siempre, tenemos nuestras dudas ante lo que estamos afirmando. Los cambios tecnológicos de hoy en día nos permiten ver películas en nuestros ordenadores, en nuestros dispositivos móviles o en la televisión de casa, que en ningún caso son salas de cine. Filmin y Nubeox son dos de los ejemplos más importantes de este nuevo mercado. Es verdad que hay mucho cine ideado para ser emitido en una gran sala, y que además puede ser visualizado a través de estas plataformas en Internet, pero también es verdad que hay muchas productoras que apuestan directamente por estos formatos digitales, como ocurre con LittleSecretFilm.

Tenemos, por tanto, la necesidad de seguir acercándonos a una definición de cine. Dando un paso más allá, podríamos decir que es toda aquella historia que para ser contada emplea técnicas propias de imagen y sonido, es decir, una representación audiovisual en la que los actores no tienen la necesidad de estar delante del espectador, que sería teatro.

Bien, esto ya me gusta más. De hecho, es mi aproximación favorita: una historia de ficción contada empleando medios audiovisuales. De esto estaba yo hablando con unos amigos hace poco, cuando surgió el nombre de una película que rompe, en cierta medida, los esquemas que estamos contando: Dogville. Uno de mis amigos decía, y con cierta razón, que Dogville no es cine, pues no emplea los medios audiovisuales arquetípicos del cine. Se trata más bien de teatro grabado con una cámara de televisión. Yo, por el contrario, defendía que eso sí era cine, y que la película sí empleaba medios audiovisuales, esto es evidente. La única diferencia estaba en el decorado.

Como veis, el asunto no es trivial. ¿Debe el cine emplear todos los medios a su alcance para ser cine, o basta con ser grabado con una cámara para convertirse en un elemento del séptimo arte? ¿Es Dogville cine (así lo creo yo), o es teatro grabado (como opina mi amigo)?

La definición de cine es, como podemos ver, complicada. Se trata de una definición más intuitiva que real. Pasa algo parecido con otras artes: la definición de literatura, por ejemplo, y la catalogación de las obras como literarias o no en base a esa definición, no es trivial. Respecto al cine, que es el ambiente en el que nos movemos ahora, cabe hacerse las mismas preguntas. Si yo cojo una cámara de vídeo y grabo una bolsa que se mueve flotando en el aire, ¿estoy haciendo cine, o es simplemente un objeto artístico no definido que emplea métodos audiovisuales?

¿Qué opináis vosotros? ¡Espero vuestros comentarios!

1 comentario:

  1. Interesante reflexión. En mi caso lo tengo claro: Dogville es cine, por mucho que, como dices, no emplee los medios audiovisuales arquetípicos del cine. Tampoco se puede definir como teatro, ni de teatro grabado. Se utiliza el contexto típico del teatro pero no deja de ser un recurso; un "escenario".

    ResponderEliminar

Procura que tu comentario esté relacionado con esta entrada y no olvides revisar la ortografía. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, escribe con respeto y educación. Los comentarios que incumplan estas normas básicas serán eliminados. Gracias por comentar.