Moon

21 de marzo de 2013

Como decía Einstein, "todo es relativo". Desde que nos caímos del árbol hace millones de años, y sin saber cómo empezamos a pensar, a nuestra condición de ser social se le sumó una capacidad individual de raciocinio. Desde ese momento dejó de existir un solo universo, apareciendo uno en cada uno de los "cocos" de nuestros antepasados. Y eso, ha ido perdurando a lo largo de la evolución hasta llegar al día de hoy. ¿Que leches tiene que ver toda esta ida de olla con el cine? Pues que cada película significa algo diferente para cada uno. No me refiero a esas películas simplonas de tiros y tortas que lo único que hacen es distraernos de la realidad, y no lo niego, entretenernos sin estresarnos los sesos. Me refiero a esas películas que de alguna forma nos llegan hondo, películas cuyo mensaje depende de la persona que lo recibe, y más importante aún, del estado de ánimo de esa persona en ese momento. De alguna manera, esas películas nos motivan, nos dan un empujón en el buen camino cuando estamos en un pozo, o nos ponen los pies en el suelo cuando creemos que nos estamos comiendo el mundo. Películas que viste hace tiempo y no significaron nada especial, pero que las vuelves a ver ahora y te inducen a la reflexión, a tener ideas, a sacar coraje de lo más hondo...Esto me ha pasado con una película que vi hace pocos días, Moon.

Se trata de un film con toques futuristas y ciencia-ficción que nos cuenta la vida de Sam Bell. Este hombre (interpretado por Sam Rockwell) está a punto de finalizar su contrato de trabajo en la Base Minera Sarang de Lunar Industries Ltd., situada en la cara oculta de la Luna (allí en tó lo alto). Este contrato consistía en permanecer tres años totalmente solo en la base, con la única compañía de GERTY, un ente robótico dotado de inteligencia artificial programado para ayudarle y protegerle que se comunica con él y muestra sentimientos a través de emoticonos (el único actor de reparto). La comunicación directa con la Tierra se interrumpió cuando el satélite que se ocupaba de esta operación se averió, y la empresa, propietaria y responsable de dicho satélite, tiene otras prioridades antes de arreglarlo. Por este motivo, Sam se comunica con su esposa y su pequeña hija a través de mensajes grabados, así que el escaso contacto humano que podía dar una conversación de Skype en directo está también impedido. Sam lleva su rutina diaria con toda la normalidad que puede, controlando tres excavadoras que extraen de la superficie lunar un valioso isotopo, Helio-3, el cual es imprescindible para alimentar los reactores de fusión terrestres, y que proporcionan energía limpia a la humanidad. Sam recoge el Helio de las excavadoras y lo manda a través de lanzaderas a la superficie terrestre. Dedica el tiempo libre a hacer ejercicio, a cuidar plantas, y a construir una maqueta. Solo quedan dos semanas para que le toque el relevo y pueda volver a casa a besar a su esposa y abrazar a su hija, y se siente muy ilusionado, pero desde hace un tiempo tiene episodios de malestar, y tiene visiones extrañas, fruto de tanto tiempo solo, piensa él. Esto le lleva a tener un accidente, que conllevará a descubrir un oscuro secreto que se ocultaba en la base...


Se trata de una película independiente británica de 2009 que obtuvo muy buenas críticas y hasta consiguió un par de premios que reconocieron su buena puesta en escena, al ser una película de ciencia ficción simple pero muy bien ambientada, y con una trama que no es la primera vez que se lleva al cine y que siempre genera controversia y opiniones. Y aquí, es donde entra la relatividad de cada espectador, y donde dejo mis propias impresiones. Este film invita a luchar contra los margenes establecidos, defiende el valor y el coraje para superar obstáculos y conseguir lo que se desea, aunque esos obstáculos sean tus propios recuerdos, grabados a fuego en tu memoria. Cuando lo son, hay que desprenderse de todos ellos, no dejar que dinamiten tu optimismo y mirar hacia adelante y hacia arriba (hacia abajo en el caso de nuestro protagonista, hacia la Tierra). Deja de pensar en como eras, no eres quien fuiste en el pasado, eres tú, diferente en cada instante, y no serás como esperan que seas nunca más.

Si os llama os recomiendo que busquéis la película directamente, sin contrastar informaciones ni nada, evitareis spoilers. Ahora, con vuestro permiso, me quedaré por aquí un rato, las vistas son verdaderamente increíbles...


SrRorschach para Crónicas de Valhalla, la Luna.

3 comentarios:

  1. No aporta mucho mi comentario pero esta peli está dirigida por Duncan Jones el hijo de David Bowie :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y todos sabemos los grandes aportes de la familia Bowie al mundo del séptimo arte:

      http://www.youtube.com/watch?v=ViftZTfRSt8

      Tengo que reconocer que esta peli me encantó :-)

      Eliminar
    2. A mí no es que me encantara, es que era una de mis peliculas favoritas en mi infancia (junto a Mi vecino Totoro), la habré visto unas 10 veces mínimo.

      Eliminar

Procura que tu comentario esté relacionado con esta entrada y no olvides revisar la ortografía. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, escribe con respeto y educación. Los comentarios que incumplan estas normas básicas serán eliminados. Gracias por comentar.