Lincoln (2012)

19 de febrero de 2013

Menos de una semana queda para que por la alfombra roja más famosa del mundo pasen las estrellas de camino a la gala donde reparten los premios más prestigiosos del séptimo arte. Así es, amigos, dentro de unos días la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas se pronunciará otorgando el Oscar a la que según ellos es la mejor película/actor/actriz/director... del año 2012. Pero, ¿cuál es a vuestro juicio lo mejor que nos ha dejado el cine? En Crónicas de Valhalla nos interesa más la opinión del gran público que la de los 5783 miembros de la Academia "hábiles" para votar, y por eso desde hace varias semanas os venimos presentando las películas que disfrutan de candidatura en alguna de las múltiples categorías en la edición de los premios de este año. Hoy le toca el turno a la última producción de Steven Spielberg, Lincoln.

Gracias a la omnipresencia de los yanquis en todo el mundo nosotros sabemos más de su historia que ellos de algo que no tenga que ver con EEUU. Por ello, de una manera o de otra todos sabemos quien fue Abraham Lincoln: un presidente de los Estados Unidos, que fue asesinado en la ópera, y que aparece en los billetes de 5 dolares. Pero, ¿sabéis por qué es un ente tan querido y alabado en su país? ¿Sabéis el motivo de su asesinato? No me avergüenza confesar que yo no lo sabía aún, así que esta película se me ha hecho muy interesante a la par que instructiva. Cerca de una veintena de películas se han hecho en el último siglo tratando la figura de ese carismático presidente adelantado a su tiempo, pero la mayoría utiliza el hecho de su asesinato como motivo central alrededor del cual se desarrolla la historia. En esta última superproducción, por el contrario, no se dedica ni un fotograma a este acontecimiento. La narración se centra en perfilar a  Lincoln como político, esposo, padre y ser humano.


Lincoln fue el principal artífice de la abolición de la esclavitud en Estados Unidos. Como miembro del partido republicano llegó a la presidencia en 1860, y su investidura fue prácticamente la gota que colmó el vaso en el país, haciendo estallar la Guerra Civil Americana. Para quien no lo sepa, esta guerra se inició por la sublevación de los estados sureños, cuya economía dependía fuertemente de la esclavitud, y además la presidencia del partido republicano traía consigo otro tipo de reformas que beneficiaban a los estados del Norte en detrimento de los sureños. Así pues esta guerra se produjo entre un grupo confederado de estados del Sur que se proclamaron independientes, y el Norte que se seguía considerando Estados Unidos. Durante los cuatro años que duró la guerra civil, Lincoln intentó por activa y por pasiva movilizar al pueblo y concienciar al congreso de que la abolición de la esclavitud era necesaria, para el fin de la guerra y sobre todo para el comienzo de la implantación de la igualdad racial. Con la Proclamación de Emancipación en 1863 por la cual anunciaba que se iban a tomar medidas para acabar con la esclavitud (amparada por la Constitución hasta esas fechas) se ganó muchos aliados y enemigos en la cámara del Congreso, en la que estaban representados los estados del Norte. Y mientras tanto, en la frontera meridional se libraba la batalla con los estados secesionistas.

Es a partir de este punto donde la película da comienzo. Se centra en los últimos años de su mandato, en como la situación del país y sus intenciones de presentar la 13ª Enmienda afectan a su capacidad de mantener la unidad territorial, y como afecta también en su familia. El papel es interpretado por un soberbio Daniel Day-Lewis, trabajo que se ha visto reconocido con una nominación a los Oscar por mejor actor principal (y que apostaría lo que fuera a que se lo va a llevar). Este hombre ha sido nominado cuatro veces y se ha llevado la mitad de sus candidaturas (por Mi pie izquierdo y por Pozos de ambición), así que donde caben dos caben tres. Perfectamente caracterizado y ayudado de sus similitudes a su personaje (un tipo alto, delgado, con cara de buena persona), completa su actuación con una fuerza presencial en pantalla que solo este actor es capaz de invocar. Otros de los personajes destacables que aparecen en la película son su esposa Mary Todd, interpretada por Sally Field (nominada a mejor actriz de reparto); y el líder de los abolicionistas republicanos Thaddeus Stevens, interpretado por uno de mis actores favoritos, Tommy Lee Jones (también nominado como actor de reparto). Pero eso no es todo, porque son 12 nominaciones las que tiene esta película, entre mejor director, mejor guion, mejor película... ahí es nada.

Cierto es que no es una película con la que te vayas a sorprender, ya que son hechos históricos que sabemos que han ocurrido, y también se puede pensar que el hecho de que este tan nominada es debido a que hablan de una de las figuras mas importantes de la historia de Estados Unidos (y a que Spielberg está sobrevalorado a veces...). Esta película como mínimo os servirá para comprobar las cualidades camaleónicas de un actor tan versátil como Day-Lewis, y sobre todo, para alimentar la leyenda del líder de un país que por primera vez tendió una mano a la raza negra.

Así que si queréis recibir una lección de historia (por supuesto tened en cuenta que tampoco sería un hombre tan bueno como lo pintan, "ni los buenos son tan buenos, ni los malos tan malos") os recomiendo el visionado de este film.

SrRorschach para Crónicas de Valhalla, Granada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Procura que tu comentario esté relacionado con esta entrada y no olvides revisar la ortografía. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, escribe con respeto y educación. Los comentarios que incumplan estas normas básicas serán eliminados. Gracias por comentar.