El tango de la Guardia Vieja

3 de febrero de 2013

Los caminos de Max Costa y Mecha Inzunza se cruzarán en tres periodos a lo largo de su vida, los tres momentos que relata con agudeza la novela que tenemos entre manos. Max es un buscavidas, un bailarín mundano, un ladrón de guante blanco y un verdadero galán, capaz de enamorar a una mujer en lo que se baila un tango. Mecha es rica, atractiva y hermosa, la mujer de la que todo hombre podría enamorarse, o casi.

Sus destinos, aunque separados por una división social que los mantiene convenientemente alejados, transcurren inevitablemente paralelos a lo largo de las cuatro décadas de historia que cubre la novela.

No cabe duda de que los personajes de esta obra pertenecen al Pérez-Reverte más puro, más fiel a su estilo. Él (Max) es un tipo duro, de esos que han crecido en barrios marginales, que no se amedrentan al atravesar un callejón solitario y oscuro (tal vez como su propia vida) por la noche, y de los que estás seguro que guardan, en algún insospechado lugar de su ropa, un afilado cuchillo dispuesto a sacarle las castañas del fuego si la cosa se pone fea. Ella (Mecha) es La Mujer, la parte femenina con que toda buena historia debe contar, tan atractiva como inteligente, no menos peligrosa que él, aunque sus maneras sean más gráciles, más delicadas, tal vez.

La novela destila acción, y lo hace además en tres etapas distintas de la vida de los protagonistas. La aparición en varias ocasiones de escenas de sexo, magistralmente descritas, explícitas y elegantes, con la dificultad que eso conlleva, da un toque sensual a la novela, distinto al que estábamos acostumbrados últimamente.

Otro toque que me llama la atención en la novela, y que ya viene siendo habitual en Arturo Pérez-Reverte, es la aparición del ajedrez como telón fondo de la historia. En La tabla de Flandes era argumento principal, a diferencia de lo que ocurre en esta obra donde, sin ser principal, es esencial; también aparece, con menos notoriedad pero sin poder olvidarnos de ello, en El asedio. Matiz interesante dentro de la obra del autor, sin duda.

El tango de la Guardia Vieja es una novela que se lee fácil, enganchando desde el principio hasta el final, que maneja bien los tiempos de la trama y conmueve al lector cuando es necesario. Cierta violencia, la carga sexual y las distintas tramas que se entrecruzan en sus páginas, convierten este tango en un agradable paseo a través de la sociedad elitista de la primera mitad de siglo.

Título: El tango de la Guardia Vieja
Autor: Arturo Pérez-Reverte
Editorial: Alfaguara

11 comentarios:

  1. Un escritor nunca golpea en vano. Otra cosa son las consecuencias, el alcance y el daño de ese golpe.
    Por lo que se refiere a "El tango de la Guardia Vieja" todos los detalles de esa cuestión están explicados en http://lanovelaantihistorica.wordpress.com.
    Hay grandes cosas en ella, pero también olvidos que, de ser intencionados, son verdaderamente mezquinos en alguien que se suele presentar como abanderado de la conservación de la memoria histórica de España.

    ResponderEliminar
  2. Muchísimas gracias por tu magnífica descripción, Juanjo. Me encanta Reverte, y tenía curiosidad por la opinión de un lector cercano sobre la novela, no de las típicas críticas que se lanzan en periódicos y demás. Y la verdad es que el tema del baile no me llamaba mucho, pero aunque era de suponer que siendo de quien es la novela sería así, ahora tengo la certeza de que hay algo más, mucho más, que la historia de un bailarín buscavidas y una mujer de clase alta.

    ResponderEliminar
  3. No es que sea uno de mis libros favoritos de Arturo Pérez Reverte, pero sí es un buen libro. Coincido con Juanjo en que se lee fácil y engancha mucho a su lectura. Y respondiendo a Tino, sí, desde luego en el libro hay mucho más que bailes. Mis bendiciones.

    ResponderEliminar
  4. Me llama la atención que solo unos pocos lectores, de El Tango de la Guardia Vieja, se hayan percatado de la importancia del Sr A d´Troeye. Él es el Héroe Libertario Contracorriente Represora de las Mujeres. No solo no disfruta viendo sufrir a la mujer, a su mujer, disfruta con su placer; La desinhibe de una educación hipócrita, victoriana dándola, pues en ningún momento la obliga, la libertad de elegir su vida sexual. Es clara su supremacía intelectiva sobre los demás personajes. Es maduro, culto, sensible, es músico. También es claro que indirectamente intenta liberar a Max, un Max intelectualmente mediocre, vulgar que de ser el marido de la protagonista la hubiese aburrido por falta de conocimientos para estimularla conversando. Para mi el Sr A. d´Troeye es el Héroe Incomprendido por ser el Superior, el Avanzado, luego es el Héroe condenado a la Soledad. Mecha, su esposa, sea por su edad o porque él la puso todo fácil tampoco le comprendió y por ello no le valoró como Héroe Libertador suyo. Hoy en que, no mentado otras culturas, hay mujeres que mueren e incluso pierden a sus hijos por liberarse de ataduras conyugales es mi opinión que no valorar la postura de el Sr. A. d´Troeye como Héroe Libertador es injusto y lo es más cuando se valora la figura de un gigoló que nada tiene que ofrecer a una mujer y, sobre todo que jamás la liberaría sexualmente, si somos sinceros muy probablemente hiciese lo contrario.

    ResponderEliminar
  5. Acabo de terminar la novela, y ya desde bien superada la mitad del libro no he podido dejar de compararlo con "El timepo entre costuras" y un poquito de "Dime quién soy", y con su granito de "Las sombras de Grey". Creo que Perez-Reverte esta vez se ha subido al carro de "la moda literaria" actual. Tan solo le ha dado un toque masculino, y sin dejarse su inevitable sello "El ajedrez"

    ResponderEliminar
  6. Por Dios... Comparar una novela tan bien escrita, independientemente de que el tema guste o no, y con unos personajes tan bien dibujados (especialmente Mecha y su marido), con folletos entretenidos como El tiempo entre costuras o mal escritos como Dime quién soy (de Grey no hablo porque no lo he leído), me parece muy injusto. Al César lo que es del César.

    ResponderEliminar
  7. ¡ Que bárbaro !,¡ que trama!, ¡que novela!, me enganchó desde el principio. Tardé el leerla, pero no por aburrimiento sino para prolongar el disfrute de su lectura. Introduce elementos de otras novelas, Mecha tiene algo de la Lolita y Max algo del Pepe Lobo de "El Asedio", algo de "La Tabla de Flandes". Los personajes son excéntricos, los diálogos inteligentes. Las escenas derrochan sensualidad. El tango, el collar de perlas ...
    Gracias Arturo PR ...

    ResponderEliminar
  8. Un embole mal, de lo peor que he leído en mi vida.
    Totalemente aburrida, solo para pseudo-intelectuales que hacen caso omiso de los bets-sellers populares, quizá hasta enviadiarlos.

    ResponderEliminar
  9. Les recomiendo http://goo.gl/LMvH3c pueden encontrar el libro gratis en pdf y epub

    ResponderEliminar
  10. Respeto los comentarios ditirámbicos pero, a diferencia de las matemáticas, en literature todo es openable. "El Tango de la Guardia Vieja" me pareció pesado e innecesariamente descriptive en temas que el lector culto y algo viajero ya conoce o ha leído. Reverte ha escrito cosas mejores (y peores, claro).

    ResponderEliminar

Procura que tu comentario esté relacionado con esta entrada y no olvides revisar la ortografía. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, escribe con respeto y educación. Los comentarios que incumplan estas normas básicas serán eliminados. Gracias por comentar.