Un instante

31 de enero de 2013

La calidez, en compañía de un buen amigo, que proporcionan un café y mesa la cual otorga, la distancia exacta para que dos personas frente a frente mantengan una entrañable conversación únicamente limitada por el sonido incesante de un “busca”, me dio a conocer el término niño arco iris. Lejos de interpretaciones esotéricas sobre niños que por alguna razón del Universo transgredieron la ley cósmica y cayeron como seres divinos por acción del tercer rayo, existe una acepción local, por algún lugar de la mancha, del término niño arco iris en relación a ser niños nacidos de padres que en un maldito instante previo sufrieron de forma amarga, incomprensible y no creíble la muerte de otro que al igual que éste, latía, pateaba y seguro, se acumulaban decenas de objetos, ropitas y un nutrido álbum con instantáneas en múltiples dimensiones.


En un primer momento y como siempre me ocurre cuando algo en la vida que vivo traspasa la frontera de lo cotidiano, acudo a mi otra vida, la que leo, para reencontrarme con lugares, momentos y personajes. Literatura en la que un instante determina toda la obra. Como no puede ser de otro modo y escribiendo en la inmediatez del ahora, son cuatro los literato-escenarios en los que el instante cobra una especial relevancia para mi, a saber:

“Anatomía de un instante”: crónica que espera paciente su momento en la librería de casa y que relata, el instante en que la tarde del 23 de febrero de 1981 Adolfo Suárez, mientras las balas de los golpistas zumbaban a su alrededor en el hemiciclo del Congreso de los Diputados, de forma estoica jamás agachó la cabeza ni buscó refugio entre los escaños, como otros. Un instante para la mayoría; un golpe de estado preparado en el contexto de unos años decisivos en la historia de España.

“Escrito en un instante”: a modo de diario y escrito de forma magistral, Antonio Muñoz Molina da este título a la parte más íntima en su Blog personal. Fiel seguidor, os recomiendo su lectura como regalo diario a vuestros sentidos (http://antoniomuñozmolina.es/category/escrito-en-un-instante/).

“Mi idolatrado hijo Sisí”: Delibes, siempre Delibes. Ya he comentado anteriormente aquí, me especial predilección por Don Miguel Delibes y su obra. Cuarta de sus novelas, le preceden “La sombra del ciprés es alargada”, “Aún es de día” y “El camino”, relata de vida de una familia acomodada en la que un instante, ya casi al final de la novela, justificará principio, desarrollo y final de la misma. Tras varios meses de finalizada su lectura puedo asegurar que es, la novela “made in Spain” perfecta.

“Cuánta tierra necesita un hombre”: hace poco tiempo recibía la invitación en este Blog de escribir sobre relatos en la literatura rusa… ¡Imposible abarcarlo de forma integral por su infinita extensión!. Aquí os presento uno de los relatos de Lev Tolstói que más veces he leído y recomendado. Novelista ruso, profundo pensador social y moral, y uno de los más grandes autores de la narrativa realista de todos los tiempos, escribe este bello relato lleno de fuerza, enseñanzas y ternura sobre las ambiciones humanas. Relato en el que a modo de espejo, podríamos mirarnos siempre que de forma desmedida cualquier ambición desata nuestra insana y total entrega (http://www.filosoficas.unam.mx/~tomasini/TRADUCCIONES/TOLSTOY/Tierra.pdf).


En un momento posterior y aun siendo amargo el recuerdo del que ahora se cumple el jodido primer aniversario de aquel instante que tanto cambió nuestras vidas en casa, lo que aquí escribo solo tiene por objeto honrar la memoria de todos aquellos santos inocentes que, sin llegar a nacer vivos, vivieron junto a nosotros durante un tiempo, el suficiente para hacernos creer que compartiríais con nosotros lo más preciado y que un instante os robó, la vida.

Quedamos con la esperanza de compartir con tus legítimos padres el nacimiento de un niño arco iris: tu hermano.

Esta entrada en el blog tiene nombre propio: P.

P.D.: En breve nacerá un nuevo niño arco iris que traerá color a vuestras vidas. Felicidades D. y C.

Siempre vuestro, Pedro.

3 comentarios:

  1. Sin palabras.

    Apuntado "Mi idolatrado hijo Sisí" del MAESTRO Delibes.

    ResponderEliminar
  2. Gracias por este post Pedro... como ha dicho Luis... SIN PALABRAS.

    Te admiro... escribir sobre algo que produce dolor así de bien... INCREIBLE

    Gracias!!!

    ResponderEliminar
  3. Gracias a todos los que habéis leído el Post más personal escrito aquí

    ResponderEliminar

Procura que tu comentario esté relacionado con esta entrada y no olvides revisar la ortografía. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, escribe con respeto y educación. Los comentarios que incumplan estas normas básicas serán eliminados. Gracias por comentar.