El secreto de sus ojos

15 de enero de 2013

Una estación de tren, un vagón que se aleja dejando a la joven atrás, con una mirada desolada y unos ojos que gritan todo lo que no se atreven los labios. Así comienza El secreto de sus ojos, según mi opinión, uno de los trabajos más logrados del cine sudamericano reciente



Benjamín Espósito (un soberbio Ricardo Darín) es un agente judicial recientemente jubilado que, libre de las ataduras laborales, decide retomar un caso pasado, un violento crimen que ha permanecido aferrado a su memoria, a pesar de los 25 años que le separan en el tiempo. En éste, Benjamín tenía como labor encontrar al autor de la violación y homicidio de una joven. El encontrarla con los párpados abiertos permite que esos ojos inertes le atrapen y le involucren incondicionalmente. 

Tras haberlo pospuesto y pospuesto, en este momento de su vida se encuentra determinado a cerrarlo y a aprovechar el tiempo libre brindado para plasmar lo ocurrido en una novela. Esta decisión le obliga a rememorar todos los pormenores de sus pasos en la investigación de ese crimen. Para ello, como Watson para Holmes, Espósito tiene como "ayuda" a Pablo Sandoval, su compañero de oficina que minuto a minuto va perdiendo su rol de inoportuno y problemático para ir convirtiéndose en un personaje definitivamente conmovedor.


Esa vuelta hacia los recuerdos lleva irremediablemente al protagonista a evocar también sus sutiles devenires sentimentales con Irene Menéndez- Hastings (una maravillosa Soledad Villamil), devaneos que, al igual que ese caso judicial, perviven como una profunda desazón, un dolor inmune a curas como la distancia o el paso del tiempo.

Con un guión muy elaborado y la compañía de estos grandes del cine, el director Juan José Campanella consigue un delicioso cóctel lleno de calidad que se saborea más a cada sorbo. Una obra en la que se destacan esos primeros planos en los que los juegos de miradas mantienen intensos diálogos en el silencio de unas pausas cargadas de intención. Unos ojos que logran acariciar tu propio corazón.


4 comentarios:

  1. Muy buena publicación, Soulie, has sabido sacar la esencia de la película sin desvelar nada realmente importante, además has conseguido que me diera cuenta de detalles que no me fije cuando la vi. Merece la pena verla, y recomendarla.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias. Me alegro de que coincidamos en gustos.

      Eliminar
  2. Al ver las fotos me han venido a la cabeza escenas de "El mismo amor, la misma lluvia" ya que tiene los mismos actores, pero sin embargo no es tan buena película, por eso mi primer pensamiento ha sido que había algo en la peli que no me gustaba, pero cuando ya me he puesto a pensar me he dado cuenta del cruce de argumentos. Aunque es verdad que por momentos se me hizo un poco larga, la impresión final es de no haber malgastado el tiempo, y más siendo admiradores del gran Darín.
    P.D. Mola reconocer a quién ha escrito algo simplemente viendo el título del post :)

    ResponderEliminar

Procura que tu comentario esté relacionado con esta entrada y no olvides revisar la ortografía. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, escribe con respeto y educación. Los comentarios que incumplan estas normas básicas serán eliminados. Gracias por comentar.