Open 24H

23 de diciembre de 2012


Ya he comentado alguna vez en este mismo espacio que hay mucho y buen cine más allá de las grandes producciones, fuera del circuito comercial al que estamos acostumbrados. Las obras cinematográficas que se generan superan con creces a las que podemos ver en las grandes salas, en los “Kinépolis” de turno, e incluso a las que podemos apreciar en salas más pequeñas que se arriesgan un poco más. Es el caso de la película de la que quiero escribir hoy: Open 24H, de Carles Torras.

Se trata de una película independiente, producida (y todos sabemos que ahora sí estamos hablando de dinero) por Zabriskie Films, que al fin y al cabo es lo mismo que hablar de Carles Torras. Es cine atrevido, donde lo que importa es la historia, el guión, pero que no escatima en usar todos los medios que el director tiene a su alcance para hacer una gran película. Vi Open 24H en un festival de cine independiente en la Academia de Cine, en Madrid, y recuerdo que salí de la sala con muy buen sabor de boca, sabiendo que acababa de ver 70 minutos de gran calidad y buen hacer. Recuerdo que me llamaron mucho la atención el sonido y la imagen, con detalles muy acertados en ambos casos. Escenas con un cuidado aspecto visual, trabajadas, pensadas, acompañadas de un sonido cotidiano, impactante, tan real que uno casi no se da cuenta hasta que lo detecta, y entonces se vuelve imprescindible. Eso es cine.

De la trama ya sabéis que me gusta hablar poco, al fin y al cabo es mejor que veáis la película vosotros mismos. Pero, a modo de aperitivo, os diré que el protagonista principal, Héctor, es un vigilante nocturno que pasa por momentos duros. Cuida de su hermano, con problemas físicos y psíquicos, y de su padre, de temperamento duro y autoritario. Lucha, en fin, por una vida que, probablemente, no es la que hubiera deseado llevar; una vida gris y apática que empuja al protagonista hasta el límite de sus propias fuerzas. Una trama dura que desemboca en un final brillante. No dejéis de verla.

Y ahora es cuando viene el gran dilema. ¿Cómo ver una película que, a pesar de estar recorriendo medio mundo, en España a penas ha tenido pases de sala? Yo os voy a recomendar una opción muy acertada y que seguro que os convence. En primer lugar os invitaría a buscar y rebuscar por salas de cine, o festivales, por si tenéis la suerte de verla en gran pantalla. En segundo lugar, os invito a verla en la tranquilidad del sofá de vuestras casas, a través de Filmin: Open 24H en Filmin. Afortunadamente, la tecnología e Internet nos permiten cada vez más llegar a las obras de los artistas que trabajan fuera de lo comercial. Insisto y repito, hay mucho y muy buen arte ahí fuera, sólo hay que buscarlo. Ni todo el buen cine se proyecta en grandes salas, ni todos los grandes grupos tocan en estadios de fútbol, ni todas las obras literarias excelentes aparecen en la mesa de “las más vendidas” del FNAC... Hay que mirar más allá, un poco más allá. Como dijo un genio, es fácil si lo intentas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Procura que tu comentario esté relacionado con esta entrada y no olvides revisar la ortografía. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, escribe con respeto y educación. Los comentarios que incumplan estas normas básicas serán eliminados. Gracias por comentar.