Fahrenheit 451

4 de diciembre de 2012


La obra de ciencia-ficción Fahrenheit 451 nace del auge de la televisión en la década de los 40 y 50 ante los ojos preocupados del escritor Ray Bradbury. Lejos de la euforia de ciertos sectores de la sociedad, este autor vio como una posible amenaza la rápida extensión e incondicional aceptación en los hogares de ese avance tecnológico.

En 1953, de su recelo y suspicacia surge este libro, adaptado al cine en 1966 por François Truffaut. En la obra se perfila un posible futuro en el que la televisión ha avanzado mucho más en su conquista. En ese mundo ficticio, ésta deja de ser un simple medio de comunicación y entretenimiento para ser una auténtica arma de adoctrinamiento.


Gracias a ella, la autoridad puede manipular y someter a la masa. Tal es el grado, que los presentadores de los programas se hacen llamar "familia" y se ganan a la gente adulándoles y haciéndoles sentir integrados en la perfecta sociedad, uno de los chantajes emocionales más efectivos. (Sumisión de la comunidad que recuerda a otras novelas distópicas como "Un mundo feliz" de Aldous Huxley.)

Sin embargo, ¿cuál es el paso decisivo para la definitiva dominación? Atacar aquello que favorezca el individualismo y la libertad de pensamiento. ¿Cuál será el principal enemigo? Los libros, lógicamente. Para librarse de estos molestos elementos existe una facción, los bomberos, que se encargan de su persecución y quema. ¿La justificación? Que estos diablillos de tinta favorecen la desigualdad entre individuos, la vanidad y (por supuesto) la infelicidad.

Esta cacería de volúmenes constituirá el núcleo de la trama y dará nombre a la obra: 451 grados fahrenheit es la temperatura a la que el papel de los libros comienza a arder.


En definitiva, un libro que desde hace décadas ya pretende advertir sobre los peligros del abuso de "la caja tonta" y, por otra parte, señalar el poderoso valor de los libros. Y es que cuando se empieza a limitar la libertad de pensamiento no se sabe dónde se acabará. Ya en 1817, Heinrich Heine señaló su importancia con una cita impactante: "Dort, wo man Bücher verbrennt, verbrennt man am Ende auch Menschen" (Ahí donde se queman libros se acaba quemando también a seres humanos) Cita que se adelantó a lo que mucho tiempo después pasaría en su tierra y que por ello resulta tan estremecedora.

6 comentarios:

  1. No conocía esta obra, supongo que a algunos no les interesa que se conozca demasiado. Pero me la apunto, que Un mundo feliz me la leí por recomendación de Luis y me pareció buenísima. Y confío más en tus recomendaciones que en las suyas XD.

    ResponderEliminar
  2. Yo también leí "Un mundo feliz" por su recomendación y también me gustó mucho. Espero, de veras, que está también te convenza que ya sé lo que pasa cuando algo que te recomiendan no cumple tus expectativas (véase "El hombre lobo" jeje).
    Y muchas gracias por tu confianza, es mucho que te fíes más de mí que de nuestro capitán (habrá que hacerle un poco la pelota que luego se nos enfada) ;)

    ResponderEliminar
  3. De nada, a ti no te pienso censurar como a mi colega del hombre lobo, porque ya me he visto muchas pelis que has recomendado con excelentes resultados. Tienes margen de error ;)

    ResponderEliminar
  4. Por fin me lo he leído, y la verdad es que resulta bastante inquietante la idea de que esto llegara a pasar. Me ha parecido un libro buenísimo, y con este termino el primer volumen de la literatura distópica por excelencia, ahora tengo en curso 1984 de George Orwell, y cerraré la trilogía con el ya mencionado Un mundo feliz, espero que ambos estén a la altura de este.

    ResponderEliminar
  5. Pues ya me comentas sobre 1984, que cada cierto tiempo viene bien una dosis de novela distópica y esa la tengo pendiente. Gracias por tu comentario!

    ResponderEliminar

Procura que tu comentario esté relacionado con esta entrada y no olvides revisar la ortografía. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, escribe con respeto y educación. Los comentarios que incumplan estas normas básicas serán eliminados. Gracias por comentar.