El pintor de batallas, de Pérez-Reverte.

27 de diciembre de 2012

De todos es sabido que Arturo Pérez-Reverte es uno de los escritores españoles más consagrados en la actualidad. Escribe tanto novelas como artículos de prensa y opinión. Todas las semanas me leo su artículo semanal que expone en sus Patentes de Corso. Puede que no siempre esté de acuerdo con él, pero dice una cantidad de verdades que amargan a esos "progres" que quieren extender la gilipollez a lo largo y ancho de España.

Lo que quizás no sea tan conocido del escritor es su antigua faceta como fotógrafo de guerra. En aquella época se plantaba cámara en mano en medio de territorios en conflicto para captar y transmitir la realidad, cruel y sangrienta, de lo que ocurre en zonas en guerra. Siempre arriesgando el pellejo, con un ojo puesto en la cámara y otro atento a los peligros de los tiroteos, minas antipersona y bombardeos. Afortunadamente para él pudo regresar de dichas labores sano y salvo. Muchos otros no tuvieron tanta suerte.

Pero que no os confundan estos dos primeros párrafos, no quiero escribir sobre Arturo sino sobre una de sus novelas: El pintor de batallas. Sin embargo considero imprescindible esta introducción para entender mejor esta novela.

Digo esto porque el protagonista de la misma es precisamente un antiguo fotógrafo de guerra que se encuentra retirado. Más que retirado se podría decir que está casi aislado.

Andrés Faulques, que así se llama el protagonista, se ha encerrado en una torre junto al Mediterráneo, donde está dispuesto a pintar en una de sus paredes un fresco en el que pueda plasmar la guerra de todas las guerras, y de la que no sale salvo lo prescindible para abastecerse y despejarse un poco. En dicha pintura pretende captar la esencia de la guerra, pintando desde guerreros de antiguas épocas con sus rudimentarias armas hasta soldados futuristas armados con rayos láser.

Sin embargo la pintura no es más que un trasfondo, no un elemento realmente relevante de la novela. Lo que realmente importa de El pintor de batallas es la psicología, los pensamientos y reflexiones de Andrés. Pero por encima de todo, la esencia de la novela son los recuerdos y viejos fantasmas de sus años en activo como fotógrafo de guerra. Veremos cómo el ahora pintor recuerda distintos episodios de su antigua vida, algunos de los cuales remorderán su conciencia.

Estos viejos fantasmas tomarán forma en la figura un personaje que aparecerá para saldar viejas cuentas. De hecho este personaje será, junto con una mujer (o más bien los recuerdos que tiene de la misma), prácticamente los únicos personajes de esta novela. Y puedo asegurar que no se echarán en falta más personajes ni paisajes, ya que a través de los recuerdos de Andrés Faulques conoceremos otros muchos lugares, personajes y situaciones.

También mencionará el protagonista multitud de cuadros y pintores de los que tomará ejemplo para llevar a cabo su propio cuadro, así como fotografías que le llevarán a viajar a sus recuerdos. Os dejo un link a una interesante página en la que encontraréis dichos curadros y fotografías, así como una gran cantidad de interesante material relacionado con la novela.

El pintor de batallas no es una novela de aventuras, ni comedia, misterio o terror. Es difícil catalogarla. Sin embargo no es necesario catalogar algo para que resulte magnífico. Y esta novela lo es. Hace pensar y razonar al lector, además de atraer y enganchar en la historia, cosa realmente impresionante teniendo en cuenta que no es una historia estructurada al clásico estilo "planteamiento, nudo y desenlace", sino que realizamos viajes al pasado en los recuerdos del protagonista al mismo tiempo que los días en la torre van pasando.

La novela recibió en la segunda edición del premio Vallombrosa Gregor von Rezzori la distinción como mejor obra de narrativa extranjera, lo que demuestra su enorme calidad. Pero por encima de premios y jurados me quedo con el buen regusto y satisfacción que sentí al leérmela. Por tanto, considero El pintor de batallas una novela de lectura más que recomendable para cualquiera que sepa apreciar una buena obra, y en especial para aquellos a los que disfruten de textos que les dejen pensando y razonando un tiempo después de leerlo sobre temas más allá de la propia historia narrada.

1 comentario:

  1. Tal como lo describes parece más que interesante, lo tendré en mente para más adelante. Gracias por la recomendación Tino

    ResponderEliminar

Procura que tu comentario esté relacionado con esta entrada y no olvides revisar la ortografía. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, escribe con respeto y educación. Los comentarios que incumplan estas normas básicas serán eliminados. Gracias por comentar.