Cuento de Navidad

12 de diciembre de 2012

Un lugar: Londres. 

La fecha: 1843.

Época de alegría, fiesta, caridad y buena voluntad para todos los hombres, con una única excepción, la que trata nuestro cuento de hoy...

En diciembre de 1843 fue publicada "A Christmas Carol" por Charles Dickens, con el único propósito de hechizar amablemente nuestros hogares y que nadie quisiera abandonar su lectura.

Novela corta dividida en 5 "estrofas":

» Primera estrofa: El espectro de Marley

"Digamos, para comenzar, que Marley estaba muerto..."
Nuestro protagonista, Ebenezer Scrooge, recibe en el día de hoy tres inesperadas visitas; cada una de ellas, un intento para que tacañería, cicatería, codicia, avaricia y mezquindez dieran paso en Navidad, a la Felicidad. Ante un ser como Scrooge y, circunscribiéndole a la esfera más individual posible, Dickens le ofrece familia, institución y amistad como opciones de cambio.


Familia: Su sobrino pasa a visitarle, la víspera de Navidad, a su despacho para invitarle a cenar en casa y saluda diciendo: "¡Feliz Navidad!". Scrooge se pregunta sobre el derecho y motivos para que ese ser pobre sea feliz... En contraposición su sobrino, sobre el derecho y motivos a estar triste y malhumorado por ser rico. En Navidad "las gentes humildes deben considerarse como verdaderos compañeros de viaje hacia la tumba. ¡Paparruchas!". El sobrino es despedido, no obstante, no pronuncia palabra colérica alguna... ¡Es Navidad!.
   
Institución: Una vez más, a nuestro protagonista se le presenta la oportunidad de cambio. Una ayuda para una institución al cuidado de los pobres en un día como el de Navidad y, su negativa al no desear colaborar en una celebración con la que él no comulga para gente desocupada. La puerta de Scrooge siempre permanecía abierta para desde su despacho, poder vigilar a Bob Cratchit, fiel escribiente quien, en su lóbrego cuchitril contiguo, hace de espectador ante una vida miserable.
   
Amistad: Oscuridad, silencio en la noche, tenue luz de vela, soledad, desapacible condición climatológica... La aparición del espectro de Jacob Marley marca la senda de lo que es en literatura y cine de "fantasmas", un clásico insuperable y modelo a seguir. Su socio Jacob, condenado a vagar eternamente por ser como él en vida, le advierte que será visitado por espíritus en los siguientes tres días por "su salvación".

» Segunda estrofa: El primero de los tres espíritus

"Cuando Scrooge despertó, había tal oscuridad que, al mirar desde la cama, apenas pudo distinguir la transparente ventana de los opacos muros de su dormitorio..."
Su pasado: Una juventud cargada de ilusiones y metas por alcanzar. Acechan peligros que determinarán lo que eres hoy y serás mañana.

» Tercera estrofa: El segundo de los tres espíritus

"Habiéndose despertado en medio de un ronquido prodigiosamente recio y sentándose en la cama para poner en orden sus pensamiento, Scrooge no tuvo ocasión de que le advertirán que la campana del reloj estaba a punto de la una..."
Su presente. El egoísmo se debilita cuando a tu alrededor existen buenas personas.


» Cuarta estrofa: El último de los espíritus

"El fantasma se aproximó lenta, grave, silenciosamente..."
Su futuro (el de todos). “...leyó en la losa de la abandonada tumba su propio nombre, Ebenezer Scrooge”.

» Quinta estrofa: El final de la historia

"¡Sí! Y la columna era la de su cama..."
Conclusión: ¡Feliz Navidad!


Os invito a leer o volver a hacerlo, la entrada anterior titulada "Tiempo"... Dickens, sí que sabía jugar con el tiempo.

Siempre vuestro, Pedro.

1 comentario:

  1. Me ha encantado el post Pedro, la verdad es que es muy apropiado para las fechas. Aunque no he leido el libro, he visto un par de adaptaciones en la caja tonta, una es "Cuento de Navidad" de Robert Zemeckis (2009), y la otra que veía de pequeño, "Los picapiedra en un cuento de navidad" (1994) en la que Pedro Picapiedra hace de Scrooge.

    Gracias por recordarnos esta gran historia navideña.

    ResponderEliminar

Procura que tu comentario esté relacionado con esta entrada y no olvides revisar la ortografía. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, escribe con respeto y educación. Los comentarios que incumplan estas normas básicas serán eliminados. Gracias por comentar.