Como agua para chocolate

17 de diciembre de 2012

Por favor, necesito que a partir de este momento tengáis la mente en blanco, que por un instante alejéis las preocupaciones diarias y pongáis toda vuestra atención en el escenario que os voy a intentar describir. Una cocina de leña, una mesa llena de especias, los ingrendientes de una receta cocinándose en agua convenientemente sazonada y una mujer presa de una historia de amor imposible. Imaginemos además que las lágrimas corren por sus mejillas, que con cada aderezo transmite una pasión, que con cada corte transmite un latido de su corazón. Imaginemos a alguien capaz de transmitir al comensal de sus platos sus sentimientos, hasta el extremo de hacerlos sentir como propios, a alguien capaz de añadir suficiente azúcar para endulzar el alma. Pues ya podéis dejar de imaginar, porque vamos a empezar a disfrutar de "Cómo Agua para Chocolate"


Con un libro en el que cada capítulo está encabezado con una receta de cocina, Laura Esquivel nos cuenta la historia de un amor imposible, la historia de Tita y Pedro, una historia llena de los sentimientos más puros que se pueden sentir, rota por costumbres absurdas y los prejuicios viciados. Tita es la pequeña de tres hermanas, que como manda la tradición de la época, deberá permanecer soltera y hacerse cargo de su madre hasta que esta muera. Sin embago, un joven muchacho llamado Pedro aparece en su vida y junto a él, una historia llena de imposibles, de secretos, de desengaños, de emociones y de platos mágicos capaces de transformar las emociones y el comportamiento de quienes los prueban, convirtiendose así en el arma de la joven para transmitir a su amado todas sus emociones.


Cómo agua para chocolate es una historia de amor y desamor, una historia que define y caracteriza perfectamente a los personajes, una historia que cuida cada detalle, cada sentimiento, cada mirada,  transmitiendo al lector cada gesto y haciéndolos sentir como suyos. Pero más aún, es un relato que nos muestra los matices de una época tan convulsa como la Revolución Mexicana, utilizando la descripción de los lugares y el comportamiento de los personajes como armas para luchar contra una sociedad llena de prejuicios, de costumbres y de tradiciones, que impiden al ser humano buscar la felicidad y difrutar de ella con libertad.

"Nadie se explicaba este comportamiento, algunos creían que era porque le había afectado profundamente la idea de no volver a tener más hijos. Por lo que fuera, pero tal parecía que la ira dominaba los pensamientos y las acciones de todos en la casa. Tita literalmente estaba "como agua para chocolate". Se sentía de lo más irritable. Hasta el canturreo tan querido de las palomas, que ya se habían reinstalado en el techo de la casa y que el día de su regreso le habían proporcionado tanto placer, en este momento la molestaba. Sentía que la cabeza le iba a estallar como roseta de maíz."

Si como el amigo que mediante nuestro buzón de sugerencias nos pidió esta obra, eres un romántico, no lo dudes, siéntate y difruta de una historia de amor y pasión que hará que el corazón te lata más deprisa con cada una de sus páginas.

Nos vemos en la próxima entrada, hasta entonces... ¡¡¡¡ SONRÍAN!!!!!

5 comentarios:

  1. Qué bien contado mi querida Estefanía. Percibo que la "fría vida anglosajona" no acobarda al "cálido torrente granaíno"...

    En esta ocasión, la "magia" de cada plato se suma a la que surge cada vez que un libro comienza a vivir en nosotros.

    Gracias por conseguir apartar de nuestro camino, por un gratísimo momento, las "preocupaciones diarias".

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pedro espero y deseo que, la fría vida anglosajona NUNCA consiga aplacar "mi cálido torrente granadino", será señal de que por muy lejos que esté de casa, sigo teniendo muy presentes mis raíces.
      También espero que SIEMPRE me acompañe esta maravillosa sensación de "sumergirme" en una aventura cada vez que abro una página de un libro, será señal de que mi amor por la lectura sigue latente!!!!

      GRACIAS A TI, por perder un ratito leyendo esta entrada, para mi es un placer poder escribir aquello que siento y que llegue a gente como tú!!!!! GRACIAS

      Eliminar
  2. Andrés Lorenzo García19 de diciembre de 2012, 12:42

    Quiero dar las gracias al equipo de Cronicas del Valhalla por su compromiso y a su director Luis Vilchez en particular por la deferencia de contestarme al correo que le escribí solicitando una historia de amor y solicitando que fuese esta persona quien lo llevara a cabo. Todo un detalle atender las peticiones de los lectores, gracias amigo Luis.

    Como bien dice Pedro, por cierto excelente escritor, con una narrativa estupenda y sabia, esta historia una vez más está estupendamente y como siempre con mucha delicadeza. Gracias.

    Espero que nos siga deleitando con historias de amor asi de bien contadas. Gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Andrés gracias a ti por ponerte en contacto con nosotros!!!!! Para todo el equipo es un placer recibir sugerencias y poderlas cumplir!!!! Si algún día se te ocurre algo más no dudes en ponerte en contacto con nosotros!!!!!

      Además coincido contigo en que Pedro es "un excelente escritor, con una narrativa estupenda y sabia" y en que Luis es "la persona más indicada para manejar está maravillosa locura en la que estamos inmersos"

      Gracias por tu aportación!!!!!

      Eliminar
  3. Muchas gracias Andrés, me alegro de veras que te haya gustado el post de Estefanía. Un blog se alimenta de quien escribe pero también de sus lectores, sus comentarios y sus peticiones, y no seríamos nada si falla alguno de esos pilares. Es por ello que atender tu petición, como la de cualquier otro que recibamos, no es ningún detalle, es una obligación y una responsabilidad.

    Agradezco tus palabras y espero que sigas disfrutando con la lectura del gran trabajo que realizan estos artistas con los que tengo el placer y el honor de compartir equipo en Crónicas de Valhalla.

    Un saludo

    ResponderEliminar

Procura que tu comentario esté relacionado con esta entrada y no olvides revisar la ortografía. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, escribe con respeto y educación. Los comentarios que incumplan estas normas básicas serán eliminados. Gracias por comentar.